HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


lunes, 28 de noviembre de 2016

HACE 120 AÑOS SE PRODUJO UNO DE LOS PRIMEROS ENCUENTROS CON EXTRATERRESTRES

Sucedió en Lodi, California, donde dos testigos estuvieron cerca de ser abducidos y observaron tres seres humanoides de gran estatura y a su aeronave, el 25 de noviembre de 1896 y el hecho fue publicado en varios diarios californianos a partir del 27 de noviembre.

Retrato del coronel H. G.
Shaw (1843-1907).
El coronel Henry Glenville Shaw, un veterano de la Guerra Civil norteamericana y su amiga Camille Spooner viajaban en un carruaje cuando se encontraron con los extraños seres que llevaban en sus manos lámparas en forma de huevo que brillaban. Ellos intentaron llevarlos a su nave, pero finalmente desistieron, y se alejaron volando hacia su vehículo aéreo que tenía forma de cigarro. Este Encuentro Cercano del Tercer Tipo fue publicado en el periódico Stockton Evening Mail (fundado en Stockton en 1892), del 27 de noviembre de 1896, y al día siguiente, en el diario Stockton Daily Independent (fundado en 1861).

El curioso caso llegó a conocimiento de los periódicos de la ciudad de Stockton, California, donde residía el coronel Henry Glenville Shaw (1843-1907), uno de los testigos.

Tres visitantes extraños
Así tituló el Stockton Evening Mail lo que les relató el coronel H. G. Shaw. A continuación, un resumen de la noticia:

Misteriosa aeronave que fue vista en
Sacramento, San Francisco y otras ciudades
a partir del 19 de noviembre de 1896 en
adelante. La descripción corresponde a
centenares de testigos oculares.
Durante más de una semana los periódicos de toda la región han estado reportando la presencia de una supuesta nave o máquina voladora, que muchas personas de renombre afirman haber visto en varias ocasiones en los cielos por la noche. Si realmente o no hay un artilugio como ese navegando por el aire el periódico no lo puede determinar de manera satisfactoria, pero algunos de los periódicos han tomado el asunto en serio y otros han estado dispuestos a arrojar luz de las declaraciones. Un par de abogados de San Francisco se han asegurado un montón de publicidad gratuita, alegando tener clientes que han inventado y probado naves con éxito, y los periódicos han llenado varias columnas que hablan sobre el misterio aéreo.

El coronel Henry Glenville Shaw y Camille
Spooner, en el camino se toparon con tres
visitantes humanoides.
Este periódico hace la declaración anterior simplemente a modo de prólogo a una historia más notable que se relaciona con el coronel H. G. Shaw, de esta ciudad, antes de la redacción de esta noticia. El Coronel Shaw está abocado actualmente en la preparación de una muestra de la Asociación Comercial de Stockton que se mostrará en la Feria de cítricos, que se celebrará en Fresno durante el próximo mes. El caballero fue muy reticente a relatar la circunstancia, ya que él dijo que no tenía idea de que sería creído por nadie, y él era reacio a comparecer ante la opinión pública como un novelista o como un hombre que había mirado el cordón de los zapatos cuando estaba la luz roja. Cuenta la historia de la siguiente manera:

Ubicación de Lodi, California, en
los Estados Unidos.
“Si no fuera por el hecho de que no estaba solo cuando fui testigo del extraño espectáculo nunca lo habría mencionado en absoluto. El miércoles por la tarde salí de Lodi y Lockeford en compañía de Camille Spooner, una joven recién llegada de Nevada. Me fui a los lugares mencionados en la búsqueda de material para montar una exposición para representar este condado en la Feria de Cítricos de Fresno. Debo juzgar que salimos de Lodi poco antes de las 6 de la tarde, y cabalgamos en silencio cuando el caballo se detuvo de repente y dio un bufido de terror”.

Tres seres de 2,13 metros de estatura
aparecieron el 25 noviembre de 1896
en Lodi, California
.
“Mirando hacia arriba vimos tres seres extraños. Se parecían a los humanos en muchos aspectos, sin embargo no se parecían a nada que yo había visto en mi vida. Tenían casi o completamente siete pies de alto (2,13 metros) y muy delgados. Los dos estábamos un poco sorprendidos, como puede fácilmente imaginar, y el primer impulso fue el de correr. El caballo, sin embargo, se negó a moverse, y cuando vimos que estábamos siendo observados más con un aire de curiosidad que otra cosa, llegamos a la conclusión de salir e investigar. Me acerqué a donde estaban las extrañas personas y les pregunté de dónde eran. No parecían entenderme, pero empezaron – bueno, a “gorjear” expresa mejor que hablar. Sus palabras, si ustedes quieren llamarlas así, sonaban como un canto monótono, inclinado a ser gutural. Vi que era inútil intentar una conversación, así que me contenté con observarlos y examinarlos. Parecían tener mucho interés en nosotros mismos, el caballo y el carruaje, y escudriñaban todo con mucho cuidado”.

Pesaban menos de una onza cada uno
“Mientras estaban así comprometidos, también se me permitió inspeccionarlos. Como ya he dicho, eran de siete pies de altura y muy delgados. Me di cuenta, además, que sus manos eran bastante pequeñas y delicadas, y que sus dedos estaban sin uñas. Sus pies, sin embargo, eran casi el doble que los de un hombre común, a pesar de que eran estrechos, y los dedos de los pies también eran largos y delgados. Me di cuenta, también, que eran capaces de utilizar sus pies y los dedos lo mismo que un mono, de hecho, parecían tener un mejor uso de los pies que de sus manos. Actualmente descubrí que esto era probablemente una disposición de la naturaleza. Como uno de ellos se acercó a mí, extendí la mano para tocarlo, y colocando mi mano bajo su codo presioné suavemente hacia arriba, y he aquí lo levanté del suelo sin apenas esfuerzo. Debo juzgar que el peso específico de la criatura era de menos de una onza (28,3 gramos). Fue entonces cuando lo observé intentando captar la tierra con los dedos de los pies para evitar que lo levantara. Usted puede entender fácilmente que su peso ligero hizo necesaria una disposición de este tipo, o puede ser que perdiera la cabeza”.

El probable lugar del encuentro de Shaw y
Spooner con los tres seres, el canal de
irrigación de Woodbridge cerca de la
intersección de West Lodi Avenue con
la Lower Sacramento Road.
“No tenían ningún tipo de ropa, pero se cubrían con un crecimiento natural difícil de describir, no era pelo, tampoco era como plumas, pero era tan suave al tacto como la seda, y su piel era como el terciopelo. Sus rostros y cabezas estaban sin pelo, las orejas eran muy pequeñas, y la nariz tenía la apariencia de marfil pulido, mientras que los ojos eran grandes y brillantes. La boca, sin embargo, era pequeña, y me parecía que no tenía dientes. Eso y otras cosas me llevaron a creer que no comían ni bebían, y que la vida se sostenía por algún tipo de gas. Cada uno de ellos tenía bajo el brazo izquierdo una bolsa oscilante a la que se adjuntaba una boquilla, y cada poco tiempo uno u otro se colocaba la boquilla en su boca, y en ese momento escuché un sonido de escape de gas. Era mucho el mismo sonido que produce una persona en el inflado de una pelota de fútbol”.

De belleza indescriptible
“A partir de la descripción que doy no quiero que usted tenga la idea de que estas criaturas eran horribles. En apariencia eran marcadamente lo contrario. Estaban poseídos de una belleza extraña e indescriptible. Puedo expresarme de otra manera. Eran agraciados en un grado, y más divinamente hermosos que cualquier cosa que haya visto”.

El punto rojo en el mapa señala la ubicación
de Lodi, en el estado de California.
“La parte más extraña de la historia está aún por venir. Son las luces que llevaban. Cada uno tenía a la mano algo del tamaño de un huevo de gallina. Sosteniéndolos y abriendo parcialmente la mano, estas sustancias emitían la más notable luz intensa y penetrante que uno puede imaginar. A pesar de su intensidad no tuvo ningún efecto desagradable sobre nuestros ojos, y nos pareció que podíamos mirarla directamente. Me parecía ser una especie de mineral luminoso, aunque tenían el control total de la misma”.

Los 3 seres flotaron hacia una nave cigarro
que los esperaba sobre el agua, el 25
de noviembre de 1896.
“Por fin se cansaron de nosotros y de nuestro caballo y el coche, y luego uno de ellos, a una señal de alguien que parecía ser el líder, trató de levantarme, probablemente con la intención de llevarme lejos. Aunque yo no hice la menor resistencia no me podía mover, y, finalmente, los tres probaron sin el menor éxito. Ellos parecían no tener la potencia muscular fuera de ser capaces de mover sus propios miembros”.

Extraña nave aérea
“Bueno, después de tratar en vano de mover a cualquiera de los dos, se dieron vuelta en la dirección del canal Woodbridge, cerca del cual estábamos, y a medida que brillaban sus luces hacia el puente vimos un espectáculo sorprendente. Allí, descansando en el aire alrededor de veinte pies por encima del agua, estaba una nave inmensa. Era de 150 pies de largo (45,72 metros) por lo menos, aunque probablemente no más de veinte pies de diámetro (6 metros) en la parte más ancha. Era puntiaguda en ambos extremos, y fuera de un gran timón no había maquinaria visible. Los tres caminaron rápidamente hacia la nave, no como tú o yo caminamos, sino con un movimiento de vaivén, con los pies tocando el suelo sólo a intervalos de unos quince pies (4,5 metros). Los seguimos lo más rápidamente posible, y alcanzamos el puente cuando estaban a punto de embarcarse. Saltaron desde el suelo como resortes y luego flotaron elevándose hacia la aeronave, se abrió una puerta en un costado, y desaparecieron dentro. No sé de qué estaba construido el asunto, pero justo antes de que se encendiera lo golpeé con una piedra y no dio sonido. Pasó por el aire muy rápidamente y se expandió y contrajo con un movimiento muscular, y pronto se perdió de vista”.

El intento de abducción del 25 de
noviembre de 1896 en Lodi fracasó.
“Tengo una teoría, que, por supuesto, es sólo una teoría, que los que vimos eran habitantes de Marte, quienes han sido enviados a la Tierra con el propósito de obtener uno de sus habitantes. Me siento seguro al afirmar que las historias que han dicho ciertos abogados de San Francisco son falsas y torpes, y no se les debe dar crédito por ninguna persona”.

La explicación del coronel Shaw que, en su opinión, la nave había venido de Marte, era una teoría común para la época.

Los extraños seres vistos en Lodi, tenían
brazos muy largos con manos muy
delicadas y pequeñas.
Este caso inusual ocurrió el 25 de noviembre, y fue publicado el 27 de noviembre de 1896 en uno de los periódicos de la ciudad de Stockton, y luego en otros que repitieron la misma noticia.

No cabe ninguna duda que los privilegiados testigos tuvieron la visita de seres muy extraños, ajenos a nuestro planeta, ya que su masa era muy liviana, prácticamente rozando lo etérico, respiraban un gas que llevaban en bolsas y su lenguaje era semejante a un canto o gorjeo.

Por Alberto Seoane

No hay comentarios:

Publicar un comentario