HUMANIDAD Y COSMOS es un programa que trata de traerle a usted eso que siempre se preguntó y nunca tuvo la oportunidad de escuchar… Hechos históricos ocultados, fenómenos insólitos, creencias, mitos y leyendas, arqueología proscripta, seres extraños, energías prohibidas, noticias curiosas, científicos censurados, el misterio de los objetos voladores no identificados, profecías y vaticinios, sociedades secretas, ecología, enigmas y soluciones para vivir física y espiritualmente sanos.


sábado, 7 de diciembre de 2013

CENTENARIO DEL NEFASTO DECÁLOGO DE LENIN

En 1913, mientras Lenin se daba la gran vida viviendo en Cracovia, escribió el siguiente Decálogo revolucionario para destruir una sociedad.

Vladimir Ilich Ulianov
(1870-1924)
1. Corrompa a la juventud y dele libertad sexual.

2. Infiltre y después controle todos los medios de comunicación de masas.

3. Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales.

4. Destruya la confianza del pueblo en sus líderes.

5. Hable siempre sobre Democracia y Estado de Derecho, pero, en cuanto se presente la oportunidad, asuma el Poder sin ningún escrúpulo.

6. Colabore con el vaciamiento de los dineros públicos; desacredite la imagen del País, especialmente en el exterior y provoque el pánico y el desasosiego en la población por medio de la inflación.

7. Promueva huelgas, aunque sean ilegales, en las industrias vitales del país.

8. Promueva disturbios y contribuya para que las autoridades constituidas no las repriman.

9. Contribuya a destruir los valores morales, la honestidad y la creencia en las promesas de los gobernantes. Nuestros partidarios infiltrados en otros partidos deben acusarlos, obligándolos, so pena de exponerlos al ridículo, a votar solamente lo que sea de interés de la causa.

10. Registre a todos aquellos que posean armas de fuego, para que sean confiscadas en el momento oportuno, haciendo imposible cualquier resistencia a la causa.

Esto lo escribió Lenin en 1913. Cualquier semejanza con los días de hoy en nuestra Argentina, no es mera coincidencia.

Reunión del Consejo de Comisarios del Pueblo
entre diciembre de 1917 y enero de 1918.
Sentado en el centro está Lenin,
a la derecha de pie Stalin.
Vladimir Ilich Ulianov (1870-1924), más conocido como Lenin procedía de una familia de clase media judía de la región del Volga. Promovió en octubre de 1917 una rebelión armada en la capital Petrogrado, hoy San Petersburgo, financiada por los grandes banqueros de Wall Street, los Rothschild, los Warburg, Kuhn, Loeb, Olef Aschberg, Schiff, Lazare, Hirsch, Gunzbourg, Speyer, Wallenberg, Guggenheim, Breitung, etc..

La Revolución bolchevique asesinó más
gente que el gobierno del zar.
Consciente del carácter minoritario de sus ideas radicales, demostrado por los resultados electorales, adoptó una violenta dictadura de partido único, empleando métodos brutales de represión. Creó una policía política (la Checa el 20 de diciembre de 1917) para perseguir a los disidentes incluyendo a los demás socialistas, siguiendo literalmente las tesis de Marx de acabar con los socialistas no marxistas; a escala mundial, exigió a los demás partidos socialistas fidelidad absoluta a sus directrices.

El "Terror Rojo" dejó 4 millones de 
muertos y la "Gran Purga", 43 
millones de asesinatos más.
Disolvió la Asamblea constituyente (1918), proscribió a la oposición y fue el primero en crear redes de campos de concentración, de hecho, creó en las orillas del mar Blanco el primer campo de concentración el 1º de octubre de 1918. En mayo y junio de 1918 se cerraron 205 periódicos socialistas. Fue el primer genocida comunista de la historia, propugnando un exterminio dirigido hacia sectores sociales concretos, grupos étnicos, también al burgués, el clérigo, el aristócrata, el capitalista, el anarquista o simplemente el izquierdista que no siguiera las consignas bolcheviques. Lenin mandó asesinar en masa de 1917 a 1921 (en sólo 4 años), un millón seiscientos setenta mil setecientos treinta y ocho (1.670.738) personas. Identificadas por clase y profesión: 890 mil campesinos; 268 mil soldados y marinos; 56 mil oficiales; 196 mil obreros; 8.800 médicos; 6.775 profesores y maestros, y 212.263 intelectuales y empleados. Lenin miraba a los hombres como un comprador mira el ganado en una feria. Nada de humanidad, de reflejo del alma. Las ejecuciones, torturas y represiones masivas efectuadas durante todo el período de Lenin (1917-1924) fueron llamadas el "Terror Rojo". Luego llegó la "Gran Purga" con más de 43 millones de muertos entre 1924 y 1953 ordenada por Stalin, apodado el "Zar Rojo".

Lenin durante uno de sus discursos.
En noviembre de 1921, con 51 años, mientras se dirigía a los camaradas del IV Congreso del Partido Comunista, Lenin no encontró las palabras y tuvo que chasquear los dedos para llevarlas a su mente. Pudo ser el primero de sus derrames cerebrales, pero no se le hicieron pruebas. Al año siguiente sí tuvo su primer gran ataque en mayo. Se ocultó su enfermedad a los camaradas porque todos pensaban que era imposible que se enfermara, que era casi inmortal. Aún enfermo seguía de cerca todos los asuntos y se interesaba por ellos. Durante estos meses de convalecencia, una de las cosas que más le preocuparon fue que se continuara con la matanza contra los social-revolucionarios. Seis meses después volvió a tener otro gran ataque y queda postrado en su lecho de enfermo, no puede hablar ni caminar. Le viene un tercero en 1923. El cuarto acabó con la vida de un Lenin ya postrado. Se comenta que en estos dos últimos años de su vida, sus secuaces, mataron 2.500.000 personas más, que, sumadas a las 1.670.738 ordenadas por el propio Lenin, llegan a 4 millones de asesinatos entre 1917 y 1924. La causa clínica de la muerte de Lenin en enero de 1924, tres meses antes de cumplir los 54 años, fue una arteriosclerosis generalizada con un pronunciado grado de afección de los vasos cerebrales. La infiltración de lípidos en las principales arterias (arteriosclerosis cerebral) las había ido obstruyendo hasta provocarle cuatro infartos cerebrales en los últimos años de su vida.

La Argentina al borde del caos
Para dominar a la Argentina es necesaria una degradación previa, constante y progresiva del tejido social. Una ocupación creciente de pequeños puntos que vayan extendiéndose como la gangrena. El objetivo es convertir una sociedad sana, fuerte e inexpugnable en un cuerpo enfermo, cansado y sin ánimos de resistir.

Imagen de los saqueos en Rosario.
Clara está pues la tarea a realizar. Erosionar la sociedad por cualquier medio posible. Legal o ilegal, pacífico o violento, “político” o “militar”. Agitación y propaganda, infiltración, terrorismo, actividad política, organización partidaria y sindical, encuadramiento de la masa, organizaciones fachada... Resumida la actividad en tres palabras, se trata de separar, desarticular y encuadrar.


Piquetes y cortes de rutas se
suceden en todo el país.
Para subvertir la sociedad todo vale. Tanto las actividades “legales” amparadas en las libertades democráticas —participación en elecciones y en cargos de representación política, propaganda y agitación legal, libertad de expresión, prensa y reunión— como las ilegales —terrorismo, espionaje, sabotaje, desinformación, corrupción, bandolerismo, piquetes, saqueos— sirven a un mismo fin. El fin último de dominación política completa no varía jamás. El ataque es a la vez legal e ilegal, ofensivo y defensivo, abierto y oculto.

Córdoba vivió escenas que nadie
desea que se repitan.
Mientras esto se aplica todos los días en la Argentina, la mayoría de sus habitantes son entretenidos con Fútbol para todos, Automovilismo para todos, Boxeo para todos, 6,7,8, todo sea para que no se den cuenta que están siendo rodeados, dominados, idiotizados para terminar luego en el matadero.

Recuerden que el Decálogo mismo, sistemáticamente está siendo aplicado por quienes mueven los hilos del mundo. Los que preparan un Nuevo Orden Mundial para esclavizar a la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario