HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


martes, 12 de septiembre de 2017

EL DESCUBRIMIENTO DE HUELLAS DE 5,7 MILLONES DE AÑOS EN CRETA DESAFÍA A LA “ANTROPOLOGÍA OFICIAL”

Un nuevo descubierto en Grecia, concretamente en la pequeña isla de Trájilos, al sur de Creta, podría poner a prueba la historia de la evolución tal como la conocemos.

Comparación (f) de una huella humana actual y (g) de una
de las huellas de Creta. En (h) foto de un pie humano, (i) foto
de una de las huellas del rastro de Laetoli, en Tanzania.
El hallazgo de huellas que desafían la teoría evolutiva humana recientemente descubiertas en la isla de Creta (Grecia) puede poner a prueba la teoría oficial establecida sobre la evolución temprana de nuestra especie. Las huellas tienen aproximadamente 5,7 millones de años de antigüedad, en un momento en que investigaciones anteriores ponen a nuestros antepasados en África con pies parecidos a los de un mono.

Los pies humanos tienen una forma muy distintiva, diferente de todos los demás animales terrestres. La combinación de una suela larga, cinco puntas delanteras apuntando hacia delante sin garras, y un hallux ("dedo gordo") que es más grande que los otros dedos del pie, es única. Los pies de nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, se parecen más a una mano humana con un hallux parecido al pulgar que sobresale a un lado. 

Los científicos están desconcertados
En 2002 el paleontólogo polaco Gerard Gierlinski descubrió en Creta una hilera de huellas fósiles de apariencia humana. Esto no sería impactante si no fuera porque dichas señales tienen una antigüedad de cerca de 5,7 millones de años, lo que se opone frontalmente a las teorías clásicas sobre el origen de nuestra especie. El motivo es que se considera que en aquel momento nuestros antepasados solo vivían en África. Y, además, se supone que estos ancestros tenían pies con una forma más parecida a las de los monos, y no a las de los humanos actuales.

Las huellas de Trájilos, en Creta, tienen 5,7
millones de años y pertenecen a un humano.
Los investigadores que describieron este ejemplar argumentaron que es un antepasado directo de homínidos posteriores, lo que implica que un pie similar al humano aún no había evolucionado en ese momento.

Las nuevas huellas tienen una forma inconfundiblemente humana: el dedo gordo del pie es similar al nuestro propio en forma, tamaño y posición; y la planta del pie es proporcionalmente más corta, pero tiene la misma forma general. Esto indica sin ambigüedad que pertenecen a un homínido temprano —algo más primitivo que el que dejó las huellas de Laetoli, en África—.

Las pisadas de Trájilos en Creta, están firmemente datadas usando una combinación de foraminíferos (microfósiles marinos) de lechos subyacentes, además del hecho de que se encuentran justo debajo de una roca sedimentaria muy distintiva formada cuando el mar Mediterráneo se secó brevemente hace 5,6 millones de años.

Huella de un pie humano de 6 millones
de años en Trájilos, Creta.
Se sabe que los ambientes parecidos a la sabana se extendían desde el norte de África hasta alrededor del Mediterráneo oriental. Además, Creta aún no se había separado de la parte continental griega.

El pie humano es característico. Nuestros cinco dedos de los pies carecen de garras, normalmente apoyamos la planta del pie plana sobre el suelo, y nuestros dedos del pie primero y segundo son más largos que los más pequeños. En comparación con nuestros parientes primates, nuestro dedo gordo del pie está alineado con el eje longitudinal del pie, no sobresale a un lado.

Estudio de las huellas de
Trájilos, en Creta.
De hecho, se podría decir que una de las características que definen ser parte del lado humano es la forma de nuestro pie. Así que las huellas fósiles con notables características humanoides en Trájilos, Creta, de 5,7 millones de años de antigüedad cuya investigación fue publicada en las Actas de la Asociación Geológica, sugieren que los primeros antepasados del ser humano habitaban el sur de Europa y el este de África.

El período corresponde a un intervalo de tiempo geológico conocido como el Mioceno. Las huellas son pequeñas pisadas dejadas por alguien que caminaba erguido sobre sus dos piernas: hay 29 en total. Varían en tamaño desde los 94 milímetros hasta los 223 milímetros, y su forma y silueta son muy similares a las de las huellas humanas. Las huellas de simios no humanos tienen un aspecto muy diferente; el pie se asemeja a una mano humana, con el dedo gordo adosado a la parte inferior de uno de los lados de la planta del pie y sobresaliendo lateralmente.

Cuna de la humanidad
La "cuna de la humanidad" durante mucho tiempo se ha considerado que se encontraba en África, sugiriendo la mayoría de los investigadores que fue en Etiopía donde se originó el linaje humano. Los primeros fósiles conocidos aceptados como homínidos (miembros del linaje humano) por la mayoría de los investigadores son el Sahelanthropus tchadensis de Chad (unos 7 millones de años de antigüedad), el Orrorin Tugenensis de Kenia, de (6 millones de años) y el Ardipithecus kadabba de Etiopía (entre 5,8 y 5,2 millones de años).

Ubicación de Laetoli.
Las huellas más antiguas conocidas, sin embargo, fueron descubiertas en Laetoli (Tanzania) y proceden del siguiente intervalo de tiempo geológico, el Plioceno. Su antigüedad es de unos 3,66 millones de años, y son aún más similares a las humanas que las de Trájilos. Las segundas huellas más antiguas son las de Ileret, dejadas por un Homo erectus (1,5 millones de años), y son ligeramente diferentes de las pisadas que podríamos dejar nosotros hoy en día.

Ahora, con las huellas de Trájilos realmente realizadas por un antiguo ancestro del ser humano, el rango biogeográfico de nuestros primeros ancestros aumentaría para abarcar el Mediterráneo Oriental. Creta no era una isla en aquel momento, sino que se encontraba unida a la Grecia continental, y el medio ambiente de la región mediterránea era muy diferente al actual.

Las huellas de Laetoli fueron descubiertas
por Mary Leakey, en 1979.
El descubrimiento llega pocos meses después de que otro estudio informara del descubrimiento de los dientes fósiles griegos, con 7 millones de años de antigüedad, pertenecientes a un simio homínido bautizado como "El Greco". Este es el más antiguo fósil de un simio de apariencia humana, lo que ha llevado a algunos a sugerir que el ser humano comenzó a evolucionar en Europa cientos de miles de años antes de que empezara a evolucionar en África. Pero muchos científicos siguen siendo escépticos al respecto. La presencia de homínidos del Mioceno en Europa y África simplemente demuestra que ambos continentes serían posibles "patrias" para el grupo. En teoría, El Greco podría ser responsable de las huellas de Trájilos, aunque sin los huesos de algún miembro o de un pie es imposible saberlo.

Con este sorprendente descubrimiento, las huellas africanas de hace 3,6 millones de años en Laetoli dejaron de ser las más antiguas y abren la polémica sobre la presencia de humanos como nosotros en Creta antes de lo que revelaba la “Ciencia oficial”.

Las huellas de Laetoli en Tanzania
Hasta ahora la antropología establecía que las pisadas humanas de hace 3,6 millones de años, conservadas en las cenizas volcánicas de Laetoli, Tanzania, al sur de África, eran oficialmente las más antiguas descubiertas hasta la fecha.

Las pisadas de Laetoli tienen 3,6
millones de años y son humanas.
Después de 38 años de debates y análisis, un equipo de la Universidad de Bownemouth las ha digitalizado, y sus conclusiones indican que no existe gran diferencia entre los pasos de aquellos hombres del pasado remoto y los de hoy en día.

“La huella es sorprendentemente similar a una pisada moderna”, confirmaron los investigadores al referirse a una de las tres huellas más claras de aquellos antiguos caminantes de Laetoli. “La función biomecánica del pie es esencialmente moderna”, concluyeron al estudiar otra de las pisadas. Su estudio fue publicado en la sección Scientific Report de la revista Nature.

Las huellas de Laetoli eran hasta hace poco las más antiguas reconocidas por la comunidad científica. Sin embargo, existe otra pisada hallada sobre un trilobite, una especie que vivió hace 500 millones de años, descubierta por William J. Meister en una expedición de 1968 a Antelope Springs, Utah, Estados Unidos, destinada a la búsqueda de fósiles. Esta huella de un pie con sandalia es reveladora de una civilización olvidada y se ha tenido que enfrentar con muchos opositores, tal y como indica Ernest Conrad, del Centro Nacional de Ciencias de la Educación de los Estados Unidos: su existencia simplemente destruye la teoría de la evolución del hombre. Seres humanos caminando normalmente, erguidos, hace 500 millones o 3,6 millones de años, da mucho que pensar.

Comparación de las huellas de Laetoli con las
de un ser humano actual. A la izq. una pisada
humana actual, centro y dcha, distintas
huellas de Laetoli.
El hombre de Laetoli tal vez fuera el superviviente de un grupo de seres humanos que habitó la Tierra hace millones de años. Nuestro planeta sufrió grandes cataclismos en épocas remotas, y este homínido vivió al final del período Terciario, una época en la que la Tierra fue pasando de un clima muy cálido, con selvas tropicales en los polos, a otro tan frío que acabó congelando la Antártida. Un tiempo en que los continentes, después de desplazarse, alcanzaron las posiciones que ocupan en la actualidad. Hace 3,6 millones de años, el planeta se hallaba inmerso en pleno Plioceno, en medio de un cambio de etapa marcado por algunas importantes extinciones.

El profesor Matthew Bennett y el Dr. Marcin Budka, de la Universidad de Bownemouth, crearon en el año 2015 un nuevo software para estudiar las huellas de Laetoli. El examen de 70 de estas huellas reveló la existencia evidente de tres caminantes diferentes, así como un cuarto rastro no previsto, menos visible. Las pisadas, realizadas sobre cenizas volcánicas húmedas, se extienden a lo largo de 27 metros.

Estampilla que recuerda a la famosa
antropóloga Mary Leakey.
Se trata de un conjunto de huellas de pisadas humanas descubiertas por la paleontóloga Mary Leakey en Laetoli (Tanzania) en 1979.

Mary Leakey, la esposa de Louis Leakey, uno de los antropólogos más importantes del siglo XX, encontró las huellas humanas sobre ceniza volcánica y su hallazgo fue examinado por expertos en huellas, antropólogos y otros especialistas que aportaron sus conclusiones documentales al National Geographic y otras revistas científicas.

Según los estudios realizados, las huellas, de unos 18/21 cm. de longitud, podrían pertenecer a tres individuos distintos, con una altura estimada de entre 1,15 cm. y 1,56 cm. como máximo, considerando que la diferencia se podría relacionar con el diformismo sexual y con la edad (se habla de una pareja de adultos y un niño).

Análisis de las huellas del segundo
caminante en Laetoli.
Los problemas comenzaron por el propio aspecto de las huellas, ya que para Leakey tales pisadas eran prácticamente idénticas a las de hombres modernos, lo que podría causar cierta sorpresa en términos evolutivos. Con todo, y puesto que según la “Ciencia oficial” no podían haber humanos anatómicamente modernos en esa época tan remota, la ciencia optó por vincular las huellas al único antepasado homínido que pudo haber pisado aquellas tierras en aquel tiempo, esto es, un australopiteco, aunque no es ningún secreto que la estructura del pie del australopiteco difiere bastante de la del hombre moderno.

Es sorprendente que a pesar de que este hallazgo sugiera la existencia del hombre hace millones de años, los científicos han concluido que pertenecen al Australopithecus, pese a que las características de este homínido de hace 4 millones de años no encajaban con las citadas huellas. Mary Leakey, por su parte, dice que las pisadas podrían pertenecer a un simio cuyos pies guardarían un gran parecido con los del ser humano.

Las huellas de Laetoli revelan que son
de humanos no de Australopithecus.
Si se hubiera tratado de un hallazgo aislado, la hipótesis oficial tendría sentido, pero la existencia de utensilios artificiales localizados también en el periodo precámbrico, contradice su versión.

Un equipo de la Universidad de Bownemouth llegó a la conclusión que no existe gran diferencia entre los pasos de aquellos hombres del pasado remoto en Laetoli y los de hoy en día.

Cuando el cercano volcán en Laetoli entró en erupción de nuevo, capas posteriores de ceniza cubrieron y conservaron las huellas más antiguas conocidas de los primeros seres humanos”, que ahora con el descubrimiento en Creta, se demostró que hubo otros humanos dos millones de años antes.

El Dr. Budka, tras medir la extensión de parte del pie y la separación entre las pisadas de Laetoli, concluyó que uno de los caminantes mediría unos 130 centímetros de estatura, y otro unos 153 centímetros. Unos datos ligeramente superiores a los obtenidos en estudios previos.

El Dr. Marcin Budka de la universidad
de Bownemouth, reconoce que las huellas
fosilizadas de Laetoli son casi semejantes
a las del hombre actual.
Los tres caminantes muestran huellas de pies algo diferentes. Según los científicos, esto pudo estar provocado por la presión ejercida sobre diferentes terrenos, y no necesariamente por tratarse de especies diferentes. De hecho, en algunas zonas se nota que las pisadas de un mismo caminante son más profundas que otras. Además, las diferencias −advirtieron− podrían explicarse por variaciones individuales en la anatomía del pie, su tamaño y sexo.

Puede ser que uno de ellos tuviese un talón más pronunciado y ovalado que el otro, cuya forma es más redondeada. También el grado de abducción del dedo pulgar era algo diferente entre ellos, así como la profundidad lateral media y la profundidad de la parte delantera del pie.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:
chimpancé, gorila, orangután, humano,
siamang y babuino. La huella humana
es inconfundible.
Las pisadas de Laetoli −apunta el Dr. Marcin Budka - muestran una línea de huellas de nuestros primeros ancestros, conservadas en la ceniza volcánica, que nos proporcionan una visión fascinante de cómo caminaban los primeros humanos. Las técnicas modernas que hemos venido desarrollando para su uso en escenas de crímenes actuales también pueden revelar nuevas pistas acerca de estos ancestrales descubrimientos.

El investigador creacionista Michael Cremo recogió este caso en su célebre libro Arqueología olvidada (Forbidden Archaeology) que supuso un ataque directo a toda la arqueología académica y muy en particular a la teoría evolucionista, y lo puso como un ejemplo más del prejuicio cognitivo y la manipulación que tiende a dar por buena la teoría de la evolución humana aún a pesar de las supuestas pruebas contrarias que han ido apareciendo desde hace más de un siglo. Sin embargo, este caso tiene una curiosa continuación que debería hacer reflexionar a más de un profesional de la arqueología. Según la explica el propio M. Cremo en un artículo del libro Todavía te están mintiendo (You are still being lied to).

El autor norteamericano acudió en 1999 al Congreso de Arqueológico Mundial celebrado en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), donde coincidió con el científico Ron Clarke, que había descubierto el año anterior un esqueleto casi completo de australopiteco en Sterkfontein (también en Sudáfrica), datado en 3,7 millones de años, exactamente la misma antigüedad que las huellas de Laetoli. Clarke había reconstruido el pie de ese espécimen según un patrón simiesco, porque los huesos del pie eran en sí bastante simiescos. Así, por ejemplo, el dedo gordo era bastante largo y se movía hacia el exterior, algo similar al pulgar de la mano humana. Asimismo, el resto de dedos —siguiendo el patrón simiesco oficial— eran bastante más largos que los del pie del humano moderno.

Islas de Creta de norte a sur, Stronguili,
Makrulo, Mármaro, Kufoonisi y Trájilos.
Por otra parte, las huellas de Laetoli no son un caso aislado; existen otros casos de huellas fósiles que no cuadran con las cronologías aceptadas convencionalmente, si bien la ciencia o no admite tales pruebas como auténticas —las considera falsificaciones— o considera que no se han interpretado correctamente, como las famosas huellas de Glen Rose, en Estados Unidos donde aparecen pisadas humanas en el lecho seco de un río junto a huellas de dinosaurios. También tenemos el hallazgo en el municipio de Sullkatiti Lahuacollu de la ciudad de Jesús de Machaca (Bolivia) de una pisada de aspecto humano moderno datadas en el periodo Mioceno, con una antigüedad de 7 a 15 millones de años.

Por tanto, la existencia de huellas de aspecto humano y de objetos manufacturados hace millones de años, que la ciencia oficial se niega a estudiar, utensilios que necesitan a un ser inteligente para ser fabricados refuerza la hipótesis de Cremo de que las pisadas de Laetoli son humanas y no de Australopithecus.

Soluciones alternativas
Para todos aquellos incapaces de ver más allá de África como "cuna de la humanidad", estas huellas suponen un desafío considerable, y no ha sido fácil para los investigadores conseguir publicar el descubrimiento. Incluso algunos han llegado a cuestionar si las huellas que se observan son realmente pisadas. Sin embargo, colectivamente, los investigadores autores de este estudio han publicado más de 400 artículos sobre huellas, así que tenemos bastante confianza en que saben lo que hacen.

Las huellas fósiles humanas en Trájilos, Creta,
de 5,7 millones de años ponen en entredicho
la nunca probada teoría de la evolución.
Aunque los resultados son polémicos, lo que sugiere que las abundantes evidencias de África Oriental en relación con antiguos homínidos podría no estar contando toda la historia, es importante tomar en serio el reciente descubrimiento. El yacimiento de las huellas de Trájilos o Trachilos merece ser protegido, y el hallazgo debe ser debatido por los científicos.

Ahora, las huellas humanas de Laetoli son algo más de 2 millones de años más nuevas. Con el descubrimiento reciente en la isla de Trájilos, Creta, las pisadas africanas de Laetoli datadas en 3,6 millones de años han perdido la primacía. Y por otro lado, la cacareada y nunca demostrada teoría de la evolución queda en entredicho.

Más información aquí sobre la huella hallada en 1968:


La huella humana hallada en 2008 en una roca de Bolivia:


lunes, 11 de septiembre de 2017

A 16 AÑOS DE LOS ATENTADOS DEL 11-S Y PERSISTE EL OCULTAMIENTO

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 con la desaparición de 4 aviones de pasajeros, el derrumbe de las Torres Gemelas y un tercer edificio en Nueva York y el ataque de un misil o drone al Pentágono en Washington junto al incidente en el campo de Shanksville, Pennsylvania donde supuestamente cayó un avión, cambiaron el devenir del mundo en sólo unos segundos.

El primer avión se dirige hacia una de las
Torres Gemelas el 11 de setiembre de 2001,
iniciando una Era de Terror y mentiras.
La “Historia oficial” de que cuatro aviones de pasajeros fueron secuestrados por fanáticos terroristas solo es creída por los ingenuos y sin embargo se repite año tras año a pesar de lo absurdo de la misma. En cambio, persiste la creencia en la implicación y conocimiento de la Administración Bush en los atentados del 2001.

Casi 3.000 muertos y miles de heridos fueron las tristes cifras de aquel día. 16 años después, los verdaderos orígenes de los ataques todavía no están del todo claros, aunque la creencia en la implicancia de Estados Unidos en los mismos aumenta año tras año.

Murieron 1.690.903 iraquíes, 48.644 afganos
y 30.000 paquistaníes con la excusa de los
autoatentados a las Torres Gemelas y
al Pentágono.
Muchos creen que el Gobierno del entonces presidente George W. Bush conocía de antemano los ataques. Otros, como el actor Charlie Sheen, van más allá y piensan incluso que la Administración estadounidense fue artífice de la barbarie para justificar la invasión de Irak y un cambio en la política geoestratégica a nivel mundial, así como una carta de libertad para actuar contra los presuntos terroristas de cualquier origen.

Un grupo de científicos y expertos estadounidenses, encabezados por el físico Steven Jones y el arquitecto Richard Gage bajo el nombre de 'Arquitectos e ingenieros por la verdad del 11-S', mantiene que "los más altos funcionarios del Gobierno han encubierto hechos cruciales sobre lo que realmente sucedió el 11 de septiembre".

Bases militares sobrevoladas por más de 
40 minutos por los 4 aviones de pasajeros 
secuestrados, que nunca
fueron interceptados.
Miembros del propio Ejecutivo norteamericano, años después han mostrado su apoyo a las organizaciones que acusaban a altos cargos del anterior gobierno de haber participado en los atentados. Un ejemplo claro de este caso es el ex consejero de medioambiente del presidente Obama, Van Jones, quien presentó su dimisión por sus polémicas declaraciones sobre lo ocurrido en el 11-S.

En una encuesta realizada en países musulmanes por el Pew Global Attitudes Project hace unos años, aparecía una importante mayoría que se negaba a creer que los que perpetraron los ataques del 11-S fueran árabes.

Infografía del impacto de los dos
aviones en las Torres Gemelas.

Clic en la imagen para ampliarla.
"Se habla de las Torres Gemelas pero cayeron tres edificios ese día, y llama la atención que cayeran a la velocidad de caída libre de los cuerpos, y en el edificio 7 no se estrelló ningún avión y a las cinco de la tarde cayó igual, por implosión, hacia adentro", sostenía un profesor hace años en un programa de radio. "90.000 litros de queroseno arden a 800 grados, y la temperatura para empezar a fundir el acero son 1510 °C (2750 °F), además de que el queroseno se quemó en su mayoría fuera", explicaba sobre la forma en que se acabó con las Torres. Un avión impactaba en el piso 60 y otro en el piso 80, pero había acero fundido en el sótano. La teoría de la demolición en los sótanos es muy sostenida por algunos pensadores, que explicaría la forma de caer de las torres, y agregan que incluso se utilizó en el subsuelo una pequeña bomba atómica para cada torre.

El segundo avión a punto de impactar en una
de las torres no es el vuelo secuestrado el
11-S. Es de suponer que el primer avión
también fue cambiado por otro preparado
especialmente para el atentado.
El Departamento Sismográfico de la Universidad de Columbia registró importantes actividades sísmicas justo en el momento del desplome de las torres. Muchos defensores de la teoría de la conspiración creen que estas ondas sísmicas precedieron el derrumbe y sólo se las explican mediante fuertes explosiones en la base de los edificios.

La tesis oficial dice que el punto de ruptura habría hecho ceder a las plantas provocando que éstas cayeran sobre el siguiente piso, lo que causaría que fueran cediendo en cadena. El resultando en un colapso de la torre sobre sí misma. Los expertos en demoliciones creen que los pisos inferiores siempre producirían algún retraso en la caída, aunque sólo sea por su propia inercia, haciendo que tardasen más de 10 segundos. Al contrario, afirman que se trató de demoliciones perfectamente controladas.

Lugar del impacto presunto del avión de
pasajeros que supuestamente cayó en
Shanksville el 11-S, se observa por la
pantalla del televisor un agujero

y nada más.
Para dicha demolición controlada se habría usado nanotermita, una mezcla de óxido férrico y aluminio (Fe2O3 + 2Al) que corta por fusión las columnas de acero, al encenderse produce una reacción cuya temperatura puede alcanzar los 2482 °C (4500 °F) en dos segundos y también se debieron usar otros explosivos, que se colocaron en todos o casi todos los pisos.

Ningún avión contra el Pentágono ni en Pensilvania
Lo ocurrido aquella mañana en el Pentágono ha generado mucho debate en Estados Unidos. Muchos pilotos han mostrado su extrañeza por el pequeño hueco que abrió el choque en la fachada. Y, sobre todo, lo aparente ausencia de restos de fuselaje en la zona. Sobre todo se echan de menos las turbinas, casi indestructibles y las alas y la cola que siempre quedan tras los siniestros.

Por este agujero del Pentágono pasó
un Boeing 757 completo según "la historia
oficial" del 11-S.
El morro es precisamente la parte más ligera y más blanda, y fue precisamente la que supuestamente atravesó varios muros sin que las alas o los motores llegasen a romper las ventanas. También se han encontrado demasiados testigos que aseguran haber visto un avión pequeño, o un misil, dirigirse a toda velocidad a la zona del Pentágono. Y ninguna de las más de 80 cámaras que rodeaban la zona llegó a grabar con nitidez el avión. O al menos no se han dejado esas imágenes al alcance del público.

Imagen de un verdadero Boeing que si se
hubiera estrellado contra el Pentágono hubiera
dejado muchos restos esparcidos por el lugar.
Todos los partidarios de estas teorías han arrojado dudas sobre el vuelo 93 de United Airlines, que supuestamente se estrelló en un campo de Shanksville, Pennsylvania. Algún teórico de la conspiración como David Ray Griffin asegura que el aparato fue derribado por cazas. En su favor están las declaraciones de testigos que vieron aviones de combate persiguiendo a uno comercial y que oyeron explosiones antes del choque, y también el hecho de que los restos acabasen tan dispersos: un motor de media tonelada fue hallado a 700 metros del lugar del impacto.

El misil AGM-86 es lo que se estrelló
contra la pared del Pentágono.
Se afirma que lo de Pennsylvania fue un misil que se estrelló en el campo. Sobre los dos aviones en las Torres Gemelas, las filmaciones demuestran que fueron cambiados, no eran aviones de pasajeros los que se estrellaron sino otros preparados especialmente para el impacto, recubiertos con uranio empobrecido.

Entonces ¿Qué fue de los pasajeros de los 4 aviones? ¿Los hicieron bajar en una de las tantas bases militares de la zona y los ejecutaron? ¿Quién estuvo detrás de los atentados? ¿Quiénes fueron los verdaderos cerebros más allá de los ejecutores?: se sospecha de la CIA, la NSA (Agencia Nacional de Seguridad), el MOSSAD, Israel, Dick Cheney, Donald Rumsfeld y otros que lograron que el 11-S siga acumulando dudas sobre lo que realmente pasó aquel día y qué había detrás.

Secuencia de la caída de la Torre 7, sin que 
haya impactado ningún avión.
De lo que no cabe ninguna duda es que fue la perfecta excusa para invadir Afganistán, Irak y toda la carnicería que vino después.

Han pasado 16 años y la humanidad sigue siendo engañada con la teoría de los aviones secuestrados por fanáticos islámicos. Y mientras tanto el terror se ha apoderado del mundo.

viernes, 8 de septiembre de 2017

APARECEN LAS V-2

El 8 de setiembre de 1944 una nueva arma secreta cae sobre los ingleses, las bombas V-2.

Un cohete V-2 listo para su lanzamiento.
Esta arma era desconocida por los Aliados. Los cohetes V-2 son lanzados desde playas de Francia en dirección a Inglaterra.

Entre el 8 de setiembre de 1944 y el 27 de marzo de 1945 cayeron más de 2000 de estos misiles sobre Inglaterra.

El 18 de setiembre de 1944 se produce una nueva oleada de bombas V-2 sobre Gran Bretaña, la mayoría cae sobre Londres.

El 25 de setiembre de 1944 otra oleada de V-2 cae sobre la capital británica.

