HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


domingo, 15 de julio de 2012

PELIGRO: VUELVEN A AGREGARLE FLÚOR AL AGUA POTABLE EN LA PROVINCIA DE SANTA FE

Con la absurda argumentación de que previene la formación de caries, en unos pocos países del mundo se está agregando fluoruros al agua potable, a pesar de que numerosos estudios muestran que este químico deteriora la salud.

Después de cuatro años, Aguas Santafesinas SA. (Assa) retomó el agregado de flúor al agua potable que distribuye a 1.750.000 habitantes de ocho ciudades abastecidas directamente por la empresa, más doce localidades que forman parte del sistema Acueducto Centro Oeste Santafesino.


Se le está agregando el tóxico flúor al agua
potable que beben 1.750.000 santafesinos.
El agregado se había interrumpido en septiembre de 2007 debido a que el Ministerio de Salud de la Nación dejó de enviar el producto químico utilizado para la fluoración, instancia que lamentablemente se ha revertido recientemente.

En este sentido, deben destacarse los constantes y sospechosos pedidos a la Nación para que se restableciera la provisión del flúor, realizados a través del Ministerio de Salud y de la Dirección Provincial de Odontología. Incluso dos años atrás, el propio ministro de Salud provincial, Miguel Ángel Cappiello, llevó el reclamo al Consejo Federal de Salud (Cofesa).

La ciudad de Santa Fe fue la primera del país en incorporar este tóxico proceso de fluoración tras concretarse a comienzos de la década de 1960 un convenio a este fin entre la provincia y la nación.

El fluoruro que le agregan al agua es
extremadamente tóxico,
tanto como el plomo y el arsénico.
La fluoración de las aguas destinadas a bebida humana es recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por considerarla “beneficiosa” principalmente para la población infantil.

Simultáneamente, existen numerosos estudios a nivel mundial, incluso de premios nobel, que niegan los supuestos beneficios en la salud de la población, y al contrario es altamente peligroso para la salud humana y animal estar en contacto con el flúor.

Fluoración del agua potable: la verdad tóxica
Hasta julio de 2011, más de 4.000 médicos, odontólogos, científicos (entre los que se encuentran 14 premios nobel de química y medicina) y profesionales habían firmado una declaración para terminar con la fluoración a nivel mundial. Hoy en día, a medida que más y más científicos, médicos, dentistas, y otros profesionales, leen la literatura por sí mismos, en vez de confiar en las declaraciones auto-sustentadas de la Asociación Dental Americana (ADA) y de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), muchos están llegando a la conclusión de que la población no ha sido informada dignamente por parte de los organismos responsables en esta materia.


El agua corriente de red no necesita tener
flúor. Hay que exigir que lo quiten.
El doctor Bill Osmunson con más de 30 años trabajando de odontólogo afirma que después de 25 apoyando la fluoración del agua descubrió que el flúor es un grave problema para la salud, no la solución. Dice que un poco de pasta dental en un cepillo dental contiene ¼ de miligramo de fluoruro, suficiente para provocar fluorosis dental una grave enfermedad que padece un tercio de los jóvenes norteamericanos, precisamente porque se coloca flúor al agua corriente de las ciudades de Estados Unidos. Afirma que no existe absolutamente ningún beneficio para los usuarios que se le añada flúor al agua pero si muchos perjuicios para su salud.

En tanto que la Dra. Phillis Mullenix, especializada en neurotóxicos, tras una investigación personal, afirmó que “las poblaciones donde hay fluoración del agua se reduce la actividad física, hay pérdidas de  la memoria y disminución del coeficiente intelectual”. A los pocos días de publicar su informe fue amenazada y luego despedida del Centro de Odontología Forsyth, en Boston, y no recibió nunca más subsidios para seguir continuando con su investigación.

Por su parte el Dr. en microbiología, Albert Schatz, descubridor de la estreptomicina denunció que “la fluorización del agua es el fraude más grande que se haya perpetrado al mayor número de personas”.

Coincide con él el Dr. Robert Carlton: “la fluoración es el mayor caso de fraude científico de este siglo”.

"Los países que utilizan la
fluorización deberían avergonzarse
de sí mismos", Dr. Arvid Carlsson,
Premio Nóbel de Medicina (2000).
En tanto, el Dr. Arvid Carlsson, famoso farmacologista de la Universidad de Gotemburgo, laureado con el Premio Nobel en Medicina/Fisiología (2000), gracias a sus esfuerzos, Suecia está libre de fluorización del agua. Como dice el Dr. Carlsson, "En Suecia nadie habla más de la fluorización. Es realmente obsoleto. Los países que utilizan la fluorización deberían avergonzarse de sí mismos."

El 98% de los países europeos ha prohibido fluorizar el agua de red, tampoco se acepta en Japón por sus propiedades negativas. En cambio, el 66% del agua corriente de los Estados Unidos está fluorada y la de otros 14 países.

Un estudio realizado en la ciudad de Seattle en Estados Unidos, después de 20 años de fluorizar el agua corriente, demostró que era la ciudad con más caries dentales de todos los Estados Unidos. Un estudio reciente realizado en Tucson, Arizona encontró que los niños que bebieron agua fluorada tenían más caries que otros niños que bebieron el agua no fluorada.

El flúor está prohibido en casi todos
los países de la Comunidad Europea
 y también en Japón.
En 1990, cuatro estudios publicados en la revista de la Asociación Médica Americana demostraron que existían más fracturas de cadera en ancianos que vivían en ciudades donde se administraba flúor al agua de consumo que en otras donde no se lo administraba. En la ciudad de Brigham, Utah, donde se suministra agua fluorada, había 41% más de fracturas de cadera en hombres y 27% más en mujeres que en otras ciudades donde no se pone flúor.

Habiendo clínicas odontológicas, pasta de dientes y demás, ¿qué sentido tiene que el gobierno gaste dinero en inyectar el fluoruro al agua que bebemos, sólo para proteger los dientes? ¿Qué les importa nuestra salud bucal? La realidad es que nos están envenenando gradualmente.

Antes, el flúor era considerado un residuo tóxico de la fabricación del aluminio que únicamente podía ser vendido como insecticida y veneno para ratas. Hasta que los grandes industriales le encontraron la vuelta para que sea ingerido por la población mediante un estudio del año 1930 (financiado por la industria del aluminio), señaló los supuestos "beneficios" del flúor. El flúor es un veneno casi tan potente como el arsénico. Por supuesto, nadie pondría arsénico en su cepillo dental, sin embargo se añade flúor a muchos dentríficos, enjuages bucales y al agua de red.

Por increíble que nos parezca, no sólo el flúor no previene las caries, sino que daña el esmalte de los dientes provocando fluorosis dental: los dientes pierden su coloración natural, se vuelven más frágiles y se rompen con facilidad. Además, el flúor provoca la precipitación del calcio, lo que daña la estructura ósea, de la que los dientes forman parte, al estar compuesta principalmente por calcio. También puede provocar osteoporosis. La acumulación de depósitos de calcio en las arterias puede dar lugar a afecciones cardiacas y arterioesclerosis. El flúor también mineraliza los tendones, los músculos y los ligamentos volviéndolos quebradizos, dolorosos y poco flexibles.

5 comentarios:

  1. BIOETICA: EL DILEMA DE FLUORACION DEL AGUA.
    Por Daniel Barone
    Las evidencias científicas señalan que el Fluor no es seguro para la ingesta, y paradójicamente en las áreas donde se aplicó sistematicamente, como en otras areas donde existe en un porcentaje mayor al recomendado por los ONGs Internacionales, trajo aparejado la fluorosis dentaria. Los compuestos de fluoruros que se agregan al agua son medicamentos y que por lo tanto, su administración debe regularse éticamente como cualquier investigación en seres humanos. Por mi parte, no creo que las caries constituyan un problema de salud pública y si fuere considerado así, un acto de medicación masiva de la comunidad, violaría los derechos humanos fundamentales que establecen la obligación de proteger a los individuos de ser sometidos a intervenciones médicas sin su consentimiento. Creo que existen otras prioridades relacionadas con el vital elemento, por ejemplo: su actual composición químico-física (ecotoxicidad). Como existen evidencias de efectos tóxicos en altas dosis, es necesario, desde el punto de vista del Derecho Ambiental, ha establecer el criterio de Precaución, esto obligaría, a los gobernadores a interrumpir tales medidas hasta tanto se cierre el debate jurisdiccional.
    Dr. Daniel Barone, Abogado, Doctor en Derecho.
    Ex- Titular de las Comisiones de Bioética y Medio Ambiente del Colegio Público de Abogados de Capital Federal.
    Bioética y Ambiente, Director del Dto. de legales: Bioética y Ambiente de la Fundación Prosama.
    dr.danielbarone@gmail.com/

    ResponderEliminar
  2. si es verdad quieren eliminar ala humanidad a toda costa engañando ala gente con masiva publicidad de que lo que nos dan es bueno, y no es asi la maldad de estos hombres va paera mas alla con su eugenesia, y tantos planes que tienen para eliminar a la sociedad a casi "cero" y el principal preculsor para todo esto es bill gates.

    ResponderEliminar
  3. habria que condenar a muerte a estas lacras humanas que fluorizan el agua y hacer entender a algunos odontologos burros y/o desinformados que el fluor en cualquiera de sus formas es "VENENO" para el ser humano

    ResponderEliminar
  4. queren eliminar poblacion y limitar nuestras libertades.Es hora de darse cuenta

    ResponderEliminar