HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


lunes, 1 de julio de 2013

ISLAS BRITÁNICAS DEL CANAL DE LA MANCHA SON OCUPADAS POR LOS ALEMANES

Las islas de Alderney, Guernsey, Jersey, Sark, Herm, Jéthou, Brecqhou y Lihou fueron territorios de Gran Bretaña ocupados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Mapa de las Islas del Canal que estuvieron
bajo dominio alemán durante cinco años.
Situadas en el Canal de la Mancha, frente a Francia, las islas son ocupadas por las tropas germánicas a partir del 30 de junio de 1940. casi 70.000 británicos que habitaban en ellas tienen que vivir bajo el gobierno alemán durante 5 años.

En la “Historia oficial” se enseña que los alemanes nunca pudieron ocupar Inglaterra, sin embargo lo hicieron, tomando estas islas y permanecieron en ellas hasta unos días después de la rendición de Alemania en 1945.

Cuando el ejército alemán amenazaba con ocupar las islas, quienes lo desearon fueron evacuados pocos días antes. Los isleños pensaban que Hitler se olvidaría de las islas y, si algo ocurría, el Gobierno británico acudiría decidido en su ayuda.

Seis aviones Heinkel bombardearon los
puntos estratégicos de Guernsey y Jersey
ya que Inglaterra no había avisado
que sus soldados abandonaron las islas.
En el momento en que Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania, el 4 de setiembre de 1939, el Almirantazgo Británico consideró las islas como indefendibles por encontrarse muy cerca a las costas francesas y por tanto al alcance de la aviación alemana. Las islas estaban en muy buena posición para vigilar el tráfico marítimo en el Canal, pero su defensa habría sido muy costosa para Gran Bretaña e imposible de mantenerla en el tiempo.   Por tanto, a pesar de la oposición de la mayoría de los altos oficiales, la decisión de no defenderlas fue tomada, aunque la desmilitarización fue mantenida en secreto.

Guernsey fue ocupada el 30 de junio
y Jersey el 1º de julio de 1940.
Hitler deseó ocuparlas por considerarlas estratégicamente valiosas para establecer una base avanzada de submarinos en el canal, privando a su vez a los británicos de un apoyo para acceder a las costas francesas. De suerte que el alto mando alemán proyectó su invasión con la denominada operación Flecha Verde (Grüne Pfeile).

Literalmente, Gran Bretaña abandonó a su suerte a la gran mayoría de los residentes en las islas del canal de la Mancha. En junio de 1940, todas las tropas británicas habían sido evacuadas de Alderney, Guernsey y Jersey, y trasladadas a Inglaterra. Se permitió decidir a los pobladores si evacuaban o permanecían en las islas. Guernsey evacuó a todos los niños en edad escolar, dándoles a los padres la opción de quedarse con sus hijos o evacuar con ellos. En Jersey la mayoría de los pobladores decidieron quedarse en la isla. El 21 de junio de 1940, comenzaron a llegar los primeros barcos para evacuar a la población, en momentos en que muchos todavía no habían decidido si irse o quedarse.

Una escuadra de Junkers Ju52 transportó
dos batallones de soldados alemanes
que ocuparon Guernsey.
La evacuación voluntaria de la población civil a Inglaterra se llevó a cabo de forma torpe hasta el 23 de junio. La primera partida de soldados había provocado mucho pánico, y en los muelles el nerviosismo era enorme. De una población civil de 42.000 habitantes, concentrados mayormente en su capital Saint Peter, 17.000 abandonaron Guernsey, incluyendo 5000 niños y los maestros de las escuelas. Pero sólo 6.600 de una población de 60.000 dejaron Jersey. En Alderney, con una población de 1.500, tan sólo siete personas optaron por alejarse de su isla natal. En Sark la autoridad recomendó a todos quedarse y así lo hicieron.

Por aquél entonces, los alemanes no estaban informados de la desmilitarización, y los resultados de la misma fueron trágicos. El 28 de junio, seis Heinkel bombardearon las bahías de Guernsey y Jersey sin encontrar resistencia alguna. Los vuelos de reconocimiento de los alemanes no les permitieron determinar de manera concluyente si las islas se encontraban desmilitarizadas o si serían defendidas, en consecuencia el los puertos de Guernsey y Jersey fueron bombardeados. Lo que parecía una hilera de camiones con tropas fueron camiones cargados con tomates para ser llevados a Inglaterra y fueron también bombardeados. En el transcurso del día murieron 33 civiles en Guernsey y 11 en Jersey.

Soldados alemanes esperan instrucciones
en el aeropuerto de Guernsey.
Dos días después, los británicos informaron oficialmente al Gobierno alemán, a través del embajador estadounidense en Berlín, que las islas habían sido desmilitarizadas. Las islas, Jersey (116 km²), Guernsey (78 km²), Alderney (7,8 km²), Sark (5,45 km²), quedaron a merced de los alemanes y tropas alemanas desembarcaron sin oposición dos días más tarde. 

La tarde del 30 de junio, una escuadra de la Luftwaffe con Junker Ju-52 transportó dos batallones que tomaron tierra en las pistas de Guernsey sin encontrar ninguna resistencia.

Lo primero que el Alcalde John Sherwill, el Fiscal General de la isla británica de Guernsey, ha sabido acerca de la ocupación alemana, ha sido una llamada telefónica que le ha avisado de que un avión Junker ha aterrizado en el pequeño aeropuerto el 30 de junio. Era el piloto de uno de los aviones de reconocimiento, el Capitán Liebe-Pieteritz que aterrizó en Guernsey. Poco después alguien ha llamado a su puerta: dos oficiales alemanes que admiraban las rosas de su jardín. Sherwill les invitó a tomar el té y realizó una rendición de lo más pacífica. Las banderas blancas ondearon en todos los edificios oficiales británicos a medida que las tropas alemanas fueron aterrizando sobre las Islas del Canal.

Soldado alemán monta guardia en el
Cuartel General de la RAF en Guernsey.
El primero de julio se arrojaban sobre la isla de Jersey copias del ultimátum alemán, firmadas por el general Wolfram von Ritchthofen, comandante de la Lutwaffe en Normandía; en tales octavillas se ordenaba a la población que pintase grandes cruces blancas en los puntos estratégicos del interior de la isla, y que se pusieran banderas blancas en los edificios públicos como señal de su rendición incondicional.

Ante la alternativa de un bombardeo masivo, el alguacil de Jersey, Alexander Coutanche, no le quedaba otra opción que obedecer. En las ventanas aparecieron todo tipo de banderas blancas, hechas incluso con ropa interior. En la isla de Jersey aterrizó otro avión alemán descendiendo un emisario que portaba un mensaje. El ultimatum entregado al Teniente Gobernador Major General J. Harrison y a las autoridades civiles de Jersey hizo que las autoridades se rindieran oficialmente a los solitarios pilotos.  

Un destino similar aguardaba a la isla de Alderney cuyo principal poblado es Saint Anne y a la de Sark los días 2 y 4 de julio. La operación Flecha Verde había sido un éxito completo.

Un policía británico le abre la puerta a Albrech
Lanz, comandante militar de la isla de Guernsey.
El gobierno designó a la 216ª División de Infantería para la ocupación de las islas. Dos batallones al mando del Mayor Albrecht Lanz fueron los encargados de la ocupación de Guernsey. Jersey se rindió el 1 de julio a dos destacamentos al mando del Capitán Erich Gussak, Alderney fue ocupada el 2 de julio; un pequeño destacamento se trasladó a Sark que se rindió oficialmente el 4 de julio. Los dos batallones de infantería establecieron puestos de observación y de artillería antiaérea y prepararon la llegada del resto de la división.

Tres semanas después de la invasión le ordenaron al Evening Post imprimir una edición diaria del Deustche Inselzeitung con su primera página escrita en alemán. El editor fue el Dr. Kindt.

Durante los cinco años de ocupación, unos 70.000 isleños británicos convivieron bajo la ocupación de una guarnición de 35.000 alemanes. Los comandantes militares alemanes fueron: desde octubre de 1941 a septiembre de 1943, el General de división Brich Müller ocupó este cargo. Le sucedió el Coronel (más tarde General de división) Graf Rudolf von Schmettow. En febrero de 1945, Schmettow fue reemplazado por el Vicealmirante Friedrich Hüffmeier, quien finalmente rindió las islas en 1945.
Soldados alemanes desfilan en St. Helier,
Jersey, detrás el Lloyds Bank.

A la Isla de Guernsey, con sus 44.000 habitantes de la época, pertenecen también Alderney, Sark, Herm, Jethou, Brecqhou, Burhou, Lihou y otros islotes, Pero, aunque la defensa de todas estas islas es responsabilidad del Reino Unido, no forman parte de él, sino que son parte de la Corona, como dependencia. Igualmente, a la Isla de Jersey con 41.101 habitantes censados por los alemanes el 10 de agosto de 1940, pertenecen otros islotes no habitados, como Minquiers, Écréhous, Pierres de Lecq, etc. 


En Guernsey los alemanes instalaron 15 baterías costeras, 5 en Alderney y 8 en Jersey. La batería más grande era la Batería Mirus que contaba con 4 cañones de 30,5 cm que pertenecieron al acorazado soviético Imperator Alexandr Troti. Las islas contaban además con enormes "Marinepeilstände" (torres de observación) para el control de fuego naval. Todo este complejo formaba parte de la Muralla del Atlántico. 

Churchill ordena torpes operaciones sobre las islas
Pasadas las primeras semanas de la ocupación, el Mayor Ambrose Sherwill, presidente del Comité de Control de Guernsey, pronunció una charla por radio dirigida a los isleños evacuados en el Reino Unido. En ella elogiaba la cortesía y la conducta correcta de las tropas alemanas: fue una victoria propagandística para los alemanes que indignó a muchos británicos.

El Primer Ministro Winston Churchill montó en cólera ante la impotencia británica y satisfacción alemana. No se resignaba a perder las islas, más por prestigio que por valor militar o estratégico. El 2 de julio le pidió al General Ismay preparar unos planes para matar o capturar a los invasores.

Monumento en la playa de la isla donde
Herbert Nicolle hizo su primer desembarco.
Así ordenó una incursión súbita a las islas el 6 de Julio de 1940 a cargo del 2º teniente Hubert Nicolle (1919-1998), un nativo de Guernsey que servía en el ejército británico. Desembarcó una noche de un submarino en la costa sur de la isla de Guernsey. Llegó en canoa a la costa donde hizo un relevamiento y regresó a Londres el 10 de julio. Fue capturado por los alemanes en su segunda incursión a la isla pocos días después.

Luego Churchill ordenó la Operación Ambassador, que debía realizarse los días 14 y 15 de julio de 1940. Consistía en una incursión nocturna  el 14 de Julio a la isla de Guernsey a cargo de Grupo Comando Nº 3, bajo el mando de John Durnford Slater, y la Compañía Independiente Nº 11. Desembarcaron, en la parte sur de la isla, tres grupos separados de comandos con un total de 140 hombres. Fueron seleccionados el Grupo de Comandos Nº 3 y la Compañía Independiente Nº 11. La Operación Ambassador estaba en marcha. La Tropa H del Grupo de Comandos No 3 haría ataques de diversión mientras que el grupo mayor conformado por la Compañía Independiente No 11, al mando del Mayor Ronnie Tod atacaría el campo aéreo.

El objetivo era eliminar a las tropas alemanas, tomar prisioneros y destruir los aviones que se encontraban en el campo aéreo de Guernsey. Se usó una flotilla de dos destructores el HMS Scimitar y HMS Saladin, para llevar al grupo de comandos y desembarcarlos en seis lanchas de rescate de las usadas por la RAF para rescatar pilotos derribados en el Canal Inglés.

El destructor HMS Scimitar fue uno de los dos
navíos que participaron en la fracasada
Operación Ambassador.
Esa noche, los efectivos del Nº 11 fueron tan torpes que fallaron en el desembarque porque dos de las lanchas se partieron por la mitad al chocar contra unas rocas debido a fallas en la navegación. Sólo un grupo de 40 hombres del Comando Nº 3, al mando del Teniente Coronel Durnford-Slater lograron llegar a la costa en Telegraph Bay, al oeste de la Península de Jarborough. Otro grupo equivocó la ruta por fallas en el compás y desembarcó en la Isla de Sark. El otro grupo debía enviar patrullas para ubicar a los alemanes en la Península de Jarborough. No encontraron a ningún alemán, excepto unas barracas vacías y un nido de ametralladoras también vacío, por tanto, Durnford-Slater ordenó la retirada. Dirigiéndose a la playa vieron una línea telegráfica y la cortaron, En el mar, la marejada era muy fuerte y por tanto las lanchas se alejaron 100 metros de la orilla, por lo que los soldados debían dirigirse hacia ellas. Tres de los hombres no sabían nadar y se quedaron en tierra a la espera que los rescataran dos días después, sin embargo, al día siguiente fueron capturados por los alemanes. Para embarcar las armas fue utilizado un bote de goma, pero en el segundo viaje chocó contra las rocas y uno de los tres tripulantes se ahogó.

La Operación Ambassador fue un tremendo fracaso, en el que no se cumplieron ninguno de los objetivos. Churchill enfurecido ordenó que no se realizaran otras tontas operaciones como Ambassador en Guernsey. Lo cierto fue que los comandos no estaban bien entrenados, la operación no fue bien preparada, las embarcaciones podían cumplir sus funciones de rescates de pilotos, pero no eran adecuadas para desembarcos de comandos y la inteligencia fue deficiente y con informes falsos o desactualizados. Todo eso demostró la poca preparación, falta de previsión e inadecuados recursos para realizar una operación de esa naturaleza.

Philip Martel, uno de los fracasados comandos
británicos que fue capturado por los alemanes.
Al fracasar la operación Ambassador, dos espías que estaban en Guernsey, el Segundo Teniente Philip Martell (1914-2012) y el Segundo Teniente Desmond Mulholland quedaron abandonados en la isla y tuvieron que rendirse a los alemanes el 28 de julio.

El 4 de setiembre de 1940 nuevamente aterriza en Guernsey Hubert Nicolle, acompañado del Segundo Teniente James Symes, para determinar el tamaño de la guarnición alemana.   Dos días después el plan para recoger a los dos hombres falla y se ven obligados a permanecer cinco semanas en casas de familiares y amigos de Symes. El 21 de octubre, Nicolle y Symes se entregan. Trece amigos y familiares son arrestados y enviados a una prisión en París. Los civiles son liberados el 30 de diciembre y regresados a Guernsey, mientras los dos oficiales son enviados a un Campo de Prisioneros.

Esta incursión y otro intento menor llevado a cabo los días 3 y 4 de octubre de 1942 (Operación Basalto) fueron mal proyectados, improvisados a toda prisa, y resultaron fracasos sin paliativos. Además cabe señalarse que para el 9/10 de febrero de 1943, se planeaba una incursión a las islas de Herm, Jethou y Brecqhou pero la Operation Huckaback fue cancelada por causa del mal tiempo. En 1943, el Vicealmirante Lord Mountbatten proyectó un plan para retomar las islas del canal llamado operación Constellation. Sin embargo, nunca se llegó materializar.

La vida bajo la ocupación alemana
Las relaciones entre los isleños y los alemanes eran notablemente cordiales. Estaban autorizados los servicios religiosos, se podía cantar, previa autorización, el himno nacional, y estaban permitidas las diversiones públicas. Pero todos estos privilegios dependían del buen comportamiento de los isleños.
Bunker alemán en la isla de Jersey.
Las fuerzas de ocupación eran unos 35 mil hombres y no perdieron el tiempo en convertir las islas en uno de los baluartes más fuertes de Hitler en Europa. Tan sólo Jersey alardeaba de poseer 400 piezas de artillería y 30.000 toneladas de municiones. La Organización Todt, un núcleo compuesto por trabajadores extranjeros y personal administrativo alemán que llegó a las islas en 1941, realizó edificaciones militares. Se emprendió un amplio programa de fortificaciones, incluyendo hospitales subterráneos y un sistema de comunicación ferroviaria. En la isla de Jersey se encuentra el hospital militar subterráneo H8, construido entre 1941 y 1944. Según algunos informes, Guernsey era la segunda isla más fuertemente guarnecida de la Europa ocupada durante la Segunda Guerra Mundial. La mayor parte de las fortificaciones alemanas aún hoy permanecen intactas y todas, a excepción de la batería de Mirus, están abiertas al público.

Soldados alemanes
en las islas del Canal.
Por lo general, la disciplina era elevada entre los soldados alemanes, y los castigos por incumplimiento de las leyes eran impuestos más o menos imparcialmente por igual a civiles y militares. La educación seguía siendo la misma que antes que comenzase la guerra, pero el estudio del alemán, que al principio era una poción voluntaria, se hizo obligatorio con el paso del tiempo.

Se aplicaron todas las restricciones propias de los tiempos de guerra: censura de noticias, toque de queda y el cierre de las playas por temor a las minas. El fútbol era un juego de entretenimiento como lo eran los bailes públicos y privados. Las autoridades alemanas cambiaron el huso horario en las islas y el sentido de circulación de los automóviles, manejando hacia la derecha, esto disgustó a los lugareños que tenían vehículos.

Cartel alemán en la isla de Alderney.
Pronto se agotaron las películas inglesas o americanas, y en las salas de cine empezaron a exhibirse cada vez más películas alemanas. Muchas mujeres de las islas de toda clase y familias confraternizaron con las fuerzas de ocupación. Se calcula que nacieron en Jersey entre julio de 1940 y mayo de 1945, unos 176 niños cuyos padres eran alemanes. 259 nacieron en Guernsey.

Los aparatos de radio y las cámaras fotográficas fueron requisados, aunque muchos los ocultaron y siguieron usándolos. Se declaró ilegal la Francmasonería y todas las organizaciones, salvo aquellas que eran de utilidad pública. Los templos masónicos en Jersey y Guernsey fueron clausurados en enero de 1941.

Cine Forum, en el pueblo de
Saint Helier, capital de la
isla de Jersey.
Sabiendo que la prohibición de no escuchar emisiones de las BBC de Londres no se estaba cumpliendo, se informa a las autoridades civiles la decisión de confiscar todos los aparatos de radio de acuerdo al Artículo 53º de la Convención de Ginebra. La orden se hizo efectiva desde el 30 de mayo en Guernsey y desde el 6 de junio en Jersey.  En Jersey se confiscan 10.500 receptores y comienzan a circular panfletos diciendo que las autoridades alemanas no tienen derecho a confiscar los bienes de la población civil. Los hermanos Gallichan responsables de los panfletos son apresados y condenados a prisión.

A pesar de la actitud generalizada de colaboración con los alemanes, se producían numerosos intentos de fuga. Eran pocos los que salían bien; la mayoría terminaba trágicamente en algún punto del mar. Los que eran capturados sufrían prisión.

El 25 de agosto de 1941, británicos y rusos invadieron Irán, y tras solicitar a las autoridades iraníes que les fuera entregado determinado número de civilesvalemanes, el 12 de setiembre Gran Bretaña ordenó meter en campos de concentración a los civiles alemanes en Irán.  

Desfile de soldados alemanes en Saint Peter,
capital de la isla de Guernsey.
Cuando Hitler se enteró de este asunto decidió llevar a cabo represalias deportando a todos los varones insulares con nacionalidad inglesa, y a sus familias a Alemania. Por ingleses se entendía las personas nacidas en el Reino Unido y que habían ido a vivir a las islas del Canal. Debido a la ineficacia administrativa, la acción quedó postergada durante un año. Pero el 15 de septiembre de 1942, en los periódicos de las islas se publicaron las oportunas órdenes para que las infortunadas victimas se preparasen para la deportación. El 16 de setiembre son deportadas 280 personas de Jersey el 18 de setiembre otras 346. En su mayoría eran masones y ex oficiales de la Primera Guerra Mundial.

Se les permitió llevar equipaje de mano, un máximo de cincuenta marcos alemanes y se les dio cartilla de racionamiento. Al siguiente mes de enero se unieron a éstos unos 20 isleños más, como represalia por el ataque de un comando británico en la isla de Sark. Luego resultó que a los deportados no se les trató mal en Alemania. Recibían tantos paquetes de comida de la Cruz Roja, que a veces los enviaban a las islas los alimentos que les sobraban.

La fracasada Operación Basalto
En la noche del 3 al 4 de octubre de 1942, diez hombres de la Fuerza de Incursión a Pequeña Escala y el 12º Comando británico realizaron una incursión de reconocimiento ofensivo en la isla de Sark, era la Operación Basalto. Siguiendo el procedimiento habitual, se requería la captura de prisioneros. Nueve de los incursores irrumpieron en una casa local mientras el décimo se dirigía a reunirse con un agente encubierto local del Servicio Especial de Operaciones. La ocupante de la casa, Frances Pittard, se mostró muy cooperativa al informarles de la presencia de una veintena de alemanes en el cercano Hotel Dixcart. También declinó la oferta de ser trasladada de vuelta a Inglaterra.

Mapa de las islas del Canal, donde había
unos 35 mil soldados alemanes.
En frente del hotel había un edificio alargado con forma de cabaña, aparentemente sin vigilancia. Este anexo comprendía un corredor y cinco habitaciones en las que dormían cinco alemanes, ninguno de los cuales era un oficial. Los hombres fueron despertados y llevados al exterior, momento en el cual los comandos decidieron adentrarse en el hotel para capturar más prisioneros. Para minimizar la cantidad de guardias a dejar atrás con los cautivos, los comandos ataron las manos de los prisioneros con cuerda de escalada (cada uno de ellos llevaba consigo un trozo de aprox. 1,83 m), y les obligaron a sujetarse los pantalones con las manos. Retirar los cinturones o tirantes y cortar los botones de los pantalones era una práctica habitual entre los comandos para dificultar al máximo posible la huida de sus prisioneros.

Mientras se llevaba a cabo esta operación, uno de los prisioneros lanzó un grito para alertar a sus compañeros del hotel, resultando muerto en el acto por un disparo de revólver del calibre 38. Una vez alertados, los alemanes del hotel abrieron fuego contra los comandos, que decidieron huir hacia la playa con los cuatro prisioneros restantes. De camino a la playa, tres de los prisioneros intentaron escapar, resultando muertos. Aún hoy no está claro si consiguieron soltarse las manos durante el tiroteo, o si los tres intentaron la fuga al mismo tiempo o por separado. El caso es que dos murieron por disparos y uno fue apuñalado. El cuarto fue llevado sano y salvo a Inglaterra y también evacuaron al agente especial en la isla.

El 7 de octubre Hitler escribió personalmente una nota en el parte diario de la Wehrmacht:
"En el futuro, todas las tropas terroristas y de sabotaje de los británicos y sus cómplices, que no se comportan como soldados sino como bandidos, serán tratados como tales por las tropas alemanas y eliminados sin piedad en batalla, dondequiera que aparezcan."

El HMS Charybdis torpedeado en el Canal
de la Mancha en octubre de 1943.
El 23 de octubre de 1943, los alemanes de Guernsey les rindieron todos los honores militares a los 21 marinos ingleses muertos a bordo del HMS Charybdis, torpedeado en el Canal de la Mancha. Al funeral asistieron alrededor de 5.000 isleños.

En 1944, Hitler estableció zonas defensivas de combate en las islas, con órdenes estrictas de luchar hasta el último hombre. En ese mismo año, la actriz alemana Lil Dagover hizo un viaje a las islas para entretener y elevar la moral de las tropas alemanas, aunque eso no servía para reducir las carencias de productos básicos.

Cuando los Aliados desembarcaron en Francia en junio de 1944, las islas se fueron quedando cada vez más incomunicadas. A medida que 1944 avanzaba, los alemanes dependían cada vez más de los productos agrícolas para asegurar su alimentación.

Un oficial alemán dialoga con un
policía inglés en la isla de Guernsey.
La situación se hizo crítica; las reservas de materias grasas, aceite y harina estaban casi agotadas; el jabón estaba reservado a los hospitales; faltaban el gas y la electricidad, no se encontraban fósforos, hojas de afeitar ni los principales medicamentos.

Churchill, el 7 de diciembre, envió al SS Vega, un buque sueco fletado por la Cruz Roja, que partió de Lisboa con un cargamento de 750 toneladas de alimentos con destino las islas. El Vega realizó seis viajes a las islas del Canal, entregando casi medio millón de paquetes de comida.

El 27 de febrero de 1945, el Mayor General Rudolf von Schmettow fue destituido por su jefe de gabinete, el Vicealmirante Hüffmeier, ex comandante del acorazado Scharnhorst, quien manifestó estar dispuesto a hacer cumplir las órdenes de Berlín. Juró combatir hasta el último hombre y la última bala.

En la madrugada del 9 de marzo de 1945, un contingente de tropas alemanas desembarca en Granville, Francia. Toma de sorpresa a las tropas estadounidenses y captura un cargamento de suministros.   Luego sigue una incursión en la Península de Cotentin, estallando cargas de demolición en Malzan.

Coronel Rudolf Graf Von
Schmettow. De setiembre de
1943 a  febrero de 1945 fue
comandante de las islas.
Al mismo tiempo, los británicos habían designado al Contingente Naval 135 para liberar las islas del canal, en la denominada operación Nidal. El 8 de mayo otro contingente alemán desembarca en Francia y captura suministros, pero Hüffmeir no acepta rendirse, sin embargo decide permitir que los habitantes de las islas escuchen el mensaje de Churchill con motivo de la victoria.

Al día siguiente, a las 8 de la mañana, el destructor HMS Bulldog, escoltado por el HMS Beagle, transportando ambos unidades de desembarco se toparon con un dragaminas alemán a 6,5 Kms. De las costas de Guernsey. El representante de Hüffmeier propuso un armisticio, amenazando con disparar contra los buques británicos con la artillería de costa. El 9 de mayo, los alemanes aceptaron la rendición sin condiciones, entrando el HMS Bulldog en St. Meter Port, Guernsey; mientras que el HMS Beagle hizo lo mismo en Jersey. Sark no fue liberada hasta el 109 de mayo. Alderney fue liberada de 16 de mayo, haciendo prisioneros a sus 2.332 alemanes. La guarnición del islote de Minquiers fueron las últimas tropas alemanas en rendirse en las islas del Canal. El 23 de mayo de 1945, esos soldados, en estado de inanición fueron recogidos por un bote pesquero francés y llevados a Inglaterra. Eran los últimos soldados alemanes que dejaron las armas, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Las islas de Jersey y Guernsey fueron fuertemente fortificadas por los alemanes. Las construcciones pueden verse en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario