HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


jueves, 2 de marzo de 2017

UNA MUJER FUE TRAGADA POR UN POZO QUE SE ABRIÓ EN EL PATIO DE SU CASA

Sucedió en la ciudad de Villa Adelina, provincia de Buenos Aires. El agujero se abrió bajo sus pies, tenía 5 metros de diámetro y más de 12 de profundidad. Cuando cayó el cemento del piso del patio la golpeó en la cabeza. El hoyo tenía más de dos metros de agua y estuvo a punto de ahogarse si no era ayudada por sus familiares y vecinos. La mujer tuvo que ser rescatada por los bomberos.

Así estaba el pozo el día domingo 26
de febrero en la casa de Villa Adelina.
Claudia Peralta de 52 años, salió al patio a tender la ropa, en su casa de la calle Garibotti al 2200, en la ciudad de Villa Adelina, en el partido de San Isidro, en el Gran Buenos Aires. Jamás imaginó que un agujero se abriría bajo sus pies y lo que pudo ser una tragedia tuvo un final feliz.

El hecho ocurrió el domingo 26 de febrero a las 14.30 horas, cuando Claudia salió al patio y el piso de cemento se abrió y cayó en un hueco de cinco metros de diámetro (luego se fue agrandando hasta llegar a los 7 metros por 5 de diámetro) y casi se ahoga con el agua acumulada allí. Un desprendimiento de cemento le golpeó su cabeza pero está fuera de peligro.

Con el transcurrir de las horas
el agujero se fue agrandando.
Claudia permaneció con el agua hasta el cuello, semidesvanecida por el golpe, tratando de no ahogarse por más de 15 minutos. Sus padres intentaron rescatarla con mangueras y una escalera que también se hundió en el pozo al no encontrar el fondo. Al escuchar los gritos los vecinos decidieron acercarse y mediante sogas y una manguera extensible lograron que se mantuviera a flote hasta que llegaran los bomberos, que lograron sacarla con éxito. A raíz de las lesiones que sufrió, fue hospitalizada en la unidad de cuidados intensivos de la clínica Santa María de la localidad de Villa Ballester, donde acudió con diversos politraumatismos y un profundo corte en su cabeza, luego de caérsele encima un pedazo de mampostería, por lo que tuvieron que aplicarle siete puntos de sutura.

“Nosotros no lo vemos como un pozo común, tampoco es un pozo ciego", explicó Roberto, cuñado de Claudia. Los familiares denuncian que por el fin de semana largo nadie de la municipalidad de San Isidro se acercó para ver qué había pasado.

El hoyo visto con un drone. Tiene 7 metros por
5 de diámetro y más de 12 de profundidad. Se
alcanza a ver en el fondo, la primera escalera
que le alcanzaron a la víctima.
El secretario de Obras Públicas de San Isidro, Bernardo Landívar explicó que en las últimas horas una cuadrilla de la subdirección de Obras Viales se dirigió al lugar, tomó fotos y elevó un informe, aseguró en diálogo con TN.

La noticia recién se difundió este jueves: "El domingo por la tarde recibimos un llamado de incendio y cuando asistimos encontramos a una mujer en un pozo de al menos 10 metros de profundidad. Elaboramos un sistema de cuerdas y se realizó un rescate manual”, informó una fuente de Bomberos Voluntarios de San Isidro, que indicó que la mujer fue trasladada a un hospital donde permanece internada.

El hecho ocurrió el domingo por la tarde en el Pasaje Garibotti, entre Guayaquil y Piedrabuena, en el límite entre las localidades de Boulogne Sur Mer y Villa Adelina, en el partido bonaerense de San Isidro.

Habla la víctima
Desde el sanatorio donde se recupera, Claudia contó la experiencia que vivió al Canal TN:

Claudia Peralta recuperándose de la caída en
un hueco de 12 metros de profundidad. Le
dieron 7 puntos de sutura en el cuero cabelludo.
"No entendía nada, estaba desesperada. No escuchaba nada. Estaba todo negro", relató. Esos minutos que estuvo semisumergida pensó que no saldría viva de ese pozo, pero nunca abandonó su fe.

Claudia explicó que nadaba para mantenerse a flote y que cuando las fuerzas la abandonaban, se puso a rezar. "Le hablaba a Dios. Le decía '¿así tengo que morir? ¿Ahogada?' De repente vi luz y sentí la voz de mi hijo", explicó.

El rescate no fue fácil. Le alcanzaron un caño, pero no era lo suficientemente largo y se hundió. Probaron con una escalera y tampoco sirvió. El alivio llegó cuando pudo aferrarse a las sogas.

Los medios masivos se hicieron eco de
la aparición del extraño agujero.
A cuatro días de que se la tragara, literalmente, la tierra, Claudia sigue recuperándose en la clínica Santa María. En su casa, personal de la municipalidad de San Isidro trata de dilucidar qué hacía ese pozo allí.

"Esperábamos tapar un pozo ciego y nos encontramos con uno de cinco metros diámetro por 12 de profundidad. Lo que encontramos hoy y los relatos de los vecinos inquietan", describió Peter Moreira, jefe de Obras Públicas de San Isidro.

La manzana de los hoyos
El incidente sufrido por la familia Peralta no es novedoso en esa zona de Villa Adelina. Según los vecinos y el propio hijo de Claudia, otras familias sufrieron incidentes similares, en los que se formaron grandes huecos, en algunos casos, en el interior de sus casas.

En los últimos años, otras tres familias de
la misma manzana también sufrieron la
aparición de unos pozos enormes.
En los últimos años, otras tres familias de la misma manzana también sufrieron desprendimientos del suelo con unos pozos enormes debajo y también se salvaron milagrosamente de un desenlace fatal.

"A la familia Leiva se les desmoronó todo abajo de su casa y perdieron casi todo, la heladera, televisores, de todo. Era un pozo mucho peor. Al poco tiempo, a otra familia que está pegada al tinglado que tenemos, también se derrumbó otra casa, la chupó el agua", relató Hugo, el padre de la víctima.

Aún se desconocen los motivos de tal fenómeno. En principio, se elaboraron varias teorías, las que suenan con más fuerza son las de diversos pozos ciegos que existían en la zona y nunca se llenaron o de la presencia de túneles antiguos que fueron ignorados a la hora de las construcciones de las viviendas.

El agujero de la casa de calle Garibotti podría
haberse producido por el desmoronamiento
de un túnel de la época de la colonia.
Dicen los memoriosos que esa era una zona con túneles de la época de Rosas, y otras que hablan de la existencia de un viejo molino o aljibe desde donde se extraía agua. También que solo se trató de un pozo ciego que nunca se rellenó.

Las teorías de la presencia de túneles subterráneos cobran fuerza porque las estancias solían hacer túneles para protegerse del ataque de los indígenas o de bandidos. A metros de la casa de la familia Peralta aún se conserva una placa que indica que hasta ahí llegaba la estancia de la Chacra de los Márquez, uno de los lugares donde se reunieron las tropas que lucharon contra las fuerzas británicas durante las Invasiones Inglesas.

Para reforzar la idea, el padre de Claudia le mostró a Telenoche una bala maciza de acero que fue encontrada en la zona. "Hace 70 años que vivo acá y cuentan que había túneles que llegaban hasta la casa de gobierno", dijo.

Otra vista aérea del agujero donde
cayó Claudia Peralta.
Por su parte, el municipio sacó un comunicado donde se les recomienda a los vecinos revisar si hay pozos o zonas blandas en sus jardines.

Además, el municipio informó que hay una cuadrilla trabajando en el domicilio de la mujer, y que "los trabajos consisten en desagotar el pozo, del que ya se extrajeron unos 65 mil litros de agua, para luego rellenar, cimentar, compactar y hacer un piso nuevo para evitar así el peligro de desmoronamiento".

"Estamos indagando para ver de dónde viene el agua. Una vez determinada esa procedencia, vamos a taparlo bien con cascotes y materiales", explicó el secretario de Obras Públicas de San Isidro, Bernardo Landívar, al canal de noticias TN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada