HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


miércoles, 19 de marzo de 2014

PUTIN FIRMÓ LA ANEXIÓN DE CRIMEA A RUSIA

El presidente ruso aseguró en una sesión extraordinaria del Parlamento que la península "es una parte inalienable" de Rusia y pide a la Duma que promulgue una ley para anexionar el territorio.

Ubicación estratégica de Crimea en el Mar
Negro, entre Ucrania y Rusia.
Miembros de ambas cámaras del Parlamento ruso y jefes de las regiones del país, junto al presidente Vladímir Putin y la delegación de Crimea, compuesta por los dirigentes de la península, procedieron a firmar el 18 de marzo el tratado internacional por el cual Crimea y Sebastópol pasan a formar parte de la Federación Rusa. La reunificación queda ahora pendiente solo de la aprobación del Parlamento ruso y el visto bueno del Constitucional, trámites que se realizarán en los próximos días.

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, William Hague señaló el martes que el presidente ruso Vladímir Putin "ha elegido el camino del aislamiento" al haber aprobado la incorporación de Crimea a Rusia y advirtió que Moscú puede utilizar cualquier provocación en Ucrania para una mayor escalada militar en este país. El primer ministro canadiense, Stephen Harper, declaró que su país no reconocerá los resultados del referéndum que calificó de “ilegítimo”.

Aleksander Turchinov, flamante presidente
interino de Ucrania hasta que se
realicen elecciones.
El pasado 22 de febrero, en Ucrania se produjo un cambio de régimen que puede calificarse de golpe de Estado. El Parlamento ucraniano depuso al corrupto presidente Víctor Yanukóvich, enmendó la Constitución y fijó las elecciones presidenciales anticipadas para el próximo 25 de mayo. Conforme a la Constitución, el flamante presidente del parlamento ucraniano, Aleksandr Turchinov (49), un allegado de la líder opositora Yulia Timoshenko (ella estaba en prisión hasta la destitución de Yanukóvich), fue electo presidente interino, con una amplia mayoría.

Ante esta situación, el Parlamento de Crimea convocó para el 16 de marzo un referéndum de autodeterminación que tuvo una participación del 83,1%. Según datos definitivos, el 96,77 % de los electores votó a favor de la adhesión de Crimea a Rusia.

Manifestantes prorrusos celebran el triunfo de
la anexión tras el referéndum.
El presidente Vladímir Putin declaró que la consulta popular es legítima y se ajusta al derecho internacional, y promulgó un decreto que reconoce a Crimea como Estado independiente.

"La declaración de independencia unilateral de Crimea y la integración decretada hoy por la Federación de Rusia son unos golpes inaceptables a la integridad territorial de Ucrania", coincidieron el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y la canciller alemana, Angela Merkel, en una comunicación telefónica, cuyo contenido fue difundido por Berlín. Ambos señalaron también que el referéndum que se celebró el domingo pasado "va en contra de la Constitución ucraniana y del derecho internacional", según precisó el vocero del gobierno alemán, Steffan Seibert.

Según el secretario general del Gobierno de Japón, Yoshihide Suga, Tokio no reconoce la consulta popular en Crimea ni sus resultados. “Este referéndum no tiene valor jurídico y nuestro país no reconoce sus resultados. Japón exige que Rusia respete el derecho internacional así como la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y no proceda a la adhesión de Crimea”, dijo.

La Rada, el Parlamento de Ucrania.
Luego del referéndum del domingo 16 de marzo que dio como resultado una abrumadora mayoría a favor de la separación de Crimea de Ucrania y la anexión a Rusia, la Rada, el Parlamento ucraniano aprobó el lunes 17 una movilización parcial de las tropas para hacer frente a "la injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania".

Una  mayoría de 275 diputados aprobó esta movilización de tropas pedida por el presidente interino Aleksandr Turchinov debido también "al agravamiento de la situación política en el país". Hubo 33 diputados que no participaron en la votación, y ninguno votó en contra.

El acuerdo de anexión firmado ayer fue rubricado en el Kremlin por el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el primer ministro de Crimea, Serguei Aksyonov; el jefe del Parlamento, Vladimir Konstantinov, y el jefe de la ciudad de Sebastopol, Alexei Chaly, que se integrará en Rusia como ciudad federada. Tras la firma, tanto Crimea como Sebastopol, donde tiene su base la flota rusa del mar Negro, se convirtieron automáticamente en sujetos de la Federación Rusa. Crimea tiene unos dos millones de habitantes, de los cuales cerca del 60 por ciento es ruso, el 24% ucraniano y el 12% tártaro.

Toman cuarteles ucranianos en Crimea
A primera hora de este miércoles, soldados ucranianos se vieron obligados a abandonar el cuartel general de la Armada ucraniana en la ciudad de Sebastopol, en la Península de Crimea, después de que una multitud de civiles, algunos enmascarados y entre ellos mujeres, irrumpiera tras un mitin.

Cuartel de la Armada ucraniana en Sebastopol
tomado por los rebeldes prorrusos este
miércoles por la mañana.
Los efectivos ucranianos, que aparentemente se rindieron, fueron concentrados en pequeños grupos y salieron del recinto acompañados por supuestos "activistas de las autodefensas de Crimea".

"Había gente enmascarada y otros no, pero no hombres armados", dijo Vladislav Selezniov, portavoz del Ministerio ucraniano en Crimea. "Está claro que nuestros oficiales no iban a usar la fuerza contra mujeres", enfatizó el portavoz.

Asimismo, fuerzas prorrusas en Crimea derribaron con un tractor la puerta de la base naval ucraniana de Novoozerne y tomaron el control de entrada, anunció el miércoles un portavoz del Ministerio ucraniano de Defensa. A continuación, los 'soldados prorrusos' detuvieron su avance, dijo Vladislav Seleznev en su página de Facebook, y agregó que se enfrentaron con el ejército ucraniano armado.

Los efectivos ucranianos en Crimea se
rindieron ante el avance de la multitud que
tomó los cuarteles el 19 de marzo.
Poco después del asalto civil en Sebastopol, el comandante de la Flota rusa del Mar Negro, vicealmirante Alexándr Vitko, llegó al cuartel general de la Armada ucraniana en Sebastopol para negociar con sus mandos, después de que la multitud irrumpiera en el recinto, plantara la bandera rusa y cantara el himno ruso.

Los asaltantes colocaron la bandera rusa en el asta de la base, tras arriar la ucraniana, y después cantaron el himno ruso. En la fachada del edificio hicieron una pintada con grandes letras: "La Fuerza Naval ucraniana contra el fascismo. Nosotros, por la paz", mientras a la entrada del recinto continuaba el mitin.

Selezniov indicó que durante la noche en las otras unidades militares ucranianas emplazadas en Crimea no se registraron incidentes. "En todas partes intentan convencer a nuestros militares de que se pasen a la Flota rusa del Mar Negro o de que se marchen a la parte continental de Ucrania", agregó.

Ucrania denunció que un suboficial de sus fuerzas armadas murió tiroteado por “presuntos soldados rusos” en una base en Simferópol, incidente en que el también resultó herido un capitán ucraniano.

El discurso de Putin
En el discurso pronunciado el martes 18 de marzo en la Sala de San Jorge del Kremlin antes de la firma, Vladímir Putin había asegurado que Crimea es “tierra santa rusa” y opinado que, en Ucrania, Estados Unidos y sus socios occidentales se pasaron de la raya. “Todo tiene un límite” y Washington “lo traspasó” en el país vecino, señaló, acusándolo de estar acostumbrado a actuar según la ley del más fuerte.

Vladímir Putin durante su discurso de
anexión de Crimea.
Putin recordó que precisamente en Crimea el príncipe Vladimiro fue bautizado, comenzando así la cristianización de Rusia, y que en la península los rusos escribieron páginas heroicas de su historia. Se refirió asimismo al traspaso a Ucrania de provincias del sur de Rusia después de la revolución bolchevique, a lo que siguió la entrega de Crimea, que se hizo en 1954 sin consultar al pueblo. Ese “robo a Rusia” se hizo sin siquiera cumplir con las formalidades legales que exigía la Constitución de la época. Verdad es que, reconoció, en aquellos tiempos se trataba de un acto prácticamente formal, porque se realizaba en el interior de un gran país y nadie se podía imaginar que algún día Rusia y Ucrania se separarían.

El líder ruso defendió la legalidad del referéndum celebrado en Crimea el domingo pasado e insistió en que la consulta se hizo en concordancia con el derecho internacional. Al respecto, citó textualmente documentos de la ONU y de Estados Unidos relativos a Kosovo e insistió en el paralelismo de la situación de Crimea y la de ese territorio, que entonces era una provincia de Serbia.

Cuando Kosovo se independizó de Serbia
fue legal para la mayoría de las naciones.
En particular, citó en primer término un dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de la ONU del 22 de julio de 2010 sobre el caso kosovar, en el que se afirma que “de la práctica del Consejo de Seguridad no se desprende ninguna prohibición general a la declaración unilateral de independencia” y que “el derecho internacional no contiene ninguna prohibición aplicable a la declaración de independencia”.

En segundo, reprodujo dos frases del memorando fechado el 17 de abril de 2009 que Estados Unidos presentó a dicho tribunal en relación a Kosovo: “las declaraciones de independencia pueden contradecir, y con frecuencia así sucede, las leyes internas; sin embargo, ello no significa que se esté violando el derecho internacional”.

“Nuestros socios occidentales encabezados por Estados Unidos prefieren guiarse en política internacional por el derecho del más fuerte, creen que solo ellos pueden tener la razón. Aquí y allá utilizan la fuerza contra países independientes, hacen aprobar las resoluciones que necesitan de las instituciones internacionales o simplemente las ignoran, como lo hicieron en Yugoslavia”, manifestó Putin, que enumeró también Afganistán, Irán y “la clara violación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia”. Sobre esta última, el líder ruso sostuvo que Naciones Unidas decretó una zona de no vuelo pero Washington se arrogó el derecho a bombardear el país. La resolución 1973 también autorizaba “el uso de todos los medios necesarios para proteger los civiles, excluida la ocupación”.

Putin durante su discurso del 18 de marzo de
2014: "Rusia no podía abandonar a los crimeos,
tenía la obligación de ayudarlos; lo contrario,
habría sido una traición", señaló.
“A Rusia siempre la han engañado”, se lamentó Putin. “Lo hicieron, por ejemplo, cuando en tiempos de Mijaíl Gorbachov prometieron que la OTAN no se ampliaría hacia el Este”.

Putin afirmó que después del golpe de Estado que se dio en Kiev y de la política emprendida por las nuevas autoridades, Rusia “no podía abandonar” a los crimeos, tenía la obligación de ayudarlos; lo contrario, señaló, habría sido “una traición”. Pero, según su punto de vista, no se trata de una anexión ni de una invasión —“¿dónde ha habido una invasión sin enfrentamientos ni víctimas?”, inquirió— y recordó que no había hecho uso de la autorización parlamentaria de enviar al Ejército. Simplemente no era necesario, explicó, pues los soldados rusos ya estaban en la península “de acuerdo con un tratado internacional” y aunque reforzó su presencia ni siquiera llegó al límite de efectivos permitidos por ese tratado, que es de 25.000 uniformados. Para Rusia, de lo que se trata es de una reunificación.

La “política de contención de Rusia, que se aplicaba en el siglo XVIII, y en el XIX, y en el XX continúa hoy. Constantemente intentan arrinconarnos porque tenemos una posición independiente, porque la defendemos, porque llamamos las cosas por su nombre y no recurrimos a la hipocresía. Pero todo tiene su límite. Y en el caso de Ucrania nuestros socios occidentales pasaron la raya, se comportaron de manera grosera, irresponsable y no profesional”, espetó.

Putin con Vladimir Konstantinov (Jefe del
Parlamento); Serguei Aksyonov (primer Ministro
de Crimea) y Alexei Chaly (Intendente de
Sebastopol) durante la firma
por la reunificación.
“Sabían perfectamente que en Ucrania y en Crimea viven millones de rusos. ¿Hasta qué punto hay que perder la intuición política y el sentido de la medida para no prever todas las consecuencias de sus acciones? Rusia se vio en un punto del que no podría retroceder. Si se aprieta un resorte hasta el fondo, terminará por saltar. Hay que tener siempre en cuenta esto”, advirtió. Ahora lo que se necesita es terminar con las reacciones “histéricas, renunciar a la retórica de la guerra fría y reconocer una cosa evidente: Rusia es un participante activo e independiente en la arena internacional y como otros países posee sus intereses nacionales que hay que tener en cuenta y respetar”.

Finalmente, Putin agradeció la posición de China y la India y pidió apoyo al pueblo de Estados Unidos y a Europa, especialmente a Alemania. Al respecto recordó que Rusia apoyó incondicionalmente la reunificación alemana al final de la era soviética en circunstancias en las que había países teóricamente aliados que no estaban por la labor.

La firma se realizó al finalizar el discurso del presidente en el Kremlin ante los representantes de las dos cámaras del Parlamento, los gobernadores y los miembros del gobierno ruso, marcado por el patriotismo y el antioccidentalismo.

El Referéndum de Crimea
El domingo 16 de marzo 96,77 por ciento de los electores crimeos votaron separarse de Ucrania e integrarse a Rusia.

Mapa de las batallas de la Guerra de
Crimea. Clic para aumentarlo.
Crimea está vinculada a Rusia desde 1783 por un decreto de la emperatriz Ekaterina II (1783). La estratégica península fue el escenario entre 1854 y 1856  de la Guerra de Crimea  entre rusos por una parte y una coalición anglo-francesa, turco-otomana y piamontesa por la otra, donde murieron más de 300 mil personas en total.

La península de Crimea tuvo estatus de República Popular tras la Revolución de Octubre, y en 1918 adoptó el nombre de República Socialista Soviética de Tavrida dentro de la Federación eurasiática.

Fue ocupada por la contrarrevolución y recuperada con posterioridad por el Ejército Rojo, y convertida en 1921 en República Autónoma Soviética de Crimea. 

En 1941, Crimea fue invadida por el Ejército alemán, que ocupó completamente la república tras la caída de Sebastopol, en julio de 1942, y la retuvo hasta la primavera de 1944, cuando la Unión Soviética  recuperó el territorio. Stalin acusó a todos los tártaros de Crimea  de colaboracionismo con los ocupantes nazis (en realidad los habían libertado del pesado yugo comunista), castigándolos con deportaciones masivas a Asia Central, en un proceso conocido como Sürgün. La deportación comenzó el 17 de mayo de 1944 en todas las localidades habitadas de Crimea. Más de 193.865 hombres, mujeres y niños tártaros de Crimea fueron deportados. Así mismo, la categoría de república autónoma fue rebajada a la de óblast (división administrativa equivalente a una provincia).

La Conferencia de Yalta fue en Crimea.
Sentados, Churchill, Roosevelt y Stalin.
Crimea fue escenario de la Conferencia de Yalta, la reunión que mantuvieron durante la Segunda Guerra Mundial (del 4 al 11 de febrero de 1945) José Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, como jefes de gobierno de la URSS, del Reino Unido y de Estados Unidos, respectivamente. Suele considerarse como el comienzo de la Guerra Fría y el reparto del mundo entre las potencias.

Perdió su estatus autonómico en 1945, cuando pasó a formar parte de la Federación como una región, mientras que en 1948 la ciudad de Sebastopol, sede de la Flota rusa del mar Negro, obtuvo rango de centro administrativo y económico independiente.

Una iniciativa del jefe de Estado Nikita Jruschev (nacido en Ucrania), aprobada por el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, cedió Crimea en 1954 a la entonces República Socialista Soviética de Ucrania.

Un capricho de Nikita Jruschev
(1894-1971), premier de la URSS,
le quitó Crimea a Rusia y se
la cedió a Ucrania en 1954.
Ante la inminente desintegración de la Unión Soviética, en 1991, Ucrania declaró su independencia, mientras que la URSS se disolvió en diciembre de ese mismo año. Crimea quedó bajo la órbita administrativa del gobierno de Kiev, aunque procuró mantener su autonomía.

Al aprobarse una nueva Constitución (1992), el territorio pasó a denominarse República de Crimea, con la nueva figura del presidente, hasta que en 1995 Ucrania tomó control de la región y fueron abolidas todas las instituciones surgidas hasta esa fecha.

Una nueva Carta Magna (1998) definió al territorio como República Autónoma de Crimea dentro de Ucrania.

Durante las elecciones presidenciales de 2012, el Partido de las Regiones, de Víktor Yanukóvich, obtuvo en la península un respaldo de 61,13 por ciento en primera vuelta y 78,24 en la segunda ronda.

Destituido el corrupto mandatario por el golpe de Estado constitucional en Kiev, el Consejo Supremo (Parlamento) de Crimea nombró el pasado 27 de febrero a un nuevo primer ministro, en desconocimiento a las autoridades golpistas.

La República Autónoma de Crimea y Sebastopol.
También se decretó la disolución de todas las unidades del Ejército ucraniano en territorio peninsular, y se nacionalizaron todas las dependencias judiciales y gubernamentales que antes respondían a Kiev, con sus recursos económicos incluidos.

Con posterioridad, por votación unánime convocaron a un referendo para el 16 de marzo sobre el estatus de la república y adoptaron una declaración de independencia, unido a una petición de adhesión a Rusia, aprobada finalmente por el 96,77 por ciento de los electores que significaban el 83% del padrón electoral.

Muchos obstáculos debieron ser vencidos para llegar a este momento, desde la amenaza militar contra la península, el intento de disolución desde Kiev del Parlamento crimeo, el bloqueo del servidor del registro electoral y hasta un ataque cibernético desde Estados Unidos al sitio oficial del referendo.

Un grupo de Autodefensa en Sinferópol, Crimea,
con escudos pintados con los colores de la
bandera de la República Autónoma, el 2
de marzo de este año.
Washington presentó un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU para prohibir el ejercicio comicial, pero Rusia lo anuló mediante su derecho al veto.

Como última maniobra, el 13 marzo, la Suprema Rada (Parlamento ucraniano) aprobó la designación de un nuevo Tribunal Constitucional, y 24 horas después este jurado se apresuró a considerar ilegal el referendo por no incluir a todas las regiones de Ucrania.

En respuesta, el Parlamento crimeo destacó el antecedente de Kosovo al aprobar en sesión extraordinaria una declaratoria independentista, como paso previo a la celebración del ejercicio comicial sobre el estatus de la región.

"Tomando en consideración la confirmación del estatus de Kosovo por la Corte Internacional de Justicia de la ONU del 22 de julio de 2010, que afirma que la declaración unilateral de independencia de una parte del Estado no viola ninguna norma internacional, tomamos esta decisión", expresaron los parlamentarios.

Bases militares en la península de Crimea.
En este escenario, hay un condimento especial. Crimea nunca renunció a su cercanía política con Rusia. No es un detalle menor el que la Flota Rusa se ubique en la base militar del puerto de Sebastopol, instalada allí tras un acuerdo de 1995 alcanzado por los entonces presidentes de Rusia, Borís Yeltsin, y Ucrania, Leonid Kuchma.

La base militar de Crimea es clave para Rusia por su ubicación estratégica sobre el Mar Negro, además de que es donde entrenan las sofisticadas fuerzas submarinas de ese país. En 1997, Moscú y Kiev acordaron que el primero se quedaría con tres bahías por un período de 20 años a cambio de una paga anual de 100 millones de dólares. En 2010, dicho acuerdo se prolongó hasta 2042.

En Ucrania, son muchas las provincias que tienen una simpatía hacia Rusia, pero el caso de Crimea es distinto. Los habitantes de la península siempre se sintieron más bien rusos, o al menos, no parte de Ucrania. Eso se vio reflejado en sus gobernantes, a pesar de que el cargo de primer ministro era designado desde Kiev.

¿Quién es Yanukovich?
En su juventud Víktor Yanukóvich estuvo dos veces en la cárcel cumpliendo condenas por cometer delitos comunes. Las dos penas lo condenaron a un total de 5 años de cárcel.

Víktor Yanukóvich, en una foto
del 27 de abril de 2010.
El 15 de diciembre de 1967 los tribunales lo condenaron a 3 años de prisión por delito de atraco, según el artículo 141 del Código penal de la RSS de Ucrania, como miembro de la banda criminal “Pivnovka”. Su pena fue rebajada a 1,5 años con motivo del 50 Aniversario de la Revolución Bolchevique de Octubre, pero el 8 de junio de 1970 fue condenado de nuevo, esta vez por el artículo 141 del Código penal, a dos años de prisión por causar graves heridas corporales en una riña.

Con esta biografía, Yanukóvich es considerado un duro y está acostumbrado a lidiar con poderosas mafias. Yanukovich a la edad de 64 años detonó una oleada de protestas al bloquear un acuerdo con la Unión Europea en noviembre de 2013, y la disconformidad se expandió rápidamente a otras cuestiones, como la corrupción, las violaciones a los derechos humanos y que era un títere de los rusos.

Galeón pirata en el lago de la mansión de
Yunakóvich, de 140 hectáreas.
Tras su derrocamiento, los ucranianos descubrieron las excentricidades del presidente destituido, en su mansión tiene interiores de mármol, un campo de golf adornado con estatuas de caballos, conejos y ciervos, grifería de oro y hasta cocheras repletas de autos de colección.

Ucranianos forman fila para ver el lujo en el
que vivía el derrocado Yunakóvich.
Su propiedad está situada a 15 kilómetros de Kiev y percibida como un símbolo de la corrupción del régimen. El salario de Yanukóvich era de unos 100.000 dólares al año, pero el lujo del inmueble señala claramente una riqueza mucho mayor. La construcción del palacete y sus instalaciones podría haber requerido una inversión de 1.000 millones de dólares y que solo su mantenimiento tiene un coste mensual de cerca de un millón.

Tras la huida del presidente, miles de opositores y curiosos viajaron hasta Mezhigorie, la lujosa y ya mítica residencia presidencial de 140 hectáreas. Sobre la mesa, encontraron carísimas botellas de whisky y vino con su imagen. La casa, de estilo ruso, tiene un lago artificial con un falso galeón pirata de la época isabelina reconvertido en restaurante, un invernadero-zoológico lleno de animales exóticos y hasta un campo de golf privado.

Una de las salas del palacete de Yanukóvich.
En el interior, los visitantes apenas daban crédito a las barrocas salas decoradas con iconos de oro y armaduras antiguas. Varias cajas sobre los suelos de mármol apuntaban a una precipitada salida de los habitantes.

En su mansión, la opulencia y el mal gusto se mezclan a cada paso. Uno de los mejores ejemplos es el inodoro en forma de trono, con dos cabezas de tigre que hacen de apoyabrazos. Los periodistas revisaban numerosos documentos en su casa que parecían mostrar a un líder con una riqueza exorbitante mientras su país solicitaba préstamos de rescate tanto a Occidente como a Rusia.

Un opositor agita una bandera de la Unión
Europea ante la fachada de la residencia
del derrocado mandatario.
Muchos de los documentos financieros y de otra índole fueron quemados, mientras que otros fueron arrojados en un lago antes de que Yanukóvich abandonara la custodiada residencia y huyera a Jarkiv (este del país), donde su base de apoyo es más fuerte, ahora está oculto en Rusia. Los buzos recuperaron muchos de los documentos y activistas opositores los pusieron a secar. Uno es un recibo por 12 millones de dólares en efectivo. Otro, una factura de un pago de 10 millones. Se gastaron unos 110.000 dólares en cortinas para un salón llamado “Vestíbulo de los Caballeros”, y en plantas, 1,5 millones de dólares. La decoración en madera de varios salones (un comedor y un salón de té) costó 2,3 millones de dólares. De manera notable, se pagaron 115.000 dólares por una escultura de un jabalí, posiblemente para Yanukóvich, a quien le encanta la caza y un documento que dice “Pago de soborno: 4.000 dólares”. Estos son algunos de los gastos detallados en documentos financieros encontrados en la residencia abandonada del corrupto presidente Víktor Yanukóvich, ocupada ahora por manifestantes después de que el líder huyera de la capital.

En la mansión se encontraron lingotes de
oro con el rostro del ex presidente.
El edificio principal, estilo palacio barroco, es todo de mármol, en cajones se hallaron lingotes de oro con el rostro de Yunakóvich. Entre divertidos y furiosos, algunos posaban delante de falsas columnas griegas, o fotografiaban con los teléfonos, la colonia de faisanes de colección del dueño, algunos importados de Sumatra o Mongolia.

La propiedad también tenía un helipuerto, varios establos, un garaje que contiene un museo de vehículos militares soviéticos y otro de vehículos civiles.

Yanukóvich coleccionaba toda clase de
vehículos, aquí parte de la misma.
Su residencia en Mezhigorie junto al río Dniéper, se había convertido para muchos ucranianos en símbolo de una gestión corrupta. Yanukóvich nunca quiso responder preguntas sobre la propiedad, diciendo que vivía en una casa modesta en un terreno pequeño. Algunos han pedido la mansión sea convertida en un hospital, un sanatorio e incluso un “museo de la corrupción”.

En los jardines había esculturas de caballos,
conejos y ciervos.
“Esto hace que sienta que ha valido la pena” la lucha contra el Gobierno, decía Bogdan Panchyshin, tendero de Lvov. “Si el centenar de personas que han muerto pudieran ver esto creo que dirían lo mismo”, comentaba vestido aún con un chaleco antibalas.

“Esto debería convertirse en un orfanato, un hospital o algo para la gente muerta o herida en las protestas”, opinaba Víktor Kovalchuk, mecánico de 59 años. “Después de todo, se ha construido con nuestro dinero”.

Ucrania pierde una provincia y Rusia marca el paso
El depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich se oponía a un mayor acercamiento de Ucrania a la OTAN y a la Comunidad Europea. Por ende, en febrero pasado fue derrocado por las masivas manifestaciones en contra de su gobierno, aliado con el ruso Vladimir Putin. Así que, Crimea nombró de facto como primer ministro al pro ruso Serguei Aksionov, quien no fue reconocido por el nuevo Parlamento golpista ucraniano.

Arseniy Yatseniuk, primer
Ministro interino de Ucrania 
se 
enfureció cuando los crimeos
realizaron el referéndum.
El referendo realizado con la participación de 1.274.096 votantes (83,1 por ciento del padrón) concluyó con el 96,77 por ciento de respaldo a la separación de la península en relación con Ucrania y su adhesión a Rusia como sujeto territorial.

Su efecto en el primer ministro interino de Ucrania, Arseniy Yatseniuk, le hizo abandonar en la misma fecha del referendo la compostura diplomática que le caracteriza y asumió un inusual tono amenazador contra las autoridades crimeas, reacias a reconocer a los gobernantes de Kiev tras el derrocamiento del presidente electo, Víktor Yanukóvich.

Visiblemente irritado por el ejercicio comicial en la península sur oriental de Crimea, el jefe provisional de Gobierno advirtió que las autoridades castigarán a los provocadores que hicieron caso omiso de la integridad de Ucrania. “Ese referendo no es legítimo, se asemeja a un espectáculo circense”, espetó ante las cámaras de televisión.

Manifestantes sostienen banderas rusas
frente al Parlamento de Crimea.
“Vamos a encontrarlos a todos en uno o dos años y los juzgaremos en los tribunales ucranianos e internacionales. ¡La tierra arderá bajo sus pies, haremos todo lo posible para que cada uno de ellos, que se sienten protegidos por la Federación de Rusia, sea castigado!”, enfatizó enfurecido.

Desde el punto de vista militar, el Kremlin ha respondido a un auge de la presencia de fuerzas de la OTAN en las cercanías de sus fronteras, incluido el mar Negro, con la movilización de más de 150 mil efectivos de todas las armas en el centro y oeste de su territorio. Igualmente ha realizado demostraciones de la efectividad de su armamento estratégico, que la prensa internacional interpreta como una advertencia a sus interlocutores.


El Kremlin ha movilizado más de 150 mil
efectivos de todas las armas para demostrarle
a la OTAN que está hablando en serio.
Ucrania se adhirió al Tratado de No proliferación de Armas Nucleares el 16 de noviembre de 1994, y el 5 de diciembre de 1996 firmó el llamado Memorando de Budapest con los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU como garantes. El actual gobierno ucraniano que depuso a Yanukóvich planea poner misiles nucleares en el país.

El martes 18 ha sido un día histórico para los rusos no solo porque se han hecho de nuevo con Crimea sino también porque han vuelto a considerarse ciudadanos de una gran potencia, calidad que Rusia había perdido incluso ante ella misma y que ahora cree haber recuperado.

Los artífices de la reunificación con Rusia
de Ucrania y Sebastopol.
En este contexto, el Centro Nacional de Estudios de Opinión Pública de Rusia informó que el 71,6 por ciento de los ciudadanos (cifra récord en tres años) aprueban la gestión del jefe del Kremlin.

Por una parte Rusia se ha anexionado parte del territorio de un estado vecino sin acuerdo internacional, lo que vulnera la legalidad de la ONU, pero por otro lado vuelve a su ser un contencioso creado por la veleidad de Nikita Jruschev, ucraniano y premier de la URSS tras el gobierno de Stalin, que "regaló" la península de Crimea a Ucrania en 1954.

Y si la situación está muy tensa, aún queda pendiente otro tema: ¿por qué Moscú ha optado por formalizar la anexión de Crimea y no ha hecho otro tanto con Abjazia y Osetia del Sur?

No hay comentarios:

Publicar un comentario