HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


martes, 26 de noviembre de 2013

LOS FAMOSOS JARDINES DE BABILONIA, EN REALIDAD ESTUVIERON EN NÍNIVE

Un estudio británico determina el punto exacto de esta Maravilla del Mundo Antiguo, a 480 kilómetros de Babilonia, en Nínive.

Nuevas investigaciones revelan que los jardines
colgantes fueron construidos por el rey
Senaquerib en la ciudad de Nínive.
Los Jardines Colgantes de Babilonia es la única Maravilla del Mundo Antiguo cuya localización se desconocía... Hasta ahora. La leyenda decía que fueron construidos en el siglo VI a. C. durante el reinado de Nabucodonosor II en lo que se creía la ciudad de Babilonia, la Babel bíblica, a orillas del río Éufrates pero ahora se sabe que fueron construidos por el rey Senaquerib en Nínive, a orillas del Tigris.

Stephanie Dalley afirma que
los jardines colgantes estaban
cerca de Nínive.
Una investigadora de la Universidad de Oxford cree haber resuelto uno de los últimos grandes misterios arqueológicos del mundo, identificando el lugar preciso en el que se construyeron.

La investigadora Stephanie Dalley, de la
Universidad de Oxford dice saber la
ubicación de los jardines colgantes.
De acuerdo con el diario británico The Telegraph, Stephanie Dalley ha centrado su búsqueda a cientos de kilómetros al norte de la antigua ciudad de Babilonia, actualmente cerca de Hilla, en el centro de Irak. El objetivo era comprobar su teoría de que la exuberante maravilla fue levantada en las proximidades de la ciudad de Nínive, en el norte del país.

Esta especialista ha investigado los textos antiguos y ha descubierto evidencias que apuntan a que los jardines no fueron construidos por los babilonios y su rey Nabucodonosor, como tradicionalmente se ha creído. Stephanie Dalley cree que fueron sus vecinos y enemigos, los asirios bajo el mandato de Senaquerib, su monarca, hace unos 2.700 años.

El mapa muestra la ubicación de
Nínive y la ciudad de Hilla.
La capital de su reino era Nínive y se encontraba próxima a la actual Mosul, un área todavía sacudida por la violencia étnica y religiosa. La doctora Dalley y su equipo viajaron a la región a principios de este otoño, pero los riesgos para su seguridad eran muy grandes, por lo que no pudieron visitar el lugar exacto.

No obstante, usando varios mapas, la investigadora logró enviar un equipo de filmación local escoltado hasta las ruinas del palacio de Senaquerib. El equipo recogió imágenes de un gran montículo de tierra y escombros, debajo de la cual hay un área de vegetación.

Los jardines colgantes fueron
construidos por los asirios.
«Es el mejor lugar para construirlo. Es un buen lugar para un jardín», ha afirmado Stephanie Dalley. «Ahora es necesario realizar más investigaciones en este lugar, pero desgraciadamente, no creo que sea posible», ha aseverado esta especialista, quien, no obstante ha insistido en que «mi convicción de que los Jardines de Babilonia se encuentran en Nínive permanece inquebrantable».

La filmación del posible escenario es la culminación de veinte años de trabajos de Stephanie Dalley, del Instituto Oriental de la Universidad de Oxford, para encontrar esta maravilla.

Sargón II, a la derecha, junto a
su hijo, el príncipe Senaquerib,
en un bajorrelieve que se
encuentra en el Louvre.
Como nunca se han encontrado evidencias arqueológicas de su existencia, muchos han considerado los jardines como una leyenda. Se tiene conocimiento de los Jardines a través de unos escritos realizados cientos de años después de su construcción, por personas que nunca llegaron a verlos.

Uno de esos escritos apunta a que fueron creados por el rey Nabucodonosor, 600 años antes del nacimiento de Cristo, en Babilonia. El monarca concibió los Jardines como un regalo a su esposa Amytis, hija del rey de los medos. Un paraíso en el desierto para que le recordara las hermosas montañas de su florida tierra.

Una leyenda dice que fueron construidos por
la reina guerrera Semiramis en el siglo IX. a. C.
Sin embargo, en los escritos de la época, incluyendo los propios textos de Nabucodonosor, no hay una sola mención a ningún jardín y más de un siglo de excavaciones no ha dado ningún resultado.

Según otra leyenda, en cambio, los jardines habrían sido construidos en el siglo XI a. C. Pero entonces reinaba en Babilonia Shammuramat, llamada Semíramis por los griegos, como regente de su hijo Adadnirari III. Fue una reina valiente, que conquistó la India y Egipto. Pero no resistió que su hijo conspirara para derrotarla, y terminó suicidándose.

Texto cuneiforme
Stephanie Dalley cambió de localización hasta el norte después de descodificar un antiguo texto cuneiforme (una de las formas más antiguas de expresión escrita), que le llevó a creer que los jardines habían sido atribuidos a la ubicación incorrecta, el hombre equivocado y el período erróneo.

Estado actual de la muralla de Nínive, ciudad
donde estarían situados los famosos jardines
colgantes de Mesopotamia.
Este texto cuneiforme que describe la vida de Senaquerib, que vivió 100 años antes de Nabucodonosor y reinó en el 705 a. C. sobre un imperio que se extendía desde el sur de Turquía hasta Palestina. También detalla un palacio y un jardín construidos para maravillar a todas las personas.

También apoyaba su teoría un bajorrelieve procedente de Nínive que muestra un palacio y un jardín con árboles que cuelgan en el aire, a través de terrazas, y plantas suspendidas sobre arcos. Nínive también se menciona en la Biblia, como una ciudad edificada por el rey Nimrod, bisnieto de Noé, en Génesis Cap. 10, versículos 7 al 11.

La estructura de los jardines era de 300 pies de
ancho y 60 de profundidad en algunos puntos.
Debido a que Nínive estaba tan lejos de Babilonia, esta evidencia había sido pasada por alto. Sin embargo, esta especialista ha encontrado que los asirios conquistaron Babilonia y su capital fue conocida como «Nueva Babilonia», dando lugar a una probable confusión de nombres.

Fotografías desclasificadas
La investigación de Dalley, que se recoge en un documental que se estrenará en el Reino Unido, la ha llevado a establecer que la estructura de los jardines era de 300 pies de ancho y 60 pies de profundidad en algunos puntos. La especialista sostiene que todavía quedan restos de dicha estructura que se pueden apreciar en las fotografías desclasificadas tomadas por satélites espías estadounidenses.

El acueducto de Jerwan proveía del agua
necesaria a los jardines colgantes.
Otra inscripción encontrada por la investigadora apunta a que el agua del lago (que llegaba a la ciudad y sus alrededores a través de un canal de 60 millas de largo), se elevaba hasta las terrazas a través de un artefacto similar al tornillo de Arquímedes, unos cuatro siglos antes de que fuera inventado.

En el Antiguo Testamento, Jonás fue enviado por Dios a la ciudad de Nínive para advertir de su destrucción a causa de los pecados de sus habitantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario