HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


martes, 29 de mayo de 2012

EL YETI PERTENECERÍA A UNA RAZA DE NEANDERTALES SUPERVIVIENTES

Tanto el Hombre de las nieves del Himalaya como sus hermanos, Sastquach, de Canadá; Mi-go del Tíbet; Bigfoot de las Montañas Rocosas; Almasty del Cáucaso y el Orang pendek de Sumatra serían humanos y no bestias antropoides.

El Yeti en Bután, aparece hasta
en las estampillas.
Científicos de Oxford y Lausanne abordarán el tema con el rigor que ha faltado durante cientos de años por prejuicios de la “Ciencia oficial”. Analizarán supuestas pruebas recogidas en numerosas expediciones desde 1950 hasta la actualidad.

Un equipo de científicos de la Universidad de Oxford y del Museo de Zoología de Lausanne se ha propuesto examinar las "huellas genéticas" dejadas supuestamente por el Yeti para determinar la posible existencia de un humanoide con un ADN distinto al del 'homo sapiens'.

Bigfoot hembra filmado por
Roger Patterson, el 20 de
octubre de 1967 en Bluff
Creek, norte de California.
"Nos vamos a adentrar en un área en el que la seriedad académica se ha enfrentado hasta la fecha con investigaciones excéntricas o erróneas", admite Bryan Sykes, del Wolfson College de Oxford, que aspira abordar el tema con el rigor científico que ha faltado hasta la fecha.

La base del proyecto es el archivo recopilado en Lausanne durante medio siglo por el gran zoólogo proscripto por los científicos de su época Bernard Heuvelmans, a partir de pruebas (desde huellas a muestras de cabello) recopiladas en sucesivas expediciones de alta montaña desde 1950 hasta su fallecimiento en 2001, en las que se reportaron avistamientos de la criatura.
 
Pie grande fotografiado en setiembre de
2009 en Kentucky, Estados Unidos.
La investigación abarca a todos los seres semejantes al Yeti, vistos en todos los continentes y generalmente en regiones inhóspitas y aisladas de la civilización.


Según Bryan Sykes, la investigación aspira no sólo a indagar genéticamente en el enigma, sino a profundizar "en las interacciones cada vez más conocidas entre la especie humana y sus predecesores".

"En los dos últimos años ha quedado claro que hubo apareamientos entre el 'homo sapiens' y los neardentales", declaró el profesor de Oxford. "Del 2% al 4% del ADN de cada europeo es neardental".

El origen del yeti
Una de las hipótesis más aceptable sobre el origen del yeti es que se trate posiblemente de neardentales supervivientes, y por tanto genéticamente compartirían muchos genes con el homo sapiens. El proyecto conjunto incluirá la toma de muestras genéticas a los habitantes de alta montaña de localidades próximas a donde se han producido avistamientos de este extraño ser.

Yeti fotografiado en 1970.
Todas las pruebas de ADN realizadas hasta la fecha a supuestas "muestras" del 'yeti' han resultado ser "negativas". El profesor Sykes admite sin embargo que los experimentos efectuados en el pasado han sido poco rigurosos y han estado expuestos a "contaminación" humana.

"Los avances de la ciencia forense, en particular el estudio del cabello, han mejorado sustancialmente y nos van a permitir llegar a conclusiones mucho más precisas", asegura Sykes, que dirigirá el proyecto en colaboración con el director del Museo de Zoología de Lausanne, Michel Sartori.

¿Servirá el rastreo de las huellas genéticas para determinar finalmente si el yeti existe? "No lo sabemos", admite Sykes a la agencia Reuters, con escepticismo preliminar. "Es improbable que lleguemos a una conclusión definitiva. Pero si no examinamos las muestras, tendremos aún menos posibilidades de saberlo".

Origen humano
Sykes explica que, “nunca se ha llevado a cabo una revisión sistemática de todo el material existente sobre el yeti”.

Huella del Yeti obtenida en 2008 por
una expedición japonesa.
Ahora, los investigadores reunirán para su estudio la mayor cantidad de supuestas pruebas orgánicas de todo el mundo. Partirán del archivo de restos de Lausana (Suiza) recopilados por Bernard Heuvelmans durante más de 50 años (entre 1950 y 2001, es el padre de la criptozoología). Pero pedirán a otras instituciones y a personas que guarden algún material de utilidad que lo envíen al laboratorio. Todas las muestras serán después sometidas a un riguroso análisis genético, cuyos resultados, además, se publicarán en revistas científicas de prestigio, de forma que el trabajo pueda ser revisado por otros investigadores.

Por supuesto, ni Sykes ni el resto de los integrantes de su equipo está seguro de que su investigación confirme la existencia del yeti. “Creo que es improbable -afirma-. Pero, por otro lado, si no lo estudiamos, nunca lo sabremos”.

El descubrimiento
Todo empezó con los primeros en llegar a la cumbre del Everest, el neozelandés Edmund Hillary y su guía sherpa Tenzing Norgay, en 1953, y afirmaron haber visto huellas del yeti en las faldas de esta inmensa montaña del Himalaya.

Algunos de los expedicionarios de 1954,
financiado por The Dailly Mail para
encontrar al elusivo Yeti.
En 1954, los miembros de una expedición británica al Everest financiada por el London Daily Mail regresaron con una serie de fotografías que mostraban las huellas de un pie gigantesco sobre la nieve. Huellas muy similares a las que dejaría un ser humano, pero muchísimo mayores. A pesar de que los integrantes de la expedición no lograron ver a los yetis, recolectaron una gran cantidad de materiales relacionados con ellos. El montañista John Angelo Jackson, integrante de la expedición, también fotografió simbólicos retratos del Yeti en el monasterio budista de Tengboche Gompa.

El Chunchunya que
aparece en Siberia.
Investigaciones también fueron llevadas a cabo en la Unión Soviética pero el enigma sigue sin estar resuelto. Fue entonces cuando se empezó a especular sobre la existencia de una misteriosa criatura gigante, parecida a un ser humano y totalmente desconocida para la ciencia.

Desde ese momento, los “avistamientos” se dispararon. Y no solo en el Himalaya, sino en muchos otros lugares del mundo.

Pero ya en la antigüedad se hablaba de estas criaturas y una de las descripciones más completas data del año 1430, donde el viajero alemán Hans Schiltberger es el primero en citar su observación personal de estas criaturas peludas en su viaje hacia Mongolia como prisionero del Mongol Timur Khan.

En 1913 un grupo de cazadores chinos reportó haber capturado un hombre con largos cabellos oscuros. La criatura estuvo encerrada en Patang en la provincia de Sinkiang, por un periodo de 5 meses hasta que murió.

Ilustración del Mande Barung,
el Yeti de la India.
El término “hombre de las nieves” fue desarrollado en 1921 después de un libro escrito por el teniente coronel Charles Howard-Bury, denominada Monte Everest El Reconocimiento.
El teniente coronel del ejército soviético, V. S. Karapetyan asegura que en 1941 vió a uno de estos alma en la región de Buinaksk, en Daguestán, en el Cáucaso, y que llegó a capturarlo. Posteriormente, se enteró que el ser fue fusilado.

En 1963, la antropóloga británica Myra Shackley observó desde lejos, en Mongolia una familia de estos seres y los lugareños le contaron que ellos los ven desde hace décadas.

Dibujo del Orang pendek
que habita en Sumatra.

Muy pocos occidentales han visto al Yeti cara a cara, entre ellos, el inglés W. Knight en Gantok, en Sikkim (1905) otro del polaco Slavomir Rawicz en algún lugar cerca de Bután (1946), en tanto que el montañista británico Don Whillans observó la criatura en 1970, cuando escalaba el Annapurna. Pudo verlo con binoculares por 20 minutos no lejos de su campamento, el cual había merodeado durante la noche. Otro avistamiento es el del famoso montañista Reinhold Messner, que en 1986 declaró que en el Himalaya se encontró cara a cara con el yeti. También el montañista norteamericano Craig Calonica declaró haberlo visto en la cara tibetana del Everest (1998).

El fallecido criptozoólogo Bernard Heuvelmans sostuvo hasta su muerte en 2001, que los Almas, Almasty, Chuchunya, Yetis y Sasquatch son restos de la población sobreviviente de los hombres de Neanderthal.

El Mapinguary que aparece
en el Amazonas brasileño.

En octubre de 2008, un grupo de investigación japonés encabezado por el científico Yoshiteru Takashi, líder del proyecto Yeti nipón, recorrió durante 42 días la región de alta montaña Dhaulagiri IV en el Himalaya dejando constancia de haber fotografiado presuntas huellas de unos 45 cm de longitud del escurridizo primate. Con anterioridad, en 2003, Yoshiteru Takahashi declaró haber observado al Yeti.

En 2010, hubo avistamientos de Barmanu en Afganistán, cerca del lago Ansoo. También se lo ha visto en Pakistán a lo largo de los siglos.

Retrato del Yeren,
según los testigos.

El 11 de Octubre 2011 en un Congreso sobre el yeti que se realizó en Rusia -que contó con la asistencia de científicos de siete países-, en la región de Tashtagol, Rusia, y tuvo como invitado de honor al boxeador peso pesado Nikolai Valuyev que fue testigo de avistamientos y declaró: “No tengo dudas: en esta región hay Yetis”, y aportó evidencias de la legendaria criatura habitando en las montañas de la región de Kemerovo. El Dr. Igor Burtsev, en el mismo Congreso afirmó que alrededor de 30 Yetis viven en la región de Kemerovo (sur de Siberia), y agregó que se trata de hombres Neanderthal que han sobrevivido hasta nuestros días.

El Nguoirung que habita en las
selvas de Vietnam.

En China se está preparando una expedición con un grupo de exploradores y científicos chinos para realizar investigaciones en la provincia china de Shennongjia, ya que expedicionarios en los años `70 y `80 reportaron avistamientos de estos seres que los chinos denominan Yeren que significa “hombre salvaje”. Los investigadores chinos tienen registrados unos 400 avistamientos de este ser.

En Estados Unidos existe un Registro de gigantes Piesgrandes que contiene 3.000 observaciones de los últimos 150 años, aunque según las estimaciones de los estudiosos, sólo se comunica una de cada diez observaciones.

De lo que no cabe ninguna duda es que existen aún estos seres y allí están, para demostrarlo, los Sasquatch de Estados Unidos y Canadá, el Mapinguari del Amazonas, los Almasty de la cordillera del Cáucaso, el Almas de Mongolia, el Barmanu de Afganistán y Pakistán, el Mi-go del Tíbet, el Nguoirung de Vietnam, el Chunchunya de Siberia, el Yeren de China, el Mande Barung de India, el Amomongo de Filipinas, el Orang Mawas de Malasia, o el Orang pendek de Sumatra.

7 comentarios:

  1. Enrique Tejera fotografió en 1917 un antropoide desconocido en la región de Perijá, Venezuela. Dicha foto fue publicada por Paul Rivet en su libro ”Los Orígenes del Hombre Americano”. En julio de 1969, en una investigación de campo en territorio colombiano de Perijá, encontré referencias muy precisas de este ser ”diabólico” en el folclore indígena.
    Antonio Gómez
    Antropólogo

    ResponderEliminar
  2. Bryan Sykes les cerrara la boca a todos estos giles que se creen cualquier fantasia.

    Saludos,

    Rafael Muller

    ResponderEliminar
  3. La foto del Yeren es una fotos de Chewbacca de Star Wars que se tomo desde 1977 como prueba de personajes. Esta como otras tantas pagina de pseudociencia no son mas que eso. Fraudes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es indudable que no hay peor ciego que quién no quiere ver.
      George Lucas se inspiró en los testimonios sobre Sasquatch, Pie Grande y el Yeren para crear al personaje de Chewbacca. Si este personaje de La Guerra de las Galaxias es así, es por el relato de los testigos que vieron a estos seres. ¡Idiota!.

      Eliminar
    2. ¿Nearthental? Pero que cosas hablan, de ser Nearthental tendrian solo cabello en la cabeza, probablemente pelirojos, trendian entre 1,60 a 1,70 de estatura, sus facciones serian bastante humanas, probablemente usarian utencilios y tendrian alguna ropa rudimentaria,
      En definitiva, no hirian desnudos por la vida, cubiertos de pelo y menos serian de tal alta talla.
      Si existe el Yeti, pie Grande o un ser similar, no es posible que sea Nearthental.
      «Si vestimos a un neandertal con un traje actual, no sería fácil distinguirlo a menos que uno se fijase mucho. Si eres curioso, a lo mejor te llamaría la atención la forma de la cara, sobre todo de perfil, pero habría que fijarse expresamente. El cuerpo es más ancho, pero eso con ropa no se notaría demasiado, y aun sin ropa costaría: también hay individuos en nuestra especie con esas características», explica José María Bermúdez de Castro, uno de los tres codirectores del yacimiento de Atapuerca y coordinador del programa de Paleobiología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.
      http://www.diariovasco.com/20130202/mas-actualidad/sociedad/vecino-neardental-201301291653.html


      Articulos serios, si quieren ser tomados en serio.

      Eliminar
    3. No es serio tomar la estatura promedio del hombre de Neanderthal para descartar una posibilidad. Éste y el hombre moderno compartieron el mismo ancestro hasta hace unos 280 mil a 100 mil años, sin embargo existen humanos que pasan los 2 metros de estatura como también los que están por debajo del metro y medio (pigmeos). Asimismo, con ropa o sin ella, un neardenthal SÍ sería reconocible o al menos distinguible del humano por su aspecto simiesco ya que no sólo tiene abundante pelaje en todo el cuerpo y complexión más robusta, sino también tiene la frente baja e inclinada y carece de mentón. En resumen, lo que dices no descarta nada.

      Eliminar
  4. NO ENTREN EN POLEMICA. EL CONOCIMIENTO NO SE DISCUTE.QUIEN AFIRMA O NIEGA TIENE QUE PROBAR SU DICHO. LEAN EL LIBRO " EL SER UNO"..PERO LEANLO...INVESTIGUEN..CUESTIONEN..NO SE CREAN NADA...PERO LEAN E INVESTIGUEN. " LA VERDAD OS HARA LIBRES"..GRACIAS.

    ResponderEliminar