HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


lunes, 11 de junio de 2012

NACIMIENTO DEL EXPLORADOR FRANCÉS JACQUES COUSTEAU

El hombre que nos llevó a todos a conocer el fondo del mar.

Cousteau con su invención en
conjunto con Emile Gagnan,
popularizó el buceo
autónomo como deporte.
Cousteau fue un explorador, marino e investigador francés, que estudió el mar y varias formas de vida conocidas en el agua dejando al mundo más de 115 documentales y películas.

También fue un inventor, junto con Emile Gagnan, crearon el sistema de buceo autónomo conocido como "Aqua-lung", que comprendía botellas de aire comprimido y un regulador de gases.

Este sistema permitió la popularización del buceo autónomo como deporte, debido a que otorgaba al buzo independencia con la superficie, al no necesitar un tubo para el suministro de aire.

Cousteau fue el primero en popularizar las videofilmaciones submarinas, que han sido emitidas por la televisión durante muchos años.

Su vida
Jacques-Yves Cousteau nació en Saint André de Cubzac, Francia, el 11 de junio de 1910. Era hijo de Daniel Cousteau (abogado) y de Elizabeth Duranthon.

Cousteau diseñó también una cámara
para filmar bajo el agua.
Ingresó en la Academia Naval Francesa en 1930, y, tras servir en el Extremo Oriente y aprender a pilotar aviones, en 1943 probó con Gagnan por primera vez una máscara subacuática. Durante mucho tiempo, el pesado buzo con escafandra convencional se movía con torpeza en el medio subacuático, siempre amarrado a su cuerda salvavidas hasta que se popularizó la invención de Cousteau-Gagnan.

Jacques Cousteau diseñó nuevos equipos subacuáticos en plena Segunda Guerra Mundial, inventó en 1943, en colaboración con el ingeniero Émile Gagnan, la escafandra autónoma, dispositivo que conjugaba varias invenciones anteriores: el regulador de Théodore Guillaumet (1838), el reductor de presión Rouquayrol-Denayrouze (1864) y la botella de aire comprimido del comandante Yves Le Prieur (1926). A lo que le agregó los estudios del regulador de René y Georges Commheines de 1937 y el reciclador de aire de Christian Lambertsen de 1940. Este mecanismo, denominado aqualung, hizo posible el nacimiento del submarinismo como deporte.

Con el fin de acercar el mundo submarino al espectador, Cousteau diseñó también una cámara destinada especialmente a las grabaciones submarinas, con la que empezó a trabajar en sus inmersiones oceánicas. Tras la película Pecios (1945), Cousteau rodó Paisajes del silencio (1947), Tarjeta de inmersiones (1950), El mundo del silencio (1955) y El mundo sin sol (1964). Dirigió también el programa experimental de supervivencia en el fondo marino, denominado «Precontinente», en el que se utilizó tecnología punta, como habitáculos submarinos y cámaras de descompresión.

El Calypso cuando aún funcionaba
como dragaminas.
Inventor de numerosos ingenios de exploración submarina, Cousteau, a bordo de su famosa nave Calypso, fue capaz de llevar a los hogares los misterios y las maravillas del mundo submarino, y fue uno de los pioneros en la defensa de las causas ecologistas. Sus trabajos en la exploración, divulgación y conservación de las maravillas del mundo subacuático le valieron tanto incontables galardones como el reconocimiento internacional.

El regulador de aire del tipo Cousteau-Gagnan ha sido el que se ha impuesto hasta nuestros días, principalmente por la sencillez y fiabilidad de su mecanismo así como por su ligereza y facilidad de transporte durante las inmersiones.

Jacques-Yves Cousteau también era un fotógrafo y cinematógrafo subacuático y es el más célebre de los divulgadores del mundo submarino.

En defensa del planeta
La asombrosa capacidad que tenía de financiar sus proyectos se desvela cuando en 1949 Cousteau quiere adquirir un antiguo dragaminas británico J 826, construido en Seattle, Estados Unidos en 1942. Lord Noel Guinness, un mecenas inglés, compra para Cousteau, en Malta, el 19 de junio de 1950 a la embarcación que hacía la ruta entre la isla de Malta y Gozo. Transformado luego en navío oceanográfico, usando los ahorros del propio Cousteau y de algunos amigos, el Calypso (nombre de una ninfa hija de Océano y la diosa Tetis) se convertirá en protagonista de las aventuras del comandante Cousteau sobre y bajo los mares. El Calypso, fue transformado en mitad yate y mitad laboratorio. Con él y su tripulación navegó por todo el mundo, siendo el primer viaje del Calypso en 1951: desde Marsella navegó hasta el Mar Rojo, a buscar un navío romano hundido en el siglo II antes de Cristo, y se convirtió en toda una referencia para el resto de las investigadores marinos hasta que dejó de funcionar por culpa de un incendio. El Capitán Cousteau comenzó así su larga carrera investigadora desarrollando un sistema de propulsión a vela, botando dos sumergibles monoplazas y dirigiendo experimentos sobre técnicas de buceo en saturación, entre otras labores.

Director del Museo Oceanográfico de Mónaco entre 1957 y 1988, Cousteau ha sido escuchado por los jefes de Estado del mundo entero.

En 1959 emplea por primera vez el platillo de buceo, capaz de sumergirse y maniobrar con dos personas hasta 350 metros de profundidad.


Cousteau se hizo famoso con
su serie documental sobre
el mundo submarino.
 En octubre de 1960 una gran cantidad de desperdicios radioactivos iban a ser descargados en el mar por la Comunidad Europea de la Energía Atómica. Cousteau organizó una campaña publicitaria con la cual ganó amplio apoyo popular de la gente de ese entonces. El tren que llevaba los desperdicios fue detenido por mujeres y niños sentados en las líneas del tren y fue enviado de vuelta a su lugar de origen. En noviembre de 1960, en Mónaco, una visita oficial del presidente francés Charles de Gaulle se convirtió en un debate sobre los sucesos de octubre de ese mismo año y sobre los experimentos nucleares en general. El embajador francés ya le había sugerido al Príncipe Rainiero que evitara el tema, pero supuestamente el presidente le pidió a Cousteau, en una forma amigable, ser más comprensivo con las investigaciones nucleares, a lo cual Cousteau supuestamente le respondió: «No señor, son sus investigaciones las que deben ser más comprensivas con nosotros».

Su fama se agigantó con la popular serie "El Mundo Submarino de Jacques-Yves Cousteau", filmada para la cadena estadounidense ABC en 1965.

Jacques Cousteau buceando.
En 1973, junto con sus tres hijos y Frederick Hyman, creó la Sociedad Cousteau para la protección de la vida oceánica, que ahora tiene más de 300.000 miembros. En ese año emplea por primera vez dos sumergibles monoplazas (moscas marinas).

En 1975, Cousteau descubrió los restos del naufragio del transatlántico Britannic.

En 1977, junto con Sir Peter Scott, recibió el Premio Internacional sobre el Medio Ambiente, otorgado por las Naciones Unidas.

En 1985, se le concedió la Medalla Presidencial de la Libertad en los Estados Unidos, otorgada por el presidente Ronald Reagan.

Cousteau en la Argentina
Cousteau llegó por primera vez a Buenos Aires en el año 1962; en 1972 pasó por la Argentina viajando hacia la Antártida para estudiar los efectos de la contaminación en el continente blanco. En 1985 visitó la Argentina por última vez mostrándose muy angustiado por los problemas ambientales de nuestro país, sobre todo por el alto grado de degradación que presentaba el Riachuelo. Su paso por la Argentina generó adhesiones y críticas, lo que fue una constante en sus recorridas alrededor del globo.

Cousteau en la Antártida.
Miembro de la Academia de Ciencias de Francia desde 1988, realizó campañas contra la contaminación y se unió a los grupos que protestaron contra las pruebas nucleares de Francia, efectuadas en la región del Pacífico sur. Un hecho que marcó su vida y que le valió el reconocimiento de los grupos ecologistas de todo el planeta, fue su campaña en favor del medioambiente desde la Antártida hasta la selva Amazónica, sin excluir los océanos. En 1982 junto a su hijo Jean-Michel, realizó una expedición de 11 meses a lo largo del río Amazonas para confeccionar un mapa y estudiar la vía fluvial, una de las más importantes del mundo. Su otro hijo, Philippe, quien también lo ayudaba en sus investigaciones, murió en Portugal cuando el bote que tripulaba volcó.

En 1992, fue invitado a Río de Janeiro, Brasil, a la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente y el Desarrollo, y desde entonces se convirtió en asesor para las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

El trabajo de Cousteau creó una forma
simple de compartir conceptos científicos.
A Cousteau le gustaba definirse como un «técnico oceanográfico». Era en realidad un sofisticado director y amante de la naturaleza. Su trabajo le ha permitido a mucha gente explorar los recursos del «continente azul». Su trabajo también creó una nueva forma de comunicación científica, criticada en su momento por algunos científicos. El así llamado «divulgacionismo» , una forma simple de compartir conceptos científicos fue luego empleado en otras disciplinas y llegó a ser una de las características más importantes de la televisión moderna.

En 1975, el cantante de country-folk John Denver compuso la canción Calypso como un tributo a Cousteau y a su barco de investigación homónimo. La canción alcanzó la posición número uno del Billboard.

En 1975, y luego de casarse por segunda vez, se ve envuelto en una batalla legal con su hijo Jean-Michael sobre el uso del nombre Cousteau. Como resultado, la corte le ordenó a Jean-Michael Cousteau no crear confusión entre sus negocios con fines de lucro y las labores sin fines de lucro de su padre.

En 1990 el compositor francés Jean-Michel Jarre, produjo un disco titulado Waiting for Cousteau (Esperando por Cousteau). De sus cuatro temas, tres se titulan Calypso (divididos como «parte 1», «parte 2» y «parte 3»), nombre del barco que Cousteau hizo célebre con sus documentales. El cuarto tema se titula como el disco mismo, Waiting for Cousteau, con una duración aproximada de unos 40 minutos.

El Calypso naufragó el 8 de enero de 1996.
El Calypso zozobra en el puerto de Singapur el 8 de enero de 1996, embestido por un remolcador e inmediatamente, Costeau lanza una suscripción para construir el Calypso II, que debería salir al mar a finales de 1998 bajo la dirección de su segunda mujer. Lamentablemente, no puede presenciar el lanzamiento de esta embarcación, ya que el 25 de junio de 1997, Jacques-Yves Cousteau fallecía a los 87 años por problemas cardíacos causados por una infección respiratoria que padecía hacía varios meses. Su funeral, al que acudió una gran muchedumbre, fue celebrado en la catedral de Notre-Dame en París. Sus cenizas fueron trasladadas al mausoleo familiar en Saint-André-de-Cubzac, su ciudad natal. La Sociedad Cousteau y su homólogo francés el Equipo Cousteau, los cuales fueron fundados por él, siguen activos en la actualidad.

Dentro del legado que Cousteau dejó al mundo, se cuentan:
Hizo conocer a la vida submarina a través de más de 115 documentales de televisión y películas (L'Odyssée sous-marine du Commandant Cousteau para la televisión o El mundo del silencio para el cine, entre otros). Considerado uno de los más influyentes personajes históricos, hizo que su mensaje se propagara a lo largo de todo el mundo mediante sus tres películas de larga duración y sus más de 50 libros, entre los que destacan La isla de los espíritus (1995), Planeta océano y Viaje de Cousteau al Amazonas (1984).

El Calypso hundido, en el centro,
Albert Falco el jefe de buzos de Cousteau.
Aportó al conocimiento de las especies marinas, su clasificación y comportamiento.

Descubrió nuevas especies marinas.

Fue el coinventor de la escafandra autónoma moderna junto al ingeniero Émile Gagnan.

Adaptó las cámaras fotográficas al medio acuático.

Fue un imaginativo y genial divulgador de la ciencia.

Contribuyó a la medicina submarina.

Fue un gran defensor y custodio del medio ambiente.

Calypso y Alcyone.
Participó en el diseño de la turbovela, una tecnología que permite que un barco se desplace por medio de la energía eólica. Esto se observa en el Alcyone, es un buque oceanogáfico botado en abril de 1985 y operado por la Sociedad Cousteau, recibe su nombre por Alcíone, hija del dios Eolo. Fue creado como buque de pruebas para un nuevo sistema de propulsión marítima, la turbovela. El Alcyone está equipado con dos de estas inusuales velas, que son utilizadas para aumentar la propulsión que le proporcionan sus motores diésel. Desde el hundimiento accidental del Calypso, el Alcyone ha sido el buque para expediciones de la Sociedad Cousteau.

Luchó por que la Antártida fuera consagrada a la paz y la ciencia, hoy mandato del Tratado Internacional y su Protocolo de Madrid.

1 comentario: