HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


miércoles, 5 de diciembre de 2012

SEMINARIO SOBRE AGROTÓXICOS EN EL COLEGIO DE ABOGADOS DE ROSARIO

Preocupados por el avance en la Argentina de múltiples enfermedades en los seres humanos, y también por la falta de justicia; abogados y médicos organizaron ayer, 4 de diciembre, un Seminario Transdisciplinario titulado: “Agrotóxicos. Salud y Justicia”.

Desde las 16 hasta las 21 horas, en la sede del Colegio de Abogados, Bv. Oroño 1542, profesionales de la salud y del Derecho expusieron pruebas contundentes de que el uso de agrotóxicos ocasiona enfermedades gravísimas y es necesario detener esta práctica cuanto antes.

El Seminario estuvo organizado por el Instituto de Derecho ambiental del Colegio de Abogados con el auspicio de la Escuela de Graduados de la Facultad de Derecho de Rosario, la Cátedra de Salud Socio-ambiental de la Facultad de Medicina de Rosario, la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de Rosario y la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano.

Expusieron sus investigaciones el Dr. Nelson Sturz, la Dra. Silvana Rosso, el Dr. Damián Verzeñassi y cerró el ciclo el prestigioso abogado ambientalista Enrique Augusto Zárate. Actuaron como moderadores los abogados Juan Francisco Esteban Pla y Jorge López Mirossevich.

Juan Francisco Esteban Pla, Enrique
Augusto Zárate y Jorge López Mirossevich.
A modo de introducción, se planteó que en la Argentina se ha impuesto una agricultura de monocultivos que utiliza la siembra directa, semillas transgénicas y aplicación de agrotóxicos en un territorio fértil donde conviven más de 12 millones de personas.

Después de 15 años de fumigaciones sistemáticas con herbicidas en la llanura pampeana, los equipos de salud de las poblaciones agrícolas han detectado un notorio deterioro en la salud de sus habitantes.

El primer disertante fue el Dr. Nelson Sturz, de la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UNR, que se refirió al efecto del herbicida 2-4D diclorofenoxiacético sobre el sistema neuroendocrino de ratas durante la lactancia.

Explicó que este herbicida era uno de los componentes del llamado “agente naranja” usado en la Guerra de Vietnam por los norteamericanos y que llegó a nuestro país en 1950. En la vida diaria el contacto con esta sustancia tóxica es a través de la dermis o del sistema respiratorio, en su experimentación con las ratas, el herbicida fue administrado a las madres a través de la comida, desde el 1º del nacimiento hasta el día 16. Se descubrió que es un disrruptor hormonal provocando cáncer de mama o endometriosis, cáncer de próstata y testículos y desarrollo sexual anormal en los roedores.

El Dr. Nelson Sturz
explicó su experiencia
 con el 2-4D en ratas.
Sturz reconoció que al estar contaminadas con el 2-4D las madres producen menores hormonas de prolactina, oxitocina y hormona del crecimiento. Los animales no ganaban peso comparados con el grupo de control. También que hasta siete días después de dejar de suministrarles el herbicida, las ratas seguían teniendo en sus cuerpos, en todos los órganos, restos de esta sustancia tóxica. La bibliografía oficial decía que no hay residuos después de 24 horas.

En fotos que mostró, se notaba un buen desarrollo de las ratas del grupo de control pero no así en las del experimento, cuyo tamaño era casi la mitad menos. Las madres del grupo con 2-4D segregaban la mitad menos de leche y prolactina que las madres del grupo de control. También disminuyeron los niveles de serotonina y la interacción de las madres con las crías era distinta, se notaba que perdían el instinto maternal. Por ejemplo, les retiraban las crías del cubil y tomaban el tiempo que le llevaba a la madre volverlas a introducir en el mismo. A algunas crías las madres las dejaban abandonadas.

A continuación, la Dra. Silvana Rosso, del Laboratorio de Toxicología experimental de la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UNR se refirió a las investigaciones sobre la toxicidad del glifosato sobre el sistema nervioso de ratas.

Mostró un PowerPoint desarrollado por las investigadoras María Edith Ferrari y Aymará Ruffino quienes encontraron una alta toxicidad del glifosato suministrado a ratas. Comprobaron malformaciones a nivel embrionario y explicó que si afecta a estos roedores que son mamíferos, por ende, se puede inferir que también afecta a los seres humanos.

Explicó que hubo un primer nivel de estudios en ratas durante los 22 días de gestación y en las crías. Se notó una significativa disminución del peso corporal con respecto al grupo de control. Disminución de reflejos en diversos experimentos. Menor actividad locomotora, menor memoria y efecto neurotóxico evidenciado.

La Dra. Silvana Rosso
explicó la experiencia
con glifosato en el
sistema nervioso
de las ratas.
El segundo nivel de estudios fue el cultivo in vitro de células neuronales de las ratas. Se usaron neuronas de embriones de ratas de 19 días de gestación. Se seleccionaron neuronas piramidales y los resultados fueron que en los grupos de control, el 70% de las células desarrollaron axón en 24 horas, pero en las de ratas con glifosato, el 65% lo desarrolló a las 48 horas. También fue notoria la disminución de la longitud del axón. A los 6 días había signos de deterioro de las mismas.

Curiosamente, destacó, existe un informe oficial del año 2000 que afirma que el glifosato no tenía toxicidad para el ser humano.   

Vale mencionar que este interesante seminario tuvo como espectadores iniciales a apenas 50 personas, en un auditorio que podía albergar al doble. A medida que pasaban las horas el escaso público se fue reduciendo aún más. Indudablemente, falló la convocatoria a través de los medios de comunicación.

Cuando le tocó el turno al Dr. Damián Verzeñassi, docente de la cátedra de Salud Socio-Ambiental de la Facultad de Medicina de Rosario, dijo que “siempre somos las mismas caras, parece que tratamos de auto convencernos”.

Disertó sobre los modelos productivos y su impacto en la salud de las comunidades. Destacó que la manera en que llegan a los humanos las sustancias perjudiciales es múltiple, y el tiempo transcurrido entre exposición de riesgo y la aparición de la enfermedad clínica dificulta la culpabilidad, ya que las enfermedades degenerativas tardan 20 o 30 años en  manifestarse.

En algunos casos el incremento de las
enfermedades degenerativas es del 1 o 2
veces y en otros es de hasta 3 veces y
media o cuatro en un periodo que abarca
de 1997 a 2012, dijo Verzeñassi.
El Dr. Verzeñassi, citó abundante bibliografía al respecto, como el libro de Mabel Burger, Plaguicidas, Salud y Ambiente. Experiencia en Uruguay, del año 2011.

Mencionó a Alejandro Oliva, médico y coordinador de una investigación que abarcó seis pueblos de la Pampa Húmeda y que confirmó, en esas localidades, la existencia de diferentes tipos de cáncer –de próstata, testículo, ovario, hígado, páncreas, pulmón y mamas– muy por encima de la media nacional. El estudio también detalló que cuatro de cada diez hombres que consultaron por infertilidad habían sido expuestos a químicos agropecuarios y alertó que el efecto sanitario de los agrotóxicos puede manifestarse en las generaciones futuras.  

Destacó también la reciente y contundente investigación de Gilles-Eric Seraline, docente de biología molecular en la Universidad de Caen (Francia), que puede leerse publicada en nuestro blog el día 22 de setiembre de 2012. En este estudio, se demostró que ratas alimentadas durante dos años con maíz transgénico de Monsanto que a su vez había sido rociado con Roundup desarrollan tumores del tamaño de pelotas de golf.

Recordó a Hugo Gómez Demaio, Jefe Servicio de Cirugía Pediátrica Hospital Provincial de Posadas, que encontró notables efectos de intoxicación crónica por agrotóxicos en Misiones en zonas rurales de tabaco con casos de espina bífida antes del 28º día de la gestación y trastornos en el desarrollo mental en los niños misioneros.

Damián Verzeñassi dijo
que 4 de cada 10
hombres infértiles habían
sido expuestos a
agrotóxicos.
Expuso estadísticas de la doctora Ana Otaño en Chaco, del año 1997 donde había 19 niños cada 10 mil con malformaciones congénitas, mientras que los campos fumigados con glifosato ascendían a 110.000 hectáreas de soja. En 2008 en Chaco la situación era aún más grave, 85 niños cada 10 mil nacidos con malformaciones en dicha provincia y la superficie sembrada de soja ya ascendía a 750.000 hectáreas.

Citó también estadísticas propias de la provincia de Santa Fe, realizadas por la UNR y al respecto, terminada su exposición, esto es lo que dijo el Dr. Verzeñassi consultado por el programa radial Contacto con la Creación: “Nosotros hemos estado evaluando Santa Isabel, Murphy, San Gregorio, María Teresa, Villa Cañás, Bouquet, María Susana, Weelwright, Totoras, una localidad en la provincia de Entre Ríos y la semana pasada terminamos de relevar Elortondo y Hughes. Durante una semana nos instalamos en la comunidad respectiva y hacemos un relevamiento casa por casa, preguntando los problemas de salud en cada hogar, en los últimos 15 años. Ya partir de ese análisis se nota claramente un incremento de las enfermedades degenerativas como el cáncer en distintos tipos. En algunos casos el incremento es del 1 o 2 veces y en otros es de hasta 3 veces y media o cuatro en un periodo que abarca de 1997 a 2012. Cada comuna de menos de 10 mil habitantes le brinda alojamiento, comida y transporte a 100 o 150 estudiantes de medicina para hacer este estudio anual. Con los resultados obtenidos, la UNR está planteando la necesidad de utilizar otro tipo de control de plagas. Vamos por un camino que quizá es lento, por la proliferación de problemas de salud, pero creo que a largo plazo nuestra opinión se va consolidando”.

Cerró el Seminario el Presidente del Instituto de Derecho Ambiental y docente en la UTN y UNR, el Dr. Enrique Augusto Zárate. Explicó que el caso jurisprudencial en el que tuvo participación titulado: “Investigación por intoxicación por Agroquímicos Castillo, Sergio”.

Enrique Augusto Zárate logró en 1997 que
se reconociera que un agrotóxico había
matado a un niño y envenenado a otros dos.
Relató que el 25 de setiembre de 1993, tres chicos de la localidad de Zavalla, en la provincia de Santa Fe, cruzaron un campo que acababa de ser fumigado. Se mojan la piel y las ropas con el agrotóxico Di Camba, un clorofenoxiherbicida pariente del 2-4D, y en menos de 24 horas tienen vómitos, calambres y los internan de urgencia en el Hospital de Emergencia Clemente Álvarez de la ciudad de Rosario. A las 48 horas murió Sergio Castillo de 16 años, quedando en grave estado su hermano Héctor Castillo de 19 años y su amigo Víctor Vargas.

La familia deseaba que se haga justicia e interviene el Dr. Zárate abriéndose el expediente por homicidio culposo Nº 1794, contra Carlos A. Fuca, el dueño del campo. Se halló el agrotóxico Di Camba en la orina de los 3 chicos. Se demostró en el juicio, a cargo del juez Julio C. García que Sergio Castillo murió por intoxicación por plaguicida. Hubo fractura cromosómica en los dos sobrevivientes. Tuvieron daños renales permanentes y este caso con el fallo judicial del 27 de junio de 1997, sentó un precedente para otros casos posteriores.

También el caso marcó al abogado, que era el Dr. Zárate, ya que desde ese entonces se dedicó a la defensa del Medio Ambiente.

Texto y fotos por Alberto Seoane

2 comentarios:

  1. Si bien contaba con los $25 (descuento a estudiantes, la entrada general era de $50) no asistí porque no concuerdo con el hecho de que se exija pagar una entrada, dada la importancia de una actividad que trata un tema de interés público, tan común como lo es el proceso de elaboración de los alimentos. Ahora no sólo tenemos que pagar por alimentos, o productos debería decir, de los cuales desconocemos a qué niveles son adulterados sin nuestro consentimiento y explotando nuestra necesidad sino que también nos vemos obligados a comprar la información si es que queremos estimar las enfermedades que podremos llegar a padecer. Considero que encerrar esta cuestión de la alimentación en la arraigada y excluyente lógica de imponerle un precio al conocimiento (porque todo lleva un precio) es perpetuar la ignorancia de muchas personas que aunque no cuentan con el dinero, poseen inquietudes y también merecen saber cuáles son los efectos que acarrean los métodos industriales que producen aquello que culmina en el único cuerpo que tenemos en esta encarnación y que debería proporcionarnos nutrientes en lugar de toxinas.
    Remitiéndonos a un encuentro de difusión de información cercano, para la primera charla sobre chemtrails en La Toma se brindaron aportes muy significativos y esclarecedores,con datos técnicos explicados de manera muy concreta por personas que prestaron su tiempo amablemente; por otro lado hubo que alquilar un proyector y sin embargo, a nadie se le cobró una moneda por asistir.

    ResponderEliminar
  2. Este Blogger poco cálido me recortó los saludos. Aprovecho para felicitarlos y agradecerles por el programa y el blog, muy ricos en contenido y precisos en su exposición.

    Ahora sí, les dejo un abrazo.

    ResponderEliminar