HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


jueves, 16 de octubre de 2014

AL NASLAA ROCK, UNA OBRA DE LA NATURALEZA

Esta gran roca se encuentra en el oasis Tayma, en Arabia Saudita. Con una hendidura que la parte perfectamente por la mitad y la hace verse espectacular.

La roca Al Naasla cortada en dos, permanece
imperturbable a través de los siglos.
Los descubrimientos arqueológicos muestran que en tiempos antiguos la zona donde se encuentra la roca de Al Naslaa estuvo habitada al menos desde el siglo VI a. C.. De hecho, la roca tiene una buena cantidad de petroglifos con animales y símbolos extraños.

Al Naasla tiene petroglifos con animales
y símbolos extraños.
Charles Hubert descubrió en el año 1883 la llamada Estela de Teima, que contiene la lista de los dioses adorados en la ciudad en el siglo VI a. C. Actualmente se encuentra en el Louvre. Tayma fue un lugar importante de encuentro de comerciantes y caravanas. Se conservan cerca de 15 kilómetros de murallas de unos 8 metros de anchura. 

Y aunque parezca que alguien se encargó de partirla, la hendidura de la roca surgió de manera natural. Lo más probable, es que el suelo se moviera ligeramente debajo de uno de los dos soportes y se dividió la roca hace miles de años.

Situación del oasis de Tayma, en el
noroeste de Arabia Saudita.
El oasis de Tayma anteriormente fue un vasto oasis históricamente habitado con una fortificación rodeada de un muro de piedra y barro sobre una colina, que controlaba las rutas comerciales que atraviesan el desierto entre las localidades de Yathrib (Medina) y Dumah. Hoy es un sitio arqueológico de 500 hectáreas que se encuentra a 220 kilómetros de la ciudad de Tabuk, a 400 km. de Medina y a 830 metros sobre el nivel del mar.

Otra imagen de la roca Al Naasla con
su peculiar hendidura.
El pozo de agua de Tayma se llama Bir Haddaj, cayó en desuso por muchos siglos. En 1953, el rey Saud colocó 4 bombas de agua en el oasis y reactivó toda la zona para la escasa agricultura.

En 2010, la Comisión Saudí para el Turismo y las Antigüedades anunció el descubrimiento de una roca cerca de Tayma con una inscripción jeroglífica del faraón Ramsés III.

No hay comentarios:

Publicar un comentario