HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


lunes, 29 de diciembre de 2014

“NOS CAMBIARON LA BANDERA, EL HIMNO Y EL ESCUDO NACIONAL”, DENUNCIÓ EL ARQUITECTO CARLOS URRIA

Durante la emisión del programa 443 de Contacto con la Creación, el viernes 26 de diciembre, último programa del año, el arquitecto Carlos Urria, nacido en Rosario en 1948, puso énfasis en que se tiene que investigar en qué momento nos cambiaron los símbolos patrios.

El arquitecto Carlos Urria muestra en el
programa Contacto con la Creación el
escudo de las Provincias Unidas de 1829.
Entrevistado por Carlos Avellaneda, Alberto Seoane y Daniel Verón, en su segunda visita al programa, el arquitecto desarrolló sus investigaciones sobre diversos temas.

“Yo creo que más que revolución, la República Argentina tuvo una evolución, una planificada evolución y no una revolución que aún está por hacerse”, comenzó Urria.

El escudo nacional tiene olivos y laureles, sin
embargo solo se lo representa con laureles.
Respecto al escudo nacional, que actualmente tiene solamente olivos y que originalmente tenía laureles y olivos, Urria manifestó que esa idea proviene de los mandiles de la francmasonería francesa que tienen el dibujo de laureles y olivos. “En la Asamblea del 12 de marzo de 1813 se decreta que se haga un cuño de madera en el Cuzco que tiene laureles y olivos. En el Acta de la Independencia de 1816, se observa el escudo que aparece grabado que tiene laureles y olivos. Y llegamos a 1829 que tenemos por primera vez la bandera con un sol, laureles y olivos, y aparecen dos manos izquierdas. En 1829 el Uruguay se independiza y conserva en su escudo nacional la memoria del escudo primitivo argentino de laureles y olivos”, explicó el arquitecto.

Aberrante escudo nacional con la cara impresa
de Cristina Kirchner en el sitio oficial
del gobierno.
“En 1880, la provincia de Buenos Aires cede el territorio de la ciudad de Buenos Aires para su federalización. La provincia de Buenos Aires se lleva el escudo de la república con laureles y olivos. Al resto de los argentinos, nos dan el de laureles y laureles que significa "en gloria y en gloria". Laureles y olivos significa "en gloria y en paz", aclara. Olivos a la derecha y laureles a la izquierda.

El escudo de la Argentina en el sitio oficial de
la nación tiene en forma transparente la foto
de Cristina Fernández, según lo denunció
el arquitecto Urria en el programa
Contacto con la Creación. Haga clic en la
imagen para ampliarla.
Como dato preocupante, que tendría que ser tratado por el Congreso de la Nación, además de solo tener laureles, ahora al escudo nacional le han agregado una figura, una silueta, que cualquiera puede corroborar visitando el sitio oficial: 
www.presidencia.gov.ar

El interesado ingresa y hace clic en Casa Rosada, luego en Símbolos, aparece primero la escarapela y luego el escudo nacional. 

“Veo unos reflejos, primero pienso que podrían ser de  la pintura, y empiezo a mirar con el zoom y veo que es una cara, un rostro femenino, y sinceramente pensé que era Evita. ¿Qué es lo que hay en el escudo?, es la foto de Cristina Fernández, adolescente, de unos 18 años, una foto en blanco y negro pero transparente, fantasmal. ¡Esto es inaceptable! ¡Es una aberración! ¡Una afrenta a la República, es terrible!”, exclamó indignado el arquitecto.

Los nuevos billetes de 100 y 10 pesos
En el reverso del nuevo billete de 100 pesos, Urria mostró que en el ángulo superior izquierdo está el ojo de Néstor Kirchner, es el ojo derecho. Y otra observación significativa es que tanto en el de 10 como en el de 100, donde dice Argentina está cambiado en otro color el final “tina”. Argen en un color oscuro y tina en rojo, porque a Cristina Kirchner le decían “La Tina” de pequeña.

En el círculo, el ojo de Néstor Kirchner.
Otro curioso billete kirchnerista es “el nuevo billete de 10 pesos que aún no está en circulación, que la presidente anunció el año pasado en Rosario, donde aparece dibujado el general Belgrano, pero es otra cara. Yo lo observo y se nota el ojo derecho extraviado, igual que el de Néstor Kirchner, la nariz es la de Néstor Kirchner, la boca es la del ex presidente y el mentón es el de Néstor Kirchner. Al billete original donde estaba el retrato de Manuel Belgrano, lo alteraron para que apareciera la imagen de Néstor Kirchner. Esto es totalmente una blasfemia”, expresó Urria.

El retrato de Belgrano es en realidad
el de Néstor Kirchner.
“Este billete está tomado de la televisión pública y del reverso tiene a Belgrano creando la bandera en Rosario en 1812 y a su lado está Juana Azurduy, cuando todos saben que fue contemporánea pero nunca estuvo presente en el izamiento por primera vez de la bandera en Rosario”.

El nuevo busto del general
San Martín tiene el rostro
de Néstor Kirchner.
El arquitecto Urria continuó revelando sus observaciones, “a mediados de este año, estaba mirando uno de los habituales discursos por cadena nacional de la presidente desde el Museo del Bicentenario, que está detrás del Salón Blanco de la Casa Rosada. La cámara mostraba el lugar y mi ojo ve algo que no era correcto. Como se escapa la imagen y no vuelve, entonces entré a Internet para ver la ceremonia grabada, y tomé la foto de lo que me llamó la atención. Era el busto del general José de San Martín con los rasgos indudables de Néstor Kirchner. Es un nuevo busto y el que lo conoce dice: ¡Es Néstor Kirchner! Este busto fue hecho intencionalmente”, dijo indignado. 

“Otro dato interesante, pero que no tiene nada que ver con el gobierno actual, son las esculturas que están por detrás de la Casa Rosada, en el Paseo Colón. Hay un conjunto estatuario sobre el sector izquierdo, arriba, completamente blanco y que contrasta con el rosado de la casa de Gobierno. Están todas las estatuas frente al Río de la Plata mirando hacia abajo, como que el sol hace que miren hacia abajo, hasta el león mira hacia abajo. En realidad deberían estar mirando hacia arriba al sol que nace en el horizonte”, explicó. 

¿Quién nos cambió la bandera?
El arquitecto Urria explicó que la bandera original de la Argentina es la creada por Manuel Belgrano el 27 de febrero de 1812 en Rosario, que hoy se la conoce como la “Bandera de Macha” que fue hallada escondida en una iglesia de esa localidad. Belgrano dice “la hice celeste y blanca”. Ahora está guardada en Bolivia.

Carlos Urria, muestra la Bandera original creada
por Belgrano en 1812, conocida como "Bandera
de Macha", por el lugar donde fue encontrada.
“En 1831 tenemos una bandera con dos franjas celestes y una blanca en el centro con un sol en el centro, esto ya viene de la época de Rivadavia en 1826. En 1834 tenemos una bandera con un azul oscuro y el sol en rojo”, explicó.

“Ahora, pienso que la bandera argentina debiera ser con una franja celeste horizontal en el centro con el sol en medio del color celeste y una franja blanca en cada uno de los laterales, es la bandera de la batalla de Ayohuma”, reflexionó el arquitecto. 


El arquitecto y la bandera de la
época de Juan Manuel de Rosas.
“Inglaterra no pudo conquistar por las armas estas tierras porque fue vencida en Buenos Aires en 1806 y 1807, dos verdaderas palizas. Entonces, hacia 1857 se establecen y en 1862 se inaugura la sede de la masonería en Buenos Aires. Y para construir el edificio de la Gran Logia masónica, toman como eje los dos centros más religiosos de la ciudad de Buenos Aires, la catedral que ya tenía la fisonomía actual y la parroquia de Balvanera que era muy importante. Y la parroquia de la iglesia de San Nicolás de Bari donde se izó por primera vez la bandera argentina en Buenos Aires. Geométricamente en 1857 eligieron con toda precisión el lugar donde estaría la sede del templo masónico, conformando un rectángulo áureo, no es casualidad”, sentenció. 

A continuación, el arquitecto Urria explicó que la sede de la Gran Logia de Buenos Aires está en el centro de un triángulo cuyos vértices son la Casa de Gobierno, los Tribunales Federales y el Congreso de la Nación. “El edificio del templo masónico está proyectado por el ingeniero Carlos Enrique Pellegrini, que fue el padre del presidente de la república, el Dr. Carlos Pellegrini, también masón, que fue vicepresidente de Miguel Ángel Juárez Celman que renunció en 1890, asumiendo el cargo en ese momento Pellegrini que era el vicepresidente en ejercicio, gobernando hasta 1892. En el año 1872 el edificio masónico ya está terminado. El Fuerte de Buenos Aires ya existía desde 1585 más o menos, que es la actual Casa Rosada”.

“Sobre la década de 1880 se empieza a proyectar la sede del poder judicial donde estaba el antiguo Parque de la Artillería, y allí construyen el Palacio de Tribunales en 1906 y donde estaba el corralón de los hermanos Spinetto se planea el Congreso nacional. Pero antes de que se comience a edificar el edificio del Congreso, Sarmiento en su presidencia quiso construirlo en otro lugar, donde está actualmente el edificio de Obras Sanitarias o Palacio de Aguas. Le armaron un escándalo terrible los masones de la época, y eso que Sarmiento era masón. Claro, la explicación es que si el Congreso se construía en otra parte le alteraba todo el triángulo a los masones. Sarmiento los conocía muy bien y tenía otras intenciones a las de ellos. Entonces Sarmiento va para atrás y se edifica donde estaba planeado anteriormente”, aclaró.

“Desde el punto donde está la sede masónica se puede trazar una circunferencia tangente que toca los tres lados del triángulo de los poderes del estado (Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial), controlan los tres poderes. El punto que se ubica trazando las bisectrices de los tres ángulos es la sede de la Masonería Argentina de Buenos Aires, en calle Perón 1242”, explicó aclarando que no era ninguna casualidad.

El triángulo tiene en el ángulo casi recto 101º, justo donde está el Palacio de los Tribunales; en la Casa Rosada hay un ángulo de 31º y el Congreso tiene un ángulo de 48º. Hay un axioma en geometría que dice que en un triángulo cualquiera hay un solo punto desde el cual se puede trazar una tangente hacia los tres lados y es en el Templo Masónico. Si trazamos una línea de trisección desde uno de los lados del triángulo, o sea que lo dividimos al ángulo en tres partes iguales, tenemos que da justo a la Caja de Conversión que lo fue hasta 1935 cuando se convierte en el Banco Central, tenemos que tienen el control sobre el poder del dinero de la Argentina”, reveló Urria.

En 1936, se edifica el Obelisco de Buenos Aires en una de las líneas de trisección del ángulo, y repitiendo lo que dije en la visita anterior de marzo, el Obelisco, tiene 206 escalones, la misma cantidad de huesos que tiene el ser humano. Nos plantaron un muerto. Y se edificó demoliendo la iglesia más antigua de Buenos Aires, fue una profanación terrible”, se lamentó.

“Un arquitecto francés, Norbert Maillart graduado en las mejores academias francesas construye el Palacio de Justicia en el ex Parque de Artillería donde coloca una estatuaria que defiende el Palacio de Tribunales. Coloca tres escudos en el frontis, el de La Justicia, el escudo del Código, protegido por un haz de lictores, y muchos elementos simbólicos en las cuatro cornisas”.

“El triángulo en amarillo muestra los tres poderes del Estado. Pero tenemos aún más, donde la AMIA, fundada en 1894, tiene una línea que va directo al Banco Central pasando por el Obelisco de Buenos Aires. Y la sinagoga de la calle Paso, que es la más importante de Buenos Aires, va directo pasando por el templo masón a la Casa de Gobierno. En el año 1897, un poco más al norte del Poder Judicial y más al norte donde está el edificio del Consejo de la Magistratura se construye la sinagoga Libertad, en la calle Córdoba y Libertad”, explica.

“Por las líneas de energía, la Auditoría general de la nación, que estaba subordinada a la sinagoga de la calle Libertad, y al Consejo de la Magistratura, quedó liberada. Ha sucedido en los últimos meses que se cumplió un decreto del año 2002, bajo el gobierno de Duhalde, de mudar la sede de la Auditoría general de la Nación, a la calle Rivadavia, a un edificio de 1925, a metros del Congreso Nacional. Y esta mudanza ha provocado que la sede de la Auditoría intercepta las líneas de influencia de la sinagoga Libertad. Intercepta también la influencia negativa del Obelisco de Buenos Aires con el Congreso. Desde que comenzó la mudanza los tribunales federales de Comodoro Py se empiezan a mover a lo loco. La Justicia se empieza a mover. El Poder Judicial empieza a ser más potente. La mudanza ha reforzado el cateto, y desde Comodoro Py están llegando los misiles de decencia, se ha empezado a conmover la república. Estaba la justicia dormida y el imprevisto, la mudanza, alteró todo. El control lo están perdiendo, esto no es chiste. Esto hay que decirlo”, manifestó Urria. 

“Respecto a la sede de la Embajada Británica en Buenos Aires, no es casual su ubicación, está situada en el medio de la línea recta que une la Casa Rosada con la Residencia presidencial de Olivos. La quinta de Olivos fue donada en 1920 a la Nación. Yrigoyen en 1921 acepta la donación y en el año 1945, Gran Bretaña establece su embajada justo en la misma línea para interferir”, dijo.

El Monumento Nacional a la Bandera
El arquitecto Urria explicó que “espiritualmente representa la imagen de un gigante que está acostado en el lugar del Monumento a la Bandera. Tiene la cabeza recostada sobre el propileo, en el centro de la columnata del fondo. Toda su columna vertebral está apoyada sobre el patio cívico. El pubis es la base de la columna. Su cabeza es el chacra agni, el de la glándula pineal. La energía sale de la cripta y llega a la glándula pineal”, explicó Urria.

Este edificio comenzó a ser proyectado en el Concurso de 1940, por el arquitecto Ángel Guido y el arquitecto Alejandro Bustillo. Se concursó nada más lo que es la proa del Monumento. Yo hablé con Bustillo, unos meses antes que falleciera, en el año 1982 y me dijo: `sí, yo estuve con Guido en el concurso, pero después yo me alejé, y Guido le agregó todo lo demás’. Y pensé por qué se alejó Bustillo, primero porque no había plata para construir esta obra, recién se terminó de construir en 1957, y a Bustillo le surge la propuesta de construir el Hotel Llao Llao y el Banco Nación, y se fue y le dejó todo a Guido. Hay que destacar que Ángel Guido es el padre de la escritora Beatriz Guido, y ambos eran espiritistas, me lo dijo la familia. Ángel Guido era muy amigo de Ricardo Rojas que era masón y espiritista y de Manuel Gálvez que no se sabe si era masón pero decía que era espiritualista. Otro detalle es que Beatriz Guido era médium y los tres le preguntaban como iba a ser el futuro de la República Argentina. Y de algún modo, Ángel Guido diseña el Monumento de acuerdo a lo que le habían dicho los espíritus. El arquitecto diseña el “Barco de la Patria” que está por zarpar, y va a navegar el día que estén todos los tripulantes a bordo, o sea, la unidad nacional y aparezca un jefe que conduzca la nave a buen puerto. La energía de la misma es la lámpara votiva que está en el propileo. En la cripta donde está la estatua de Manuel Belgrano está un círculo con un sol tartésico, que es un sol de 8 puntas, compuesto por dos cuadrados superpuestos girados en 45º, uno de los símbolos más antiguos de la humanidad. Simboliza la autofecundación. Porque la columna es el miembro viril erecto, y la fuente que está delante es el órgano femenino, la Luna, el agua, la marea, el ciclo menstrual. En la autofecundación surge la Kundalini y sube por la columna del gigante hasta la llama votiva que es la glándula pineal. Así, la Argentina pasaría a un estado de conciencia superior, espiritual, ser o ser espiritual”, explicó.

“Simultáneamente, va a suceder, esto lo veo en las psicografías de Solari Parravicini, y en las profecías de Don Orione, que enunció en 1934 durante un Congreso Eucarístico. El pueblo va a ser el artífice de su destino y va a tomar las riendas de la república, convirtiéndose en un país de alta espiritualidad. Según mi interpretación, toda la violencia que existe en el país es porque algo está latiendo, y no puede surgir, por eso se manifiesta en violencia. Todos los presidentes y aspirantes al cargo saben que esto va a pasar en la república, todos van a consultar a la bruja del barrio, y saben que en la Argentina viene un cambio e ingenuamente creen que ellos van a ser los líderes. Perón creo que no se lo creyó, pero sí se lo creyó Alfonsín, que intentó llevar la capital federal a Viedma, y el lugar es la antípoda de Pekín. Pero con una diferencia, Pekín comenzó a ir para arriba y nosotros para abajo. Luego Menem se lo creyó aún más. Ahora lo tenemos al candidato Julián Domínguez que quiere trasladar la capital a Santiago del Estero y la antípoda, es una civilización primigenia de China”.

“El billete de 10 pesos tiene el dibujo del Monumento a la Bandera donde el mirador aparece como una estrella de seis puntas, cuando en la realidad el mirador es una estrella de 8 puntas. Se cambió deliberadamente el diseño de la ventana, una estrella de 8 rayos, o sea, el sol tartésico, por una estrella de David de seis rayos. Otra manipulación de la realidad”.

Finalizando, el arquitecto Urria puso énfasis en que “hay que restaurar todos los símbolos patrios, el escudo de la república que tiene laureles y olivos. Hay que restaurar la Bandera, y saber que bandera realmente tenemos y restaurar el Himno nacional que ha sido cambiado y la versión que hoy tenemos es la versión de 1860 del maestro Esnaola, y tenemos que volver a la versión original marcial de Blas Parera, que cumple con el mandato de la Asamblea del año XIII, que pide `una marcha para inflamar los espíritus’. En cambio tenemos un himno lánguido que no inflama ni en la cancha de fútbol”.

“En la Argentina está a punto de producirse un gran cambio que va a llevar a la espiritualidad superior, pronosticado en el Monumento a la Bandera por Ángel Guido, también por Solari Parravicini con sus psicografías. Por Don Orione que profetizó que la Argentina tendrá un gran despertar espiritual y en el escudo nacional está también el destino de la República. Hay que esperar el tiempo y al Hombre gris”, dijo el arquitecto despidiéndose de todos los oyentes.

Texto y fotos: Alberto Seoane

2 comentarios:

  1. https://reindependenciargentina.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  2. ES LA MASONERIA..LA IGNORANCIA Y LA ANTIPATRIA.

    ResponderEliminar