HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


lunes, 24 de marzo de 2014

EL INVITADO DEL MES DE MARZO: ARQUITECTO CARLOS URRIA

El viernes 21 de marzo, visitó el programa Nº 404 de Contacto con la Creación, el invitado del mes, el arquitecto rosarino Carlos Urria, que investigó las características esotéricas y telúricas de la Casa Rosada, el Congreso Nacional y el Palacio de Tribunales. A toda la vasta audiencia del programa le explicó la ubicación geo-urbana de las tres sedes de los poderes del Estado y su relación con el Obelisco y la sede de la masonería argentina.

Respecto a Rosario, reveló los secretos que oculta el Monumento Nacional a la Bandera, que encierra un mensaje esotérico y exotérico sobre el futuro de la República, obra gigantesca del arquitecto Ángel Guido. Y terminando el programa reveló como le cambiaron el Escudo Nacional a todos los argentinos sin que siquiera se dieran cuenta. 

Los trazados reguladores
Carlos Urria nació en Rosario en 1948 y vivió en Rioja y Santiago. Hizo la escuela primaria en el colegio de los Hermanos Maristas, y la secundaria la cursó en lo que era en ese entonces la Escuela Industrial Superior de la Nación, luego llamada Politécnico, donde se recibe como Técnico Mecánico. Cursó posteriormente dos años de la carrera Arquitectura en la Universidad Nacional de Rosario y como su familia se había trasladado a Buenos Aires, se recibió de arquitecto en Buenos Aires en 1975.

Entrevistados por los conductores del programa, Carlos Avellaneda, Alberto Seoane y Daniel Verón, el arquitecto expresó lo siguiente:

El arquitecto Carlos Urria durante su entrevista
en el programa Contacto con la Creación.
Carlos Urria: Ya desde que estudiaba en Rosario, siempre me interesó el tema de los trazadores reguladores en la arquitectura y en las artes. Es el dibujo que está oculto sobre el cual el artista o el arquitecto plasman una idea en la cual ese trazado regulador proporciona la armonía que impacta profundamente en el inconsciente del observador de ese objeto. Le Corbusier (1887-1965) dice lo siguiente; “Observo un objeto, me produce alegría, estoy frente a una obra de arte. Lo mido y está en proporción con la naturaleza”. Entonces eso es maravilloso y Le Corbusier inventa el Modulor (sistema de medidas basado en las proporciones humanas). Es muy complejo el Modulor para trabajarlo en la mesa de dibujo, incluso él lo eliminó de la mesa, por lo complejo que era para sus ayudantes. Las obras de Le Corbusier todas responden al Modulor y toda la arquitectura que se hace del 1300 en adelante responde al Número Áureo o Proporción de oro. Quienes investigan el tema, son Piero della Francesca (1415-1492) y Leonardo Da Vinci (1452-1519). Pero ellos están encaminados a tratar de encontrar a través de la Proporción de oro, buscan la Cuadratura del Círculo y la Duplicación del cubo, son problemas eternos de la arquitectura, junto con la Trisección del Ángulo, dividir un ángulo en tres sectores, algo que aún se intenta resolver. Pero Piero de la Francesca y Leonardo Da Vinci si lo encuentran.

La Cuadratura del Círculo resuelta
por Leonardo Da Vinci en 1504.
Son visitados por un monje franciscano, Luca Pacioli (1445-1517), que escribe un libro en 1509 De Divina Proportione y Leonardo Da Vinci colabora con algunos dibujos de poliedros. Da Vinci nunca le dice que eso era apenas un paso previo a la Cuadratura del Círculo y la Duplicación del Cubo.

Este descubrimiento aparece perfectamente el Códice Atlanticus, una colección póstuma encuadernada de dibujos y escrituras de Da Vinci que tiene doce volúmenes. Consta de 1.119 hojas que datan de 1478 a 1519. En el folio 588, está perfectamente encontrada la Cuadratura del Círculo y la Duplicación del Cubo que Leonardo Da Vinci descubrió en 1504.

El triángulo energético de Buenos Aires
Ante la pregunta sobre el tiempo que le demandó el descubrimiento del Triángulo que une las tres sedes de los poderes del Estado, Urria respondió lo siguiente:

El Gran Triángulo que une las tres sedes del
Estado. En el centro se ubica la sede central
de la masonería en la Argentina. Clic en
la imagen para aumentarla.
C. U.: En realidad fue por casualidad, un día mi hermano me pidió la fotocopia de un sector de la ciudad de Buenos Aires donde él tenía que hacer una gestión. Sale la hoja y cuando la tengo en mi mano observo de un solo golpe el triángulo que une las tres sedes del Estado. 

He vivido en Buenos Aires cuarenta años, he transitado la zona, he visto planos, mapas y nunca me di cuenta de esa circunstancia. Cuando observo el triángulo, por supuesto, me hago una fotocopia para mí y veo que el triángulo tiene en el ángulo casi recto 101º, justo donde está el Palacio de los Tribunales; en la Casa Rosada 31º y en el Congreso tiene 48º. Hay un axioma en geometría que dice que en un triángulo cualquiera hay un solo punto desde el cual se puede trazar una tangente hacia los tres lados. Ese punto se ubica trazando las bisectrices de los tres ángulos y cae en un punto, la sede de la Masonería Argentina de Buenos Aires, en calle Perón 1242. Esto no es casual, acá pasa algo, me dije.

El arquitecto señaló que en el centro del
triángulo está la sede de la masonería
en la calle Perón 1242.
Empiezo a investigar, en la Casa Rosada existía el antiguo Fuerte de Buenos Aires, hecho a principio del año 1600. Era un fuerte muy chico, con una guarnición de 150 a 200 hombres, unos pocos cañones, y era la sede donde vivía el Virrey. La fortaleza fue demolida parcialmente en la década de 1850 y posteriormente, tras una serie de vicisitudes, en su lugar se construyó la Casa Rosada.

A fines del siglo XIX se decide la construcción de un Palacio de Justicia y de un Palacio Legislativo. Encuentran dos puntos, uno, donde estaba el antiguo Parque de la Artillería, que viene de la época de Rosas y allí construyen el Palacio de Tribunales en 1906 y en 1912 la Corte Suprema se asienta allí mismo.

El triángulo tiene en el ángulo casi recto 101º,
donde está el Palacio de Justicia, en la Casa
Rosada tiene 31º y en el Congreso
tiene 48º. No es casualidad.
El otro punto, es donde se construirá el Palacio del Congreso, se hace un concurso público y lo gana un arquitecto Vittorio Meano (1860-1904) que lo construye donde existía un antiguo mercado, propiedad de los hermanos Spinetto. En el mercado se transa, se charla y se negocia, igual que hacen hoy nuestros legisladores. Coincide, es la conducta a la respuesta telúrica del lugar. Meano no realiza ningún tipo de construcción de protección del edificio. Digamos que es una construcción sin defensa “mágica” para darle un nombre.

Arquitecto Carlos Urria: "El Obelisco
es como si fuera un punto geo
patógeno que provoca en ese
gran triángulo, un problema de
desarmonía".
En donde estaba el Fuerte (sede de autoridades militares), símbolo de poder, se construye la Casa Rosada, casi todos los presidentes que gobernaron desde allí, a partir de la década del 30, están marcados por el telurismo del sitio, se convirtieron en déspotas, dictadores.

La línea que une la Casa Rosada con el Palacio Legislativo es la hipotenusa del triángulo. Sigo trazando y observo que, de la trisección del ángulo de 48º donde está el Palacio Legislativo, el Congreso de la Nación, una de las líneas va al otro cateto y lo corta exactamente en el Obelisco de Buenos Aires. Miro la otra línea y en la trisección está el Banco Central.

Palmas de la victoria y leones
protegen el Palacio de Justicia.
En la sede donde estará el Palacio de Justicia interviene un arquitecto francés, Norbert Maillart graduado en las mejores academias francesas. Anteriormente era el Parque de la Artillería, que fue atacado en la Revolución de 1860, donde aparece un joven Hipólito Yrigoyen y un ya maduro Leandro N. Alem. Los jóvenes que estaban acuartelados dentro del lugar, salen a los tiros y derrotan a las fuerzas que venían a ayudar a Yrigoyen y Alem. El edificio actual hereda la energía telúrica, así vemos que Maillart coloca una estatuaria que defiende el Palacio de Tribunales.

Un bucráneo. Hay bucráneos 
en las cuatro fachadas de los 
Tribunales federales. Son 
cráneos de búfalo como 
una protección divina.
Explica Urria que “el país crece en armonía desde 1853 con la sanción de la Constitución Nacional hasta el año 1930. No había interrupciones institucionales, se morían los presidentes y asumían los vice, era una continuidad completa. Pero ¿qué ocurre en el inicio de la década de 1930? En 1933 se firma el Pacto Roca-Runciman con Inglaterra y el vicepresidente Julio Argentino Roca (hijo) dice: “Somos una parte integrante del Imperio británico”, mientras los ingleses se matan de risa por el negociado. A partir de allí, en el año 1935 se crea el Banco Central (era una cláusula secreta en el Pacto), con fuerte composición de funcionarios británicos, en el mismo lugar donde antes estaba el Banco Hipotecario de la provincia de Buenos Aires. Lo aprovechan porque es una de las líneas de trisección del ángulo del Congreso de la República”.

"El Obelisco tiene 206 escalones y el cuerpo
humano tiene 206 huesos. ¡Nos pusieron un
muerto! Esto no es casualidad", dijo 

el arquitecto Urria.
Para completar la maniobra se demuele la Iglesia de San Nicolás de Bari, donde se había izado por primera vez la bandera argentina (creada en Rosario) en la ciudad de Buenos Aires, en la otra trisección del ángulo y colocan el Obelisco en su lugar, sobre la avenida 9 de Julio. 

Los radicales querían poner un busto de Yrigoyen, que había fallecido en 1933, pero, la masonería se impone y construye el Obelisco. Es como si fuera un punto geo-patógeno que provoca en ese gran triángulo, un problema de desarmonía.

El Obelisco de Buenos Aires, convertido
en un gigantesco profiláctico en
diciembre de 2005. Una burla a
todos los argentinos.
“Por más que Prebisch fue el arquitecto, no se sabía en ese momento que es lo que estaba haciendo, porque los que le dijeron lo que tenía que construir eran los miembros de la masonería inglesa. El Obelisco de Buenos Aires tiene 206 escalones, 206 huesos tiene el cuerpo humano. ¡Nos pusieron un muerto! Esto no es casualidad. Esto fue hecho a propósito”, exclamó el entrevistado.

Llegué a la conclusión que el primer triángulo, lo diseña la masonería francesa, que está presente en el Río de la Plata desde antes de las Invasiones Inglesas, con la presencia de Santiago de Liniers (1753-1810).

Con el Obelisco, impuesto por la masonería inglesa, el conflicto entre la Casa de Gobierno (Poder Ejecutivo) y el Palacio de Justicia (Poder Judicial), es permanente, genera choques y confusión. En 1939, el intendente Goyeneche, se da cuenta, lo charla con los concejales aludiendo que era un “problema estético” y la legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobó la demolición del Obelisco pero el presidente Ortiz la vetó y ahí quedó, por ahora, dijo Urria.

Para obtener mayor información sobre este tema, lea en el siguiente enlace el artículo escrito por Carlos Urria titulado: El Triángulo energético de la ciudad de Buenos Aires y el Obelisco

El Palacio de Justicia
Urria señalando la sede del Poder Judicial
de la Nación.
C.U.: El arquitecto Maillart le encarga a un italiano Virginio Colombo terminar la estatuaria, coloca haces de lictores en las cuatro fachadas, que representaban a las curias romanas que atadas con cintas de cueros ritualísticas terminaban rematadas en dos hachas. Esto es la unidad.


Haz de lictores que protege
el Palacio de Justicia.
Estos haces de lictores también están en el Congreso de los Estados Unidos a ambos lados del estrado y en el Mausoleo a Lincoln.

El Palacio de Tribunales también tiene espadas y palmas de la victoria. Simboliza que siempre va a triunfar la justicia. 

Se colocaron en el edificio bucráneos en las cuatro fachadas, que son cráneos de búfalos. Viene de la época de los persas, es una consagración, una ofrenda a los dioses de tiempos del dios Mitra.

Espada con palmas de la victoria
en la fachada de los Tribunales
federales de Buenos Aires.
La entrada principal, en la calle Talcahuano, frente a la plaza Lavalle, tiene cinco arcos, el arco central tiene un escudo de la república. Pero a ambos lados repite dos escudos, uno tiene a la Ley, y está protegido por una espada que es un haz de lictores. La Ley se va a defender con fuerza. 

El edificio del Palacio de Tribunales tiene cabezas de leones en todos lados en actitud beligerante. La ley es dura pero es la ley, dice el refrán.

Aclaró que “la estatuaria emite un mensaje que hizo el escultor que lo percibe a nivel visual el observador, un mensaje que llega”.

Se colocó también la Balanza de la Justicia. El brazo central donde van los platos es una espada. Los haces de lictores aparecen donde están colgando los platillos. También se representó la piña que simboliza abundancia y poder. Simboliza que quién ataque a la justicia terminará mal. Nunca va a triunfar lo delictivo sobre la justicia. La Justicia es la piedra fundamental de la República.


La Ley está protegida por un haz de
lictores. Se va a defender con fuerza.
Al respecto, Daniel Verón dijo que, analizando toda la investigación, si todo esto lo hizo la masonería, el triángulo, el Obelisco, etcétera, con el ánimo de desequilibrar todo, se puede inferir que la masonería no es buena. Ante lo que Urria respondió:

“Hay dos clases de masonería, la primera, es la que viene de los constructores de las catedrales, de los siglos X, XI, XII, XIII, XIV, que eran realmente maestros de obras, y después está la otra, que es la francmasonería política, con el apoyo económico de algunas personas que ya sabemos, que aspira a dominar a los otros”, expresó.

“Esto se soluciona quitando el Obelisco, cambiando la sede del Banco Central y en el centro del triángulo hacer una plaza con un mástil y el país se encausa solo”, afirmó Urria.

El Monumento a la Bandera
C.U: El billete de diez pesos tiene al Monumento Nacional a la Bandera con un error, aparece en el anverso, su mirador una estrella de seis puntas, cuando en realidad todos los rosarinos sabemos que tiene una estrella de ocho puntas. El arquitecto Ángel Guido quiso colocar un sol tartésico, que es una de las representaciones del sol más antiguas del mundo, de la civilización de Tartessos o Tarsis, en el sur de España, la primera civilización conocida de Occidente (la misma estrella aparece en el otro extremo del mundo en la India y se la llama Estrella de Lakshmi).

Planta general del Monumento a la Bandera
con la imagen esotérica del gigante acostado.
Clic en la imagen para ampliarla.
Desde fines del siglo XIX ya hubo iniciativas para construir un Monumento donde el general Manuel Belgrano creó y enarboló por primera vez la bandera argentina, el 27 de febrero de 1812. La primera vez fueron dos pirámides pequeñas, una en la isla y otra de este lado, pero vino una crecida y se llevó la de la isla del Espinillo. Hacia 1910 se le encarga la estatuaria a Lola Mora y el proyecto queda trunco. En 1942 se llama a concurso nacional y lo gana el arquitecto rosarino Ángel Guido (1896-1960), asociado al arquitecto Alejandro Bustillo. Una vez fui a hablar con Bustillo y me dijo que solo intervino en la Torre de 70 metros, el resto se lo terminó agregando Guido, la escalinata, el patio cívico, el propileo, etcétera.

Ángel Guido posa con la maqueta del
Monumento a la Bandera en el año 1942.
Ángel Guido era espiritista, tal como lo era Ricardo Rojas, Gálvez y todo el grupo nacionalista de esa época. En las sesiones espiritistas preguntaban a los padres de la Patria desencarnados ¿Cuál era el futuro de la República? La médium, era la escritora Beatriz Guido, la hija. Esto me lo dijo a mí ella, y las sobrinas que viven en Buenos Aires me lo corroboraron. Dicen que cuando Beatriz Guido se sentaba en la mesa temblaba todo. Era la esposa del cineasta Leopoldo Torre Nilsson.

El Monumento se inauguró el 20 de junio de 1957, yo estuve en la escalinata, me llevó el colegio Marista. Hay dos mensajes sobre el Monumento a la Bandera. El mensaje exotérico, externo, es el “Barco de la Patria” que está anclado. ¿Cuándo va a zarpar? El día que todos los tripulantes estén a bordo y tengan un jefe, un capitán que lo conduzca. Unidad nacional bajo un líder que va a emerger para conducir la nave que tiene energía en la lámpara votiva que está atrás, en el propileo.

Recreación artística de Carlos Urria del
gigante andrógino en el billete de 10 pesos.
Clic en la imagen para ampliarla.
Ahora bien, ¿cuál es el mensaje esotérico y profundo? Ángel Guido tenía una idea sobre el Monumento a la Bandera, de representar un gigante acostado, boca arriba, cuya cabeza reposa en la lámpara votiva, la escalinata y el patio cívico sería la parte del cuerpo y la columna es un miembro viril en erección y la fuente que está abajo son los órganos femeninos, es un andrógino, y las aguas simbolizan la autofecundación.

La energía que está en la cripta dedicada a
Belgrano, fluye hasta la lámpara votiva que
representa el chakra de la iluminación
o "Tercer ojo". Clic para ampliarla.
El mensaje profundo es que, simultáneamente al momento en que se alcanza la unidad nacional, hay una energía que está en la cripta, en el coxis de este gigante, esta energía está alojada en lo que los hindúes llaman kundalini y va a recorrer los siete chakras hasta llegar al chakra que está en la cabeza, el tercer ojo, que produce la iluminación. Ese el futuro de la República Argentina. 

A la cripta hay que entrar por la puerta que se encuentra sobre la calle Córdoba, que es la “Puerta del Cielo”, y se baja a la cripta donde está la estatua de Belgrano, sentado, meditando, y a sus pies un sol tartésico, que son dos cuadrados cruzados, desplazados a 45º que representan el sol y la autofecundación.

Vista lateral del Monumento a la Bandera
por calle Córdoba.
Luego se sale por la otra puerta, la que está por calle Santa Fe, que dice “A la Gloria”, porque se sale iluminado. La energía sube por la escalinata y llega a la lámpara votiva. Se logra así la conciencia cósmica. Ese es el mensaje plasmado en el Monumento. No es que Guido se lo imagina porque era un gran patriota. No. Es porque se lo dijeron los próceres.  

El edificio del Monumento a la Bandera es simbólico, no hay fechas. El Monumento a la Bandera está hecho en pulgadas, que es una medida solar. En los planos está medido en centímetros pero si va con un metro en pulgadas, está todo en pulgadas, señaló el arquitecto.

El Escudo de la República
Escudo Jacobino, usado en Francia
a partir de 1789.
La cuestión es que este primer escudo que era un salvoconducto para asistir a las reuniones de los jacobinos en la Revolución Francesa (1789) fue el primero que usaron las Provincias Unidas. Este escudo se lo hace llegar un curador de un museo en París al embajador argentino en París Carlos Ortíz de Rosas, recientemente fallecido y lo publica en La Nación. Tiene un óvalo dividido en dos partes, una celeste y otra blanca, un gorro frigio, dos manos entrelazadas, un sol de siete rayos, hojas de olivo a los costados y debajo una cinta roja.

Sello de madera de la
Asamblea de 1813.
Llegamos a la famosa Asamblea General Constituyente de 1813. Allí, entre otras cosas, se encarga el escudo de la república y se encarga una canción para inflamar los espíritus, el himno con letra de Vicente López y Planes (1785-1856) y la música de Blas Parera (1776-1840), una música marcial, varonil. Pero en 1860, ya constituida la República, resuelven cambiar el himno y se lo dan al maestro Pedro Esnaola que es el himno sinfónico que cantamos ahora, aceptada oficialmente en 1928 y que no inflama a nadie, salvo en el final. Tenemos que volver al himno de 1813.

El escudo del Acta de la Independencia de
1816 tiene laureles y olivos. Clic para ampliar.
En el escudo de 1813 vemos su representación en cuños de madera que nos hicieron creer era de “laureles y laureles”. Pero no era así, sino que tenía laureles y olivos. 

En el escudo que aparece grabado en el Acta de la Independencia de 1816, se observa que tiene laureles y olivos.

El escudo de la ex provincia
convertida en 1829 en la 

República Oriental del 
Uruguay también tiene 
laureles y olivos.
En 1829, tenemos que el escudo de la República Oriental del Uruguay ya separada, tiene laureles y olivos que es una herencia del que tenía el original de las Provincias Unidas.

En 1831, la Confederación Argentina (Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes), tiene un escudo de laureles y olivos. La tradición se mantiene.

En 1880 la provincia de Buenos Aires cede el territorio de la Capital Federal. Se queda la provincia con el escudo de la república de laureles y olivos y a nosotros, al resto de los argentinos, nos dan el de laureles y laureles (en gloria y en gloria). Ellos tienen el escudo de la Argentina. ¡¡¡Señores de Buenos Aires devuélvanos el escudo a todos los ciudadanos de la República y ustedes inventen otro escudo!!!, exclamó Urria.

El escudo de la Confederación
Argentina, en 1831 tiene 

laureles y olivos.
Años después, cuando se reforma la Constitución Nacional en 1994 y se nombra a Buenos Aires como ciudad autónoma, Eduardo Duhalde, que era el gobernador de la provincia de Bs. As. le dijo al presidente Menem que le devuelva la ciudad de Buenos Aires, porque fue cedida para que sea la capital del país, no una ciudad autónoma. ¿Cómo se solucionaría esto? Creando un Distrito federal que comprenda el microcentro de la ciudad de Buenos Aires.

En el portal de Tinogasta Noticias, que está en Catamarca, se observa el escudo nacional que tiene laureles y olivos en su página web donde aparecen los símbolos patrios.

Escudo de la provincia de 
Buenos Aires con laureles 
y olivos. Los porteños 
se apropiaron del 
escudo nacional 
argentino en 1880.
En el sitio web de presidencia de la Nación se encuentra este escudo apastelado, oculto, de olivos y laureles. En la papelería oficial se usa el de laureles y laureles.

El Escudo de la Nación se lo apropió la provincia de Buenos Aires, de algún modo, ellos tienen el sello de poder pero no tienen el poder jurídico para mandar. Ese es el tema de la provincia de Buenos Aires en su simbología, por eso los gobernadores de la provincia de Buenos Aires nunca llegan a presidentes en una votación.

El escudo de la República Argentina significa lo siguiente: El óvalo es la vida, nacimiento, madurez, vejez y muerte. Los planetas describen una órbita elíptica, en un extremo está el sol y en el otro, es donde están las manos entrelazadas, esto es Kepler puro. El sol, simbolizado detrás del gorro frigio es el foco de la iluminación, el gorro frigio era usado en Persia por los altos iniciados en los misterios. Las manos entrelazadas, simboliza a los iguales reconociéndose entre sí. No hay castas, todos iguales. Laureles y olivos significa "en gloria y en paz". Olivos a la derecha y laureles a la izquierda.

Durante el transcurso del programa se leyeron los mails de los oyentes como el del Dr. Luis Sobrino Aranda: “Los felicito por la calidad, capacidad y conocimientos del invitado de este programa que también debería ser invitado a otros”.

Preguntas de los oyentes
El arquitecto Urria también respondió los llamados telefónicos, entre ellos, los siguientes:

Escudo argentino de laureles y olivos 
que debería utilizarse en los 
actos oficiales.
La oyente Teresita le preguntó si ¿es cierto que José de San Martín, vino a las Provincias Unidas del Río de la Plata con dinero de Napoleón Bonaparte?

Don Raúl, transmitió sus respetos al arquitecto y manifestó su alegría por transmitir estas verdades y pregunta sobre ¿si sabe de otros edificios que tienen ciertas energías en la ciudad de Rosario, entre ellas el Palacio Fuentes, que se construyó en un año y medio?

Lidia de Echesortu, manifestó que no tiene palabras para describir la calidad del visitante, no cabe ninguna duda que su intuición, su capacidad descriptiva, su inteligencia, no es común, le llega del más allá. Es un adelantado, eso me conmueve y como siempre, nos está sintonizando, y envía un aplauso de pie al invitado de hoy.

Sin embargo, el Gobierno 
nacional prefiere utilizar 
el escudo "oficial"
de laureles y laureles.
Sergio, dijo que felicitaba al invitado porque está sacando a la luz muchas verdades que los argentinos no sabemos, quitando el velo como el de esta sociedad secreta, los masones que están gobernando al mundo. Muy interesante y muy instructivo.

Germán de Arroyito dijo que era impresionante lo que sabe el invitado.

Respondiendo a Teresita dijo Urria: “En la historia argentina hay un personaje junto con San Martín, y es el general Tomás Guido, es una figura oscura que participó en la defensa de Buenos Aires durante las Invasiones inglesas de 1806, tuvo participación en la Revolución de mayo de 1810, acompaña a San Martín en la campaña libertadora de Chile y Perú. En 1826 regresa del Perú a Buenos Aires, donde permanece, no se exilia. Él es el cajero que lo ayuda económicamente a San Martín. Trabajó mucho para todos los gobiernos (Rivadavia, Vicente López, Lavalle, Viamonte, Rosas, Urquiza) en la parte de la diplomacia, era un estratega de primera. Muere en Buenos Aires en 1866. Sus restos descansan en el mausoleo de la Catedral metropolitana de Buenos Aires, junto a los restos del general José de San Martín. Todavía no ha sido reinvindicado. Hay que estudiar a Tomás Guido profundamente”. Agregó que “Napoleón Bonaparte sabía muy bien lo que iba a suceder en estas tierras, que los ingleses se iban a querer apoderar de todo. Por eso lo matan a Liniers”.

El Escudo nacional con 
laureles y olivos, según 
el sitio Web
Tinogasta Noticias,
de Catamarca.
Respecto a Don Raúl dijo: “No he estudiado la arquitectura de Rosario, sinceramente, pero hay muchos arquitectos italianos. Son espectaculares los arquitectos que tuvo Rosario, hay poca arquitectura francesa”.

Urria le agradeció a Lidia de Echesortu los elogios, pero el tema de los egos se terminó, hay que contar todo y “tomando las palabras del oyente el Sr. Sergio, descubriendo el velo, acá con los velos así la república no anda. Viene otra cosa distinta”.

Carlos Avellaneda le preguntó sobre si se usó la radiestesia en construcciones de la Argentina respondiendo el invitado que “las principales iglesias y capillas del país fueron emplazadas con radiestesia. La ciudad de La Plata es un tema interesante, una ciudad concebida con la radiestesia pero da para otro programa”.

Una pregunta sobre si tenía conocimiento de visitas de los Templarios a América, el invitado comentó que, mucho antes que siquiera se supiese que nombre iban a tener estas tierras, “en el año 1000 en Francia, los templarios fundan a 80 km al oeste de París, una ciudad llamada Argentan, ellos algo sabían. Allí hay dos iglesias, una dedicada a Saint Germain y otra a San Martín”.

Finalizando la entrevista los conductores del programa felicitaron a una tía de Urria, que cumplía cien años, nacida en Rosario, María Valeria Osella Muñoz, quién según el arquitecto, ella come de todo y no se hace problemas, por eso es tan longeva.

"Hay que restablecer el Escudo de la República
de laureles y olivos, el Himno Nacional original y
restaurar la bandera original que izó Belgrano
en Rosario", señaló el arquitecto Urria.
Como conclusión final, Urria señaló que “la Argentina es una sociedad espiritual y la quieren convertir en una sociedad materialista. Viene un hecho nuevo para la Argentina, ya lo dijo Benjamín Solari Parravicini, Don Orione y está en el Monumento a la Bandera. Va a ser algo grande que no va a estar dirigido por ningún partido, es una cuestión que va a emerger naturalmente. Don Orione decía que “un gran católico va a gobernar a Argentina y un obispo excelso va a apacentar las almas con santidad”. Creo que obispo excelso es Bergoglio, el Papa Francisco. Yo no veo ningún obispo excelso en toda la República Argentina. Falta el Hombre de Gris citado por Solari Parravicini, que ya debe existir pero no sé donde está. Lo vengo buscando hace muchísimos años. La única pista que da Parravicini es “la última pincelada de la Argentina la dará un pintor gris”. Tiene que ser alguien vinculado al arte, o con gusto por el arte. Además, hay que restablecer el Escudo de la República de laureles y olivos, el Himno Nacional original y restaurar la bandera original que izó Belgrano en Rosario. Demoler el Obelisco y trasladar el Banco Central a otra ubicación. Con todo eso, la República se corrige sola, se encamina sola”.

El arquitecto Urria fue despedido con una versión original del Himno Nacional, interpretada por la soprano Soledad De La Rosa en una grabación realizada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, según la versión de Blas Parera de 1813.

Texto: Lic. Alberto Seoane
Fotos: Arq. Alejandro Martín

2 comentarios:

  1. https://reindependenciargentina.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  2. Desde Venezuela y como amante de Argentina mi segunda patria en donde viví tres años ya donde aspiro algún día regresar les envío una efusiva felicitación al Arquitecto Urria y a todo el equipo que hace este increíble trabajo. Un abrazo!

    ResponderEliminar