Breve historia de la V-2
En 1935, Adolf Hitler aprueba el proyecto de esta nueva arma y decide facilitarles a los técnicos y científicos todos los medios para poder llevar a cabo su realización en un lugar secreto que será escogido por el propio Werner Von Braun, convertido en el director técnico del proyecto.

Werner von Braun, finalizada la Segunda
Guerra Mundial sería el creador del
cohete Saturno V.
El lugar elegido estaba situado en una isla del Báltico, Usedom, en la desembocadura del río Oder, lo suficientemente apartada para poder realizar las pruebas a salvo de miradas curiosas y donde se levantaron las instalaciones del Ejército de Peenemünde, de donde saldrían las principales armas secretas empleadas por las fuerzas alemanas.

En el complejo de Peenemünde trabajaban más de 12.000 hombres -entre técnicos y prisioneros de guerra- dispersos en un área de 25 kilómetros cuadrados donde había barracas para los presos y casas para los técnicos, usina eléctrica propia, bunkers, talleres de fabricación y rampas de lanzamiento de cohetes. Todo el complejo tenía su puerto exclusivo a orillas del Mar Báltico y una línea ferroviaria electrificada que conectaba a Peenemünde directamente con Berlín, situada a 250 km hacia el sur.

Lanzamiento de una V-2 desde la base de
Peenemunde. El lugar es hoy un museo
aeroespacial.
Entre los técnicos del equipo estaba también Helmut Hoelzer, diseñador de la primera computadora capaz de guiar a un cohete, utilizada en la V-2.

Primero se creó la V-1 ideada por el técnico aeronáutico Gerhard Fieseler. La bomba volante V-1 fue el primer proyectil operativo lanzado desde la base de Peenemünde, el centro de experiencias secretas alemán. Durante las pruebas el prototipo se adaptó para ser pilotado por la famosa aviadora germana Hanna Reichst, que realizó el vuelo en abril de 1944, antes de que las V- 1 fueran construidas en serie para la Luftwaffe.

Respecto a la V-2 que superaba largamente a la anterior, el proyectil tenía unas proporciones completamente inusitadas: 14,5 metros de longitud por 1,65 de diámetro máximo. Pesaba 12 toneladas y media en el momento del despegue, de las que un 70 % lo constituía el combustible compuesto por 3.750 kg. de alcohol etílico y 4.970 de oxígeno en estado líquido. Estos gases se consumían a razón de 125 Kgs. por segundo en la cámara de combustión, proporcionándole un empuje de 25.000 kg. y una velocidad de eyección de los propergoles de 2.000 m. por segundo.

Un cohete V-2 capturado por los Aliados en 1945.
En la cabeza iban los 910 kilos de amatol que constituían su carga explosiva; a continuación, entre la carga y los depósitos de combustible, venía un pequeño compartimiento en el que se situaban los mecanismos de control automático y de radio-dirección.

Al contrario de lo que sucedía con las V-1, las V-2 eran prácticamente invulnerables, pues alcanzaban velocidades supersónicas y era imposible interceptarlas con los cazas de motor de émbolo o derribarlas con la artillería antiaérea. Además podían ser disparadas desde rampas móviles, por lo que la localización de sus bases de lanzamiento resultaba bastante problemática para los Aliados.

La primera V-2 cayó sobre Chiswick, cerca de Londres, el 8 de septiembre de 1944, sin que sus habitantes se pudieran apercibir de lo que se les venía encima hasta sentir el estruendo de la explosión, que sería seguida del terrible estrépito producido al atravesar el artefacto la barrera del sonido y que sería escuchado en la ciudad unos segundos después del impacto. De estas armas cayeron más de 2.000 sobre Inglaterra, entre la fecha citada anteriormente y el 27 de marzo de 1945 en que cayó la última sobre Orpington, en Kent. El total de víctimas producidas fue de 2.754 muertos y 6.523 heridos. También se emplearon las V-2 contra la ciudad de Amberes y contra las fuerzas aliadas de la región de Aquisgrán. Se calcula que el número de aparatos fabricados por la industria alemana en el tiempo que les permitió la duración de la contienda, no sobrepasaría los 5.000.

jueves, 7 de septiembre de 2017

EL VINO MÁS ANTIGUO QUE SE CONOCE DATA DE HACE 4000 AÑOS EN SICILIA

Unos análisis químicos llevados a cabo sobre cerámica antigua sugieren que el comienzo de la producción de vino en Italia pudo ocurrir mucho antes de lo creído. Una vasija grande de principios del cuarto milenio a. C., en la Edad del Cobre, dio positivo en cuanto a presencia de vino.

Esta vasija de la Edad de Cobre hallada
en una cueva del Monte Kronio, en
Agrigento, Sicilia, contenía restos del
vino más antiguo que se conoce.
Este descubrimiento es significativo porque constituye el descubrimiento más temprano de residuos de vino en toda la prehistoria de la península italiana. Tradicionalmente, se creía que la producción de vino se desarrolló en Italia a mediados de la Edad del Bronce (1300-1100 a.C.). El hallazgo aporta una nueva perspectiva sobre la economía de esa antigua sociedad.

El equipo de David Tanasi, de la Universidad del Sur de Florida en Estados Unidos, llevó a cabo el análisis químico de los residuos en una cerámica sin glasear encontrada en el yacimiento arqueológico de la Edad del Cobre de Monte Kronio en Agrigento, situado frente a la costa sudoeste de Sicilia. Él y sus colaboradores determinaron que el residuo contiene ácido tartárico y sal de sodio, que existen de forma natural en las uvas y en el proceso de elaboración del vino.

El monte Kronio en Agrigento y la iglesia 
de San Calogero.
Es muy inusual poder determinar la composición de tal residuo, dado que se precisa que la cerámica antigua sea desenterrada intacta. 

El hallazgo ha despertado por tanto un gran interés. Los autores del estudio están ahora intentando determinar si el vino era tinto o blanco.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

EN EL PROGRAMA N° 53 DE HUMANIDAD Y COSMOS SE HABLÓ SOBRE OBJETOS TECNOLÓGICOS EN LA ANTIGÜEDAD Y PORTALES A OTRA DIMENSIÓN, ENTRE OTROS TEMAS

Se comentaron además las declaraciones del tehuelche Oscar Payaguala criticando al supuesto mapuche Facundo Jones. Las hizo en su ciclo radial El latir de la tierra, que se emite por la emisora LU17. Además es autor del libro Anunk, memorias y vocablos tehuelches.

Lente de aumento del faraón Semempses
de 4800 años atrás. Recién en 1803
se reinventó la primera lupa.
Daniel Verón citó la lupa egipcia (4.800 años), del tiempo del faraón Semempses; la copa de hierro de Wilburton (300 millones de años); el estegosario en un relieve del siglo XII en un templo de Angkor Vat, Camboya; nanotecnología en los Urales (20 mil a 300 mil años) y el enigmático mapa de Piri Reis que aún sigue generando interrogantes.

Alberto Seoane comentó que llegó tarde porque estuvo en una conferencia en el Centro Entrerriano Pancho Ramírez donde se le rindió un homenaje al granadero Tambor Mayor de órdenes del general José de San Martín que se llamó Bruno Alarcón, que falleció en 1880 en Gualeguay. El disertante fue el entrerriano Roberto Romaní, asesor Cultural del Gobierno de Entre Ríos que estuvo brillante recordando a este héroe de la Independencia.

Escultura en Gualeguay en homenaje a Bruno
Alarcón que participó en todas las batallas
del Ejército de los Andes.
También se proyectó el documental que Romani plasmó junto con el realizador audiovisual Sebastián Ingrassia con testimonios de descendientes directos de Alarcón, cuyos restos descansan en el cementerio de Gualeguay, ciudad donde murió el 16 de mayo de 1880, a los 100 años. Comentó que Alarcón nació en 1780 y se enroló con el ejército del general Belgrano, luego, en 1816 se incorpora al Ejército Libertador en el campamento de El Plumerillo donde hizo una cruz de madera que aún se conserva en una escuela de Gualeguay. Alarcón participó en toda la campaña por la independencia americana, con el general San Martín y posteriormente con los ejércitos que comandaron Simón Bolívar y Antonio José de Sucre. Libertada América con la batalla de Ayacucho en 1824 el tambor mayor del Ejército de los Andes regreso a su pueblo, Gualeguay y vivió humildemente como pescador, tuvo tres hijos y reposa en el cementerio de Gualeguay, panteón de la Sociedad Argentina.

Recordó que el primer bibliotecario de Concepción del Uruguay, llamado Victoriano Montes, lo descubrió en los últimos años de su vida y logró que le hagan un homenaje a los 98 años en Gualeguay y que pudiera cobrar una pensión mensual del gobierno de 12 pesos. Estaba presente el intendente de ese entonces, Julio Bernaldo de Quirós, padre del gran pintor Cesáreo Bernaldo de Quirós. Y en esa oportunidad Alarcón volvió a tocar el tambor que hizo resonar en todas las batallas por la independencia de Sudamérica.

(Continuará